24 sep 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Josep Bargalló: "El parque más seguro es sin duda la escuela"

El 'conseller' de Educació avala la seguridad de los colegios y pide corresponsabilidad a los padres

"Sin los recortes en la enseñanza de hace 10 años, todo habría sido distinto durante la pandemia", asegura

Carlos Márquez Daniel

Entrevista al conseller Josep Bargalló: Apelamos a la corresponsabilidad de los padres. / ZML

Josep Bargalló se estrenaba como diputado en el Parlament el año en que Barcelona salía del cascarón gracias a los Juegos Olímpicos. Es, por tanto, un gesgor veterano. Eso implica la experiencia y tablas: en los silencios es fácil intuir que la respuesta que viene a continuación es la políticamente correcta, pero no la que le pide el cuerpo. Se impone la prudencia. Y no es para menos, pues el 'conseller' de Educació afronta un capítulo difícil en la serie del covid: la vuelta al cole.

¿Qué le diría al Josep Bargalló del 11 de marzo?

Todos los estamentos médicos decían entonces que lo primero que debía cerrarse eran las escuelas, porque como con la gripe, se creía que eran el foco principal de trasmisión. Ahora ya sabemos que eso no es así. El 12 de marzo tomamos la decisión que debíamos tomar y que ahora sabemos que no deberíamos haber tomado. Yo pedí que nos dieran 24 horas y no lo conseguí.

¿Tenía dudas sobre el cierre de los coles?

No, porque las autoridades sanitarias lo avalaban. Pero sí quería dar la oportunidad a los alumnos de que se fueran con la mochila llena; con sus cosas. Habría mejorado mucho el proceso de aprendizaje desde casa si lo hubiéramos permitido. Ahora sabemos que si hay que tomar medidas similares, la escuela es lo último que se cerrará, no lo primero.

¿Tenemos algún indicador de hasta qué punto la pandemia ha afectado a las familias más vulnerables?

Se han realizado estudios pediátricos durante el verano que no dan pistas sobre el estado anímico de los niños y los jóvenes, pero la única manera realmente eficaz de saber cómo están es tenerlos delante en las escuelas e institutos.

Escuelas post COVID-19: ¿Cómo será el regreso a las aulas? / ZML

Hablamos mucho de la sanidad aplicada a la escuela, ¿pero qué podemos esperar de este año desde el punto de vista educativo?

La pandemia, que ha ido muy dura para la enseñanza, nos ha hecho apretar el acelerador en la digitalización de la escuela. Tonucci decía el otro día que la incerteza es el pilar de la educación. Si hubiera certezas no haría falta educación, solo transmisión de conocimientos. La incerteza pedagógica es clave para la educación. La incerteza sanitaria, sin embargo, es mejor no tenerla.

Precisamente los padres están llenos de dudas. Casi hará más falta pedagogía con padres que con niños…

Me he encontrado con muchos padres y madres en estas semanas y todos me dicen lo mismo: estoy muy preocupado por el tema de los coles pero la escuela de mi hijo ha hecho una organización que me ha gustado mucho. La mejor manera de saber, de estar tranquilos, es la proximidad.

"Las familias deberán velar por todo lo que hacen los niños fuera de la escuela"

¿Es justa la comparación que se ha hecho entre médicos y profesores?

Hay un punto inicial evidente: somos los servicios públicos más fundamentales. El tercero seguramente es todo lo que tiene que ver con la seguridad. Pero somos muy distintos. Nosotros tendremos cada día a todo el universo del que somos responsables. Salut, por suerte, no atiende a todo su universo. Nosotros abrimos cada día para toda la población, tenemos una incidencia más diaria e importante en la comunidad.

¿El profesorado ha estado a la altura?

Lo he comentado con algún sindicato. Debemos regular el trabajo telemático del profesorado. Una parte ha sido difícil que conectara con el alumnado. Lo hacían una vez a la semana. Otra parte de los maestros ha conectado excesivamente, hasta siete días a la semana en algunos casos. El tronco central de profesores ha conectado de manera adecuada. Una parte de la no conexión es responsabilidad del Departament d’Educació, porque el resto de funcionarios que hacían teletrabajo tenían dispositivos facilitados por la administración. Nuestro profesorado no tenía. De ahí la dotación de recursos tecnológicos para el profesorado.

