08 ago 2020

Ir a contenido

PREPARATIVOS DEL PRÓXIMO CURSO

CCOO reclama al Govern 21.500 profesores más para el próximo curso

El sindicato pide incrementar el personal de limpieza un 20% para garantizar la seguridad de los docentes

Calculan que la Generalitat ha dejado de invertir 8.500 millones de euros en enseñanza en la última década

Carlos Márquez Daniel

Casal de verano en la escuela Joan Miró de Barcelona, el pasado lunes. 

Casal de verano en la escuela Joan Miró de Barcelona, el pasado lunes.  / JOAN CORTADELLAS

El lunes habló el Govern, y este miércoles lo han hecho los sindicatos, en concreto, la federación de educación de CCOO. La Generalitat trazó las líneas del próximo curso, que será peculiar, aunque, por lo que parece, menos de lo que algunos auguraban. Falta mucho por concretar, la letra pequeña más allá del brochazo, pero los representantes del pofesorado tienen ya suficientes datos para lanzar sus reivindicaciones: hacen falta más profesores, el cuádruple de los prometidos; es imprescindible garantizar la seguridad de los docentes, y los puestos de trabajo no se tocan. Un mensaje muy claro cara a la negociación que deben iniciar ahora con la 'conselleria' para entrar al detalle del día a día del regreso a la escuela en tiempos de coronavirus. 

El vicepresidente económico, Pere Aragonés, avanzó junto a sus colegas de Salut, Alba Vergés, y Educación, Josep Bargalló, que para el próximo curso, que arranca el 14 de septiembre, se contratará a un mínimo de 5.000 maestros más, que se unen a los 700 que ya preveía el presupuesto de la Generalitat para el 2020. Según este sindicato, esa cifra debería escalar hasta los 21.500 efectivos más, repartidos de la siguiente manera: 16.500 para la enseñanza pública y 5.000 para la privada concertada. En porcentajes, recetan al Govern incrementar la plantilla un mínimo del 10% "para compensar la desigualdad educativa incrementada por el confinamiento" y un 15% "en los centros de máxima y alta complejidad". En el caso de que sea necesario crear más "grupos estables de convivencia", tal y como definió Bargalló, esos incrementos deberían ser entonces del 20% y el 25%, respectivamente, "y no solo de personal docente, sino también de otros profesionales de atención educativa". 

Más dinero

Aunque la partida presupuestaria destinada a enseñanza en el 2020 es la más elevada de la historia (5.670 millones, un 17% más que lo aprobado en las cuentas del 2017, prorrogadas hasta el año pasado), todavía queda lejos la media europea en cuanto a financiación de la educación en función del producto interior bruto. En Europa se acerca al 5%, mientras que en Catalunya, que está por debajo de la media española, no alcanza el 4%. Según CCOO, el déficit de todo lo que no se ha invertido en educación en los últimos 10 años asciende a 8.527 millones de euros. "Esta ausencia de recursos -reza el sindicato- nos ha dejado aulas sobresaturadas, elevadas tasas de abandono escolar prematuro (de las más elevadas de la UE), unas condiciones laborales muy diferenciadas dentro del servicio público de educación, y unas infraestructuras educativas muy poco preparadas".

En ese último punto se incluyen los más de 1.000 barracones distribuidos por todo el territorio, incuidas las 93 escuelas instaladas exclusivamente en estas aulas metálicas a la espera de un equipamiento definitivo. La 'conselleria', de hecho, tiene un plan para retirar unos 700 en siete años, aunque no queda del todo claro si la actual situación y la necesidad de espacio alterará este proyecto de ir cambiando contenedores por clases de ladrillo y cemento. 

Escaso diálogo

En la rueda de prensa, Manel Pulido, secretario general de la federación de educación del sindicato, ha afeado al Govern la falta de diálogo en la toma de decisiones, una queja que ya forma parte del ADN de las relaciones entre ambos entes. "Las decisiones están cada vez en menos manos y cada vez hay menos participación. No tenemos ningún ámbito de negociación para el conjunto de los sectores educativos a pesar de nuestros intentos de impulsar la comisión de seguimiento del diálogo social". En este sentido, el sindicato blande la aprobación de la reforma de la formación profesional en pleno estado de alarma "sin tener en cuenta el posicionamiento de la comunidad educativa". Pulido ha hablado de "falta absoluta y total de voluntad" de diálogo, algo que, de ser cierto, podría corregirse en breve si se cumple lo que dijo Bargalló, esto es, que está a punto de dar comienzo la negociación para cerrar los flecos del curso 2020-2021, con la intención de que todas las escuelas tengan su plan de apertura listo antes del 23 de julio. 

En materia de prevención de salud, CCOO pide actuar para que los profesionales que puedan -especialmente el "personal vulnerable"- teletrabajen desde casa. También solicitan a la Generalitat "negociar urgentemente la incorporación de personal de enfermería escolar a la plantilla de los centros educativos", algo que en ningún momento se mencionó durante la rueda de prensa del pasado lunes en el Departament d'Educació.

Temas CCOO Catalunya