29 oct 2020

Ir a contenido

MÁS VIRTUALIDAD

Las universidades catalanas darán clases presenciales martes y miércoles

El Consell Interuniversitario de Catalunya asume la petición de reducir la actividad presencial pero la pospone a nuevas reuniones

El Periódico

Un profesor imparte clase en una de las aulas de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid, durante el primer día del curso escolar 2020-2021, el lunes 7 de septiembre. 

Un profesor imparte clase en una de las aulas de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid, durante el primer día del curso escolar 2020-2021, el lunes 7 de septiembre.  / EUROPA PRESS / ÓSCAR J. BARROSO

Las universidades catalanas han acordado mantener durante el martes y el miércoles las clases presenciales, a la espera de que la Generalitat concrete, previsiblemente el jueves, la consigna de que el curso sea on line durante los 15 días siguientes. La decisión se ha adoptado en una reunión de urgencia del Consell Interuniversitari de Catalunya, formado por los 12 rectores de las universidades catalanas y altos cargos de la Generalitat. 

Martes y miércoles se mantienen pues las clases presenciales y el horario que estaba previsto, pero a lo largo de la semana las universidades van a reordenar las lecciones teóricas para reducir la actividad docente, como pidió la Conselleria de Salut. Estos cambios no afectarán a la investigación ni a las prácticas, y las comunicarán las mismas facultades.

Tras la petición de el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon, y varias reuniones entre los diferentes departamentos del Gobierno implicados –Empresa i Coneixement, Salut e Interior– y los equipos de las universidades, han acordado que se reduce la actividad docente presencial durante un periodo de 15 días únicamente en las clases teóricas y, por lo tanto, no afectará ni a las prácticas ni a la actividad de investigación.

El Consejo Interuniversitari de Catalunya ha acordado consensuar un criterio común ante la petición de Salut Pública de reducir la actividad presencial, respetando la autonomía universitaria.

Por otro lado, los rectores y rectoras de las universidades catalanas se han puesto a disposición de las autoridades sanitarias para la adopción, si se tercia en el futuro, de nuevas medidas de contención de la pandemia.

El Govern ha destacado el compromiso de la comunidad universitaria con el seguimiento y el cumplimiento de las medidas de seguridad adoptadas, y ha reiterado que las universidades son seguras. El objetivo de reducir temporalmente la docencia presencial es conseguir la disminución de la actividad inducida, como es el caso de la movilidad de las personas.

Rechazo de los estudiantes

El Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (Sepc) ha defendido este lunes que las clases en la universidad sigan siendo presenciales, porque las aulas de las facultades son "espacios seguros" donde no hay contagios de coronavirus y se respetan las medidas sanitarias.

Para el Sepc, los contagios entre los jóvenes no se producen por irresponsabilidad, sino en el transporte público y en los "trabajos precarios a los que está abocado el estudiantado", lo que piden abordar reforzando el sistema público para no dejarlo sin recursos frente a la pandemia.

También lamentan que la Conselleria de Salud hiciera el anuncio "de manera unilateral, primero sin tener en cuenta la opinión de los rectores", y luego sin valorar la de los propios alumnos, según el Sepc.