Bargalló, tras la entrevista, en una sala de reuniones de Educació / manu mitru

 ¿Pero no han empezado a llegar? ¿Y los 300.000 prometidos a las familias más desfavorecidas?

Son 300.000 dispositivos a partir de 3º de ESO y 70.000 para profesorado. Y 120.000 conectividades para los alumnos más vulnerables con problemas de conexión a internet. Lo decidimos en junio y hemos estado todo el verano en el proceso de compra, que está muy difícil a nivel mundial porque hay mucha más demanda que producción. Ya lo hemos comprado todo y a un precio razonable, ahora se trata de que las empresas lo faciliten. Ahora tenemos 40.000 para maestros y algunos paquetes de dispositivos para alumnado que los retenemos para responder a casos urgentes de grupos de que se confinan. Los repartiremos cuando tengamos más. Deberían estar todos aquí a lo largo del primer trimestre.

¿Qué tal con los sindicatos?

Hacen el trabajo que les toca, reclaman condiciones laborales. La relación es cordial y periódica con la mayoría de ellos. Forman parte de la comunidad educativa.

Aspecto de una aula en el Institut Joan Mercader de Igualada. / MARC VILA

¿Puede ser que arrastren un cierto cabreo desde el 2010, cuando empezaron los recortes en educación?

Es evidente. Sin recortes, las condiciones habrían sido muy distintas durante la pandemia. Habríamos tenido más profesores. Estamos donde estamos y no podemos tirar atrás. Hasta ahora siempre que habíamos tenido una crisis económica, el Departament d’Educació había sufrido recortes y había pasado a tener menos personal. Ahora es la primera vez que con una crisis económica aumentamos presupuesto y personal. Pongo en valor una segunda cosa: en agosto han aparecido distintas comparativas sobre la respuesta presupuestaria y de personal de las Comunidades Autómomas. Las que contratan más personal son la Comunitat Valenciana y Catalunya. Y con diferencia. Aunque deberíamos tener más, sí.

"A día de hoy, y por muchos días más, me dan igual las elecciones y mi partido. Solo me importa el curso"

Insiste mucho en que las escuelas han hecho su trabajo para garantizar la seguridad de los alumnos. No parece que haya tanto cuidado con las extraescolares.

Hay que apelar a la corresponsabilidad. Tenemos que garantizar que la escuela sea segura. Pero tenemos que decirle a las familias que todo lo que los niños no hagan en el colegio, tú debes velar por la seguridad. He visto un tuit de una persona que decía que no llevará a sus hijos a la escuela porque no considera que haya suficientes garantías sanitarias. En el siguiente tuit invitaba a todos los padres en la misma situación a quedar en un parque para que los niños pudieran quedar. Le puedo asegurar a este padre que habrá más medidas de seguridad en la escuela que en un parque.

¿Y por qué muchos padres no se fían del cole?

Cuando el padre o la madre va con su hijo a la playa o a la terraza de un bar, estar al lado del niño le da la sensación de que controla. En l escuela, en cambio, lo deja y se marcha. No ve lo que pasa dentro. Lo que le decimos es que dentro del colegio hay más medidas de seguridad que en cualquier otro sitio. Solo en casa tendrá menos riesgo. También debo decir que he visto imágenes de ciudades en las que ya han abierto las escuelas de niños abrazándose sin mascarilla en la plaza. Insisto: corresponsabilidad.

¿Actuará fiscalía ante esos padres que no lleven al niño a clase?

Nosotros no controlamos a la fiscalía, a pesar de que algunos digan que sí lo hacen. Si fiscalía me pregunta, que dudo que lo haga, le diré que hace falta una primera fase, que ya estamos haciendo, de convencimiento. Porque el absentismo que pueda darse no tiene el mismo fundamento que el absentismo tradicional. Tiene un parte de preocupación que no comparto pero entiendo, y tenemos que a explicarles que si no llevan al niño a la escuela y lo llevan al parque para socializar, el parque más seguro es la escuela.

El 'conseller' en los jardines sitos junto a la 'conselleria' / manu mitru

¿Cómo garantizarán la formación de alumnos confinados al margen de su grupo estable?

