Ir a contenido

EN EL ECUADOR DEL DESAFÍO

Sergi Mingote corona el Manaslu y logra su tercer ochomil en sólo 72 días

El alpinista de Parets apunta ya a su próximo objetivo, el Dhaulagiri, y se sitúa a tres ascensos de batir el récord Guinness

El Periódico

Sergi Mingote en la cima del Manaslu, en Nepal

Sergi Mingote en la cima del Manaslu, en Nepal

“¡Cumbre! Estoy ok”. Con este escueto pero significativo y tranquilizador mensaje, Sergi Mingote ha comunicado en la tarde de este martes que lo había conseguido: había logrado coronar la cumbre del Manaslu (8.163 m), su tercer ochomil en apenas 72 días. No hacía falta saber más, tras más de 16 horas de ascenso, el paretano había conseguido situarse un poco más cerca de su objetivo de ascender seis ochomiles en sólo un año.

El alpinista decidió este mismo lunes, tras un repentino cambio de planes, que no montaría el cuarto Campo Base como tenía previsto y como le aconsejaba su acompañante, el alpinista brasileño Moeses Fiamoncini, sino que ascendería directamente desde el Campo Base 3, a 6.715 metros, hacia la cima de su tercer gran coloso.

Y así lo hicieron ambos. Junto a cuatro sherpas decidieron poner rumbo a la cumbre a las 21.30h, pero durante los más de 1.400 metros de desnivel postiivo que les quedaban por delante se encontraron con un gran obstáculo: el viento. Un hándicap que les obligó a desviarse de su ruta y que les hizo perderse durante más de 4 horas en una pared de hielo con unos 50º de inclinación. 

Finalmente, sólo Mingote, el alpinista Moeses y uno de los sherpas lograron alcanzar la cima del Manaslu, aunque los dos últimos lo hicieron con oxígeno embotellado. "Los últimos 300 metros de ascensión fueron un calvario", asegura el alpinista, "la nieve siempre nos cubría por encima de las rodillas y unos 100 metros de ascensión nos ocupaban más de dos horas de esfuerzos".

Mingote, que se encuentra ya descansando y cogiendo fuerzas en el Campo Base -a 4.800m-, se mete así otro pico en el bolsillo y piensa ya en el siguiente, el Dhaulagiri (8.167 m), en aras de conseguir este segundo doble reto al que se enfrenta. De lograrlo, se situaría a sólo dos ascensos más –Everest y Kanchenjunga- de completar su gran desafío.

Sólo hace 21 días desde su partida a Nepal y se cumplen poco más de dos meses de su doble ascenso al Broad Peak y al K2, pero el paretano ha podido también con la octava montaña más alta del mundo, pasando a formar parte de la primera expedición que lo consigue en esta temporada y siendo el primer alpinista que lo consigue sin oxígeno artificial.

Ahora, el paretano tendrá que esperar a que un helicóptero le traslade hasta el Campo Base de su próximo objetivo, al que se enfrentará en las próximas semanas.  Aunque todavía le quedan la mitad de ochomiles que incluye su #3x2x8000 Solidary Project, el alpinista está cada vez más cerca de batir récord Guinness que se propuso alcanzar hace sólo unos meses.