29 oct 2020

Ir a contenido

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

Así serán los cribajes masivos en las escuelas catalanas

Las pruebas se adaptarán a la morfología de cada cole con la idea de alcanzar el medio millón el 15 de noviembre

En Barcelona empezarán el 29 de septiembre en centros educativos del distrito de Sants

Carlos Márquez / Beatriz Pérez

Alumnos de un centro escolar en el Vallès Oriental, guardando las distancias de seguridad.

Alumnos de un centro escolar en el Vallès Oriental, guardando las distancias de seguridad. / ANNA MAS

Las pruebas masivas en escuelas, a pesar de que el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon, dio a entender el pasado viernes que arrancarían este lunes, no se empezarán a realizar hasta la semana que viene. En el caso de Barcelona están previstas a partir del martes 29 de septiembre, empezando por el distrito de Sants. Faltan detalles por pulir; son las cosas de la burocracia y el trabajo al alimón entre Educació y Salut, que siguen preparando, con el concurso del Conorcio de Educación de la capital catalana, tanto la logística como el protocolo de actuación, poniendo de acuerdo a los CAP con las direcciones de los colegios y los gestores covid. ¿Se harán en la clase o en el exterior? ¿En una carpa o en un vehículo como las donaciones de sangre? ¿En horario escolar o por la tarde? Por el momento, lo único seguro es que a mediados de noviembre se prevé haber realizado medio millón de PCR a personas vinculadas al ámbito educativo (alumnos, familias y personal docente). Se da por hecho es que estas pruebas destaparán casos no detectados que incrementarán el número de grupos educativos en cuarentena

Las cifras no son por ahora inquietantes aunque el crecimiento haya sido, algunos días, exponencial. Sin duda, eso sí, es una situación molesta para los que las sufren, puesto que tener al niño en casa, si no está en esa edad en la que ya más o menos puede quedarse solo, altera toda la planificación familiar. A día de hoy son 218 los colegios que tienen grupos estancos en cuarentena (un total de 303). Esto supone que el 4% de los centros educativos de Catalunya tienen como mínimo una clase en casa. 

La medida del cribaje no debe confundirse con las PCR que ya se realizan en caso de tener un positivo en el grupo. En este caso, tal y como ha solicitado Salut, los estudiantes deben acudir con normalidad a la escuela al día siguiente de haberse conocido que hay un infectado en esos pupitres. Volverán al aula para realizar una PCR y para recibir toda la información referente a la cuarentena que deberán iniciara en ese momento. Al ser personas de contacto, los miembros de la familia no tienen que encerrarse, algo que sí debe hacer el entorno inmediato de la que persona portadora del virus. 

Esto va a crecer 

Cuando empiecen a realizarse las PCR masivas, es previsible que el número de infectados crezca. Eso disparará tanto la lista general de afectados por el covid-19 como la cifra de clases confinadas. Así lo admitió el propio secretario general de Salut el domingo en TV3. Es pura lógica: cuantas más pruebas se hacen, más positivos afloran. Y aunque pueda parecer una noticia pésima, en el fondo se trata de aflorar positivos asintomáticos para poder trazar sus contactos y cortar, en la medida de lo posible, la correosa correa de transmisión de la enfermedad. 

Las pruebas se harán en el aula, pero si el espacio no lo permite, en una unidad móvil

La voluntad del Govern es que a mediados de noviembre se hayan realizado medio millón de PCR. En una primera etapa, hasta el 9 de octubre, la Generalitat prevé completar 8.000 tests al día. En la segunda fase, la idea es alcanzar una velocidad de crucero de 20.000 frotis nasales cada 24 horas. Para poder llegar a los estudiantes, el Departament de Salut ha mandado una autorización a todas las familias para que permitan que el personal sanitario desplazado al cole realice las pruebas pertinentes. En caso de ser negativo, se mandará un mensaje SMS. Si sale positivo, habrá llamada con instrucciones concretas.  

Las pruebas, según señalan fuentes sanitarias consultadas por este diario, se adaptarán a la morfología del centro. Si hay espacio sobrante, se habilitará un sala para que los chavales vayan desfilando. Si no hay manera, si el centro tiene una importante carencia de espacio, el centro de atención primaria instalará una carpa provisional o enviará una unidad móvil dentro de la cual se dispondrá todo lo necesario para que los alumnos, y también el personal docente y de administración, vaya desfilando para pasar la prueba del algodón. El objetivo de esta logística, más allá del cribaje y el muestreo, es no colapsar aún más los CAP. 

Argimon dijo el viernes que se empezará por escuelas de Barcelona y L’Hospitalet. En el caso de la capital catalana, según ha podido saber este diario, el despliegue arranca el 29 de septiembre en el distrito de Sants.  

Centro de referencia

Las pruebas en caso de tener un positivo en la clase corren a cargo del centro de atención de referencia, pero las del test masivo, están en manos del personal contratado por Salut para este menester. Son 400 personas que ejercen de gestores covid y 110 enfermeras y auxiliares de enfermería que se desplegarán por todo el territorio para alcanzar ese medio millón. Aunque siempre en coordinación con el CAP que tiene asignado cada escuela. Argimon avanzó el viernes que se empezará por coles de Barcelona y Hospitalet. Cuáles son y el detalle de la operación, por ahora, un misterio.