Cita con las urnas

Los partidos piden ahora no saltarse el confinamiento para acudir a mítines

  • Las formaciones se vuelcan con una campaña electoral telemática y reducen a un estrecho círculo de invitados los actos presenciales

Pere Aragonès y Meritxell Budó, en el Parlament.

Pere Aragonès y Meritxell Budó, en el Parlament. / EFE / Quique García

Se lee en minutos

Júlia Regué / Xabi Barrena / Fidel Masreal / Daniel G. Sastre

Los partidos políticos se ha enredado en el complejo debate sobre cómo compaginar los derechos a la participación política y a la salud. Las restricciones decretadas para doblegar la curva de la tercera ola del coronavirus en Catalunya impiden que los catalanes puedan salir de sus municipios, pero la asistencia a mítines electorales es una de las excepciones previstas. La portavoz del Ejecutivo catalán, Meritxell Budó, recordó el martes que "el derecho a la participación política es un derecho fundamental y, por eso, estará permitida esta movilidad para poder asistir a un mitin", pero tras la ola de indignación que generaron sus palabras en los sectores más afectados por las restricciones y en el colectivo de médicos y científicos, el 'vicepresident' con funciones de 'president', Pere Aragonès, dejó claro este miércoles, en una entrevista La Xarxa, que propondrá a los partidos "limitar los mítines para que la gente que asista sea del municipio y que el resto se conecte virtualmente".

A pocas horas del inicio de la campaña electoral, el Govern volverá a reunir este jueves a las 11 horas a la mesa de partidos para repasar los flecos del protocolo electoral para que los comicios sean seguros e intentará que todas las formaciones del acto parlamentario se comprometan a lanzar el mensaje de que salir del municipio es un riesgo porque cuanta mayor interacción social haya, mayor es el avance del covid-19.

Mítines vía 'streaming'

Los partidos que conviven en el Palau de la Generalitat fueron los primeros en pedir a la ciudadanía que no se mueva de su municipio. El presidente del grupo de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, defendió en las redes sociales "conciliar el derecho a la participación política con la necesaria disminución de la interacción social".

Esquerra prevé una campaña con público, con lo que redoblarán las medidas de protección. Se realizará un registro a la entrada para tener control de la asistencia. Habrá dobles circuitos de entrada y salida, estancos entre sí, y se tomará la temperatura a los asistentes. Más allá, claro, de la presencia de dosificadores de gel desinfectante y la exigencia de guardar la distancia de seguridad y llevar mascarilla.

Junts per Catalunya emitió un comunicado en el que recomienda a los catalanes asistir solo a los mítines y actos electorales que se celebren en su municipio y promete "priorizar los actos telemáticos, la campaña en las redes sociales". Los eventos presenciales tendrán "aforos muy limitados" y siempre que sea posible serán "al aire libre".

Críticas de la oposición

Los excompañeros de Govern de JxCat y ERC, el PDECat, no desaprovecharon la oportunidad para cargar contra las contradicciones del Ejecutivo. "Hace unos días nos decían que no se podían celebrar elecciones porque era un riesgo y ayer nos dicen que para ir a los mítines nos podemos movilizar. ¿Están tomando el pelo a la gente", aseveró Àngels Chacón. Con todo, el PDECat no renuncia a mítines de pequeño formato en espacios abiertos o cerrados. Mucho más lejos fue el PPC. Su candidato a la Generalitat, Alejandro Fernández, exigió la dimisión de Budó por haber generado "confusión y alarma", y el partido anunció que Pablo Casado estará muy presente en la campaña, en la que también participarán dirigentes autonómicos del partido.

El PSC y Cs se comprometen al 100% con la vía telemática. Los socialistas y los naranjas limitarán el aforo de sus actos "a las personas que intervienen y a los miembros de la candidatura". "No entendemos la excepción que ha hecho el Govern. Es una irresponsabilidad que no ayuda a mejorar la situación sanitaria en Catalunya", lanzó el PSC a través de las redes sociales, junto a un manual con recomendaciones distribuido entre las agrupaciones y federaciones del partido. La formación celebrará los actos sin público con entre 15 o 20 personas invitadas previamente que se podrán seguir de forma virtual. El candidato Salvador Illa contará hasta en cinco ocasiones con el espaldarazo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

En la campaña de Ciutadans también se volcará la presidenta del partido, Inés Arrimadas, con una agenda propia en Catalunya para mostrar su apoyo al presidenciable naranja, Carlos Carrizosa. Todos los actos serán retransmitidos a través de Internet y a los que sean presenciales sólo acudirán los oradores. "Me parece que la salud pública se preserva mucho mejor si no hacemos mítines multitudinarios", insistió Carrizosa, y pidió explícitamente a los ciudadanos que no salgan de sus municipios.

Noticias relacionadas

En cuanto a los 'comuns', también han previsto que su campaña sea fundamentalmente telemática, señalan fuentes del partido, y no habrá mítines al uso. Sí se celebrarán algunos encuentros entre miembros de la lista y representantes de diferentes colectivos controlando el aforo. El número dos, Joan Carles Gallego, señaló que su formación quiere que la gente "se cuide" y no pedirán a nadie que acuda a mítines.

La CUP desarrollará sus mítines de campaña desde un plató situado en Sabadell en el que se ofrecerá señal a través de Internet para que puedan seguir sus actos en directo y "asegurar que nadie se pone en riesgo".