Ir a contenido

EIXAMPLE

Mudanza de 45.000 películas

El decano de los videoclubs recauda fondos para irse a un nuevo local que incluirá un minicine

Beatriz Pérez

Aurora Depares, dueña de Video Instan, el videoclub más antiguo de España

Aurora Depares, dueña de Video Instan, el videoclub más antiguo de España / RICARD FADRIQUE

Video Instan (Enric Granados, 30), el primer videoclub de la historia de España, se mudará al número 239 de Viladomat entre finales de mayo y principios de junio. Pero, además de estrenar un local al que se llevará su videoteca de 45.000 películas en DVD y VHS, Video Instan inaugurará una nueva singladura por primera vez en sus 38 años de historia, pues sus instalaciones incorporarán una sala de cine con 34 butacas y una cafetería.

Las obras del nuevo local comienzan en dos semanas y, para hacer frente a los 35.000 euros que como mínimo costarán, el equipo de Video Instan abre hoy una campaña de micromecenazgo en www.ulule.com/videoinstan. "Como lo más caro será la sala de cine, el micromecenazgo da la opción de apadrinar una butaca. Quien lo haga verá su nombre inscrito en una butaca del cine y en una pared exterior del videoclub", cuenta Aurora Depares, propietaria de Video Instan, abierto décadas atrás por sus padres. Además, participar en este micromecenazgo también tendrá otro tipo de "recompensas", como una edición especial de Volver, firmada por Pedro Almodóvar, asistencias a rodajes de cine o un encuentro con el director Juan Antonio Bayona.

Un espacio cultural

"Hace años que creo que hay que cambiar el concepto de videoclub, que debe ser un espacio cultural al que acuda la gente a la que le gusta el cine", cuenta Depares. En el histórico local de Video Instan son frecuentes las presentaciones de películas a cargo de sus directores. Una de las últimas fue Estiu 1993, de Carla Simón.

Depares reconoce que un videoclub es, en la actualidad, algo "obsoleto". "Nos hemos ido convirtiendo en un lugar donde encontrar pelis que no se proyectan en la tele o que son difíciles de encontrar". Ahora se alquilan menos películas, dice, por tres motivos: porque el ocio ha cambiado, por el influjo de las plataformas on line y porque existe demasiada piratería. Para Depares, es necesario este cambio que está en parte motivado por otra razón: la subida del alquiler del local. Algo de lo que nadie en Barcelona se libra.

Pese a su próxima mudanza, que el equipo de la tienda afronta con ilusión, Video Instan no perderá su esencia. "Creo que pasaremos a ser más bien una videoteca, expresa Montse Flores, mano derecha de Depares en el negocio desde hace 10 años y, como a ella misma le gusta autodenominarse en broma, "el poder en la sombra". "Somos mayoristas, vendemos a otros videoclubs. Este es uno de los mayores videoclubs de España", dice.

José Antonio Sebastià, de 59 años, es cliente de Video Instan desde hace más de tres décadas. "El fondo cinematográfico que tiene este videoclub no lo tiene ninguna plataforma on line", sostiene este cinéfilo, que tanto alquila como compra filmes. "El nuevo proyecto es ilusionante y se adapta a los tiempos", afirma.

"Yo, como coleccionista y cinéfilo, soy cliente de este videoclub desde hace 25 años", explica Alfonso Domínguez, de 46. "Tocar la carátula de una película no tiene precio". En Video Instan. Domínguez se hizo con ejemplares raros, como una trilogía de Star Wars en VHS y en caja de cartón.

0 Comentarios
cargando