desescalada escolar

El Govern dibuja una vuelta al cole "probablemente" sin mascarilla

  • El conseller de Educación, Josep González-Cambray, señala que si Salud lo autoriza se empezará a vacunar a los jóvenes entre 12 y 17 años en los propios centros a partir de septiembre.

  • Se mantendrán los 8.000 profesores de refuerzo contratados para el curso actual, y está previsto que los alumnos se puedan relacionar en el recreo con otros grupos.

Profesor y alumnos de la Escola Catalònia de Barcelona, el pasado 14 de septiembre.

Profesor y alumnos de la Escola Catalònia de Barcelona, el pasado 14 de septiembre. / Efe / Enric Fontcuberta

Se lee en minutos
El Periódico

La 'vuelta al cole' será distinta a la del año pasado. Vacunados y sin mascarilla. Esa esa es la idea que ronda al Govern de la Generalitat de cara al inicio del próximo curso escolar en septiembre. Durante las últimas semanas las hipótesis al respecto se han ido argumentando y ahora parece que, con la intención de vacunar a los jóvenes y adolescentes en los propios centros educativos, está más cerca de convertirse en realidad. Con ello, el adiós a la mascarilla se ampliaría más allá de la educación primaria.

En una entrevista en Rac-1, el conseller de Educación, Josep González-Cambray, ha señalado que ve "probable" que en el próximo curso se puedan empezar a ir retirando las mascarillas en los colegios, siempre con la "máxima seguridad y prudencia", y que los alumnos puedan relacionarse al aire libre en el patio con otros grupos burbuja. La clave estará en la vacunación y en la lógica evolución de la pandemia.

Josep González Cambray.

/ El Periódico

Cambray considera que si el departamento de Salud acuerda vacunar a los alumnos de entre 12 y 17 años al inicio del curso, a partir del próximo 13 de septiembre, les pondrían las dosis en los propios institutos, y que si se opta por iniciar antes el proceso buscarían alternativas, que también podría pasar por abrir los centros con antelación.

"Como conseller de Educación me gustaría y estoy convencido de que durante el próximo curso podremos ir dejando las mascarillas", ha apuntado Cambray, que ha reconocido que pedagógicamente no le gusta que se utilicen en clase porque impiden ver la gestualidad, las caras y las sonrisas. Todo ello dificulta el aprendizaje. "Es posible que no y es probable que no", señala sobre el uso de la máscara facial en el regreso al colegio para cubrir nariz y boca.

La hora del patio

Durante las últimas semanas desde la consellería han enviado un plan de actuación para que las escuelas se organicen de cara al próximo curso, en el que se prevé mantener los grupos estables, pero con algunas variaciones, ya que se flexibilizarán las entradas en cada centro y no se tendrá que tomar la temperatura en el acceso. Una vez la conselleria de Salud, a partir de la evolución epidemiológica, decida si las mascarillas pueden dejar de ser obligatorias en los colegios, el departamento de Educación lo trasladará a los centros, sin que ello interfiera en la planificación del próximo curso que ya está en marcha, según señala Cambray.

Las relaciones sociales entre alumnos en el patio a la hora del recreo está pasando a ser una necesidad pedagógica, casi tanto como las Matemáticas. En este sentido, el conseller observa que los alumnos se podrán relacionar en el patio, al aire libre, con estudiantes de otros cursos que no sean de su burbuja y que también se podrán mezclar en las actividades extraescolares. También ha destacado que las escuelas han estado "a la altura" este curso, el "más diferente" que han vivido nunca, debido al coronavirus, y en el que se ha demostrado que los centros educativos no han sido "un amplificador" del virus.

Noticias relacionadas

De cara a los campus de verano, González-Cambray ha querido puntualizar que los centros de ocio de este verano se parecerán más al curso que está acabando que no al próximo, ya que se mantendrán las medidas vigentes respecto a la permanencia de los grupos estables y el uso obligatorio de la mascarilla.

De cara al próximo curso escolar se mantendrán los recursos adicionales que se han incorporado este año para afrontar la pandemia en las escuelas, por lo que seguirán activos los 8.000 profesionales que se sumaron a los centros para atender las nuevas necesidades de los colegios.