Aquel alumno que no puede ir a la escuela por un tiempo determinado tendrá atención domiciliaria.

¿Con dos positivos en dos grupos distintos se cierra la escuela?

Lo decidirá el equipo de epidemiología del territorio. Analizarán el tipo de edificio, la cantidad de espacios compartidos, el comedor… El equipo analizará cada caso con los datos concretos y características del centro.

Sobre los comedores, hace pocos días anunció que en caso de confinamiento se hará llegar la comida a las familias más vulnerables. ¿Cómo piensan hacerlo?

Hay distintas opciones. Cuando tuvimos estado de alarma escogimos las becas comedor cuando otros repartieron pizzas. Fue la mejor opción, pero en situación normal la mejor solución para que coman es la comida. Siempre que podamos, garantizaremos la comida. En el caso de confinamiento en el que se prohíba la movilidad, la cocina de la escuela puede seguir funcionando. Si está confinado el niño y no los padres, ellos pueden venir a buscar la comida. Si están todos confinados, se lo tenemos que llevar. O con servicios de la empresa que cocina o con servicios sociales. Si podemos dar la comida, mejor que dar las tarjetas para comprar comida.

¿Puede avanzar algo sobre el protocolo de excursiones y convivencias que están preparando?

Nos preocupa, por ejemplo, que una escuela quiera coger grupos reducidos y llevarlos en metro a un museo. Esto de cogeré el metro con grupos de estudiantes requiere una logística más compleja que antes. Lo estamos trabajando para que el desplazamiento en transporte público, a pie o en autocar alquilado sea seguro. Lo que está claro es que es que los alumnos deben seguir haciendo este tipo de actividades.

¿Tiene sentido mantener el deporte de competición escolar?

La Secretaria General de l’Esport ha hecho algunas recomendaciones, como por ejemplo que n haya público, padres incluidos. Algunas federaciones, como la de rugbi lo han pasado de recomendación a obligación. Estamos mirando cómo trasladar esas indicaciones al ámbito de la competición escolar. Lo estamos mirando. Tenemos una ventaja: no empiezan hasta octubre.

"La mejor manera de saber cómo están los alumnos más vulnerables es hacer que vuelvan a las escuelas"

La newsletter para mamás y papás

Olga Pereda te presenta cada semana los contenidos más interesantes de crianza y educación de El Periódico, con especial atención a la vuelta al cole.

Suscríbete

¿Algunas escuelas han solicitado la jornada continuada de 9 a 14 horas y se les ha negado. ¿Por qué?

A los que han pedido flexibilizar horario les hemos dicho que sí. Pero la jornada seguida no la contemplamos. Por varias razones. Primera, los estudios de neurociencia dicen que apretar las horas lectivas no va bien para el proceso de aprendizaje del alumnado. Si no tienen espacio de descanso, su capacidad de aprender disminuye. Segunda, haría que el alumno coma tarde, y los hábitos saludables son muy importantes. Y tercera, hay familias que saliendo a las 14 horas les rompe la conciliación de la vida familiar y laboral.

Algunos directores de escuelas de alta complejidad aseguran que todavía no tienen las listas de alumnos con beca comedor…

 Esto está en manos de los consejos comarcales y de los ayuntamientos. Supongo que deberán llegar antes del día 14.

¿Ha sido fácil gestionar el departamento en tiempos tan convulsos políticamente?

No sé si alguien, en algún lugar, ha trabajado en un ambiente políticamente cómodo. Este país tiene un ambiente políticamente incómodo desde hace muchos años. No es novedad. Ayer (el martes) en el Parlament dije que a día de hoy, y por muchos días más, me da igual las elecciones y mi partido. Y lo dije mirando a la gente de mi partido, pero como llevan mascarilla no sé qué cara pusieron… Los ojos parecían de asentimiento. Solo me preocupa el curso escolar.

¿Repetiría como ‘conseller’ d’Educació?

Acepté porque me lo pidieron Marta Rovira y Oriol Junqueras. Yo no sé decirle que no a una persona que está en la cárcel o en el exilio. Ahora no pienso en el futuro personal. Solo en el curso y en el lunes.