ENSEÑANZA

Educació crea una unidad específica contra la violencia en las escuelas

"Debemos acabar con los silencios y la invisibilidad de las víctimas, que no se sienten acompañadas", resume Bargalló

Niños saliendo de la escuela, el pasado mes de diciembre, en Barcelona

Niños saliendo de la escuela, el pasado mes de diciembre, en Barcelona / FERRAN NADEU

  • Un equipo de ocho profesionales centralizará y gestionará los casos de violencia en el ámbito educativo de toda Catalunya

  • En los próximos días se pondrá en funcionamiento una 'app' para poder denunciar este tipo de situaciones de manera totalmente anónima

Se lee en minutos

'Convivencia' es un concepto tan amable como ambiguo. 'Violencia', en cambio, es una palabra que pone en alerta y que genera una idea mental mucho más concreta. En el ámbito de la educación se ha tendido a lo primero, la concordia en las aulas. Pero hace un par años el Govern decidió abrir el segundo melón, que implicaba algo tan delicado como aceptar que en la escuela, efectivamente, hay agresiones físicas, sexuales y psicológicas que requieren de un abordaje concreto. Así es como nace el plan de escuelas libres de violencia, presentado este miércoles por el 'conseller' Josep Bargalló.

No es que hasta la fecha no se actuara en este ámbito, aunque escuchando al responsable de Educació podía parecerlo en algún momento, pero sí que faltaba, ha detallado en rueda de prensa, ordenar la respuesta a estas situaciones y actuar de manera más eficaz y, sobre todo, más contundente. Esto se traduce en la creación de una unidad de apoyo al alumnado en situación de violencia, formada por ocho profesionales de distintos ámbitos, que será la encargada de centralizar, gestionar y coordinar todos los casos que lleguen a la 'conselleria'.

"Terminar con los silencios"

Te puede interesar

También se creará una aplicación móvil para que los alumnos denuncien, de manera anónima, cualquier situación que consideren un agresión hacia su persona. Esto, ha explicado Bargalló, incluye el 'bullying' y todo lo que el afectado crea que es un ataque a su persona. La idea, básicamente, es levantar el iceberg, que nada quede bajo el agua por miedo a hacerlo público. "Lo que pasa en la sociedad también sucede en las escuelas", ha recordado el 'conseller', que ha asegurado que las "violencias particulares no necesariamente afectan a la convivencia" en el colegio. En resumen: "Debemos terminar con los silencios, la invisibilidad, la endogamia que favorece que no se diga nada, el miedo de la víctima, que no se siente acompañada y no denuncia los hechos".

La 'app', que se acompaña de una página web hermana, está ya lista pero no puede lanzarse (también se está estudiando el nombre definitivo) hasta que los responsables del Govern en materia de ciberseguridad no den el visto bueno. Debería suceder en los próximos días, con lo que la puesta en marcha podría ser inminente. La unidad de especialistas ya ha empezado a trabajar con dos técnicas docentes y la idea es contratar a otras seis personas, expertas en pedagogía, psicología y juristas. Todo el montaje, entre la aplicación y el equipo de profesionales, no substituirá iniciativas ya existentes como el teléfono de la infancia (116111), dependiente del Departament de Treball, Afers Socials i Família, destinado a detectar malos tratos de niños y adolescentes, sobre todo en el ámbito escolar.

Temas

'Bullying'