06 jul 2020

Ir a contenido

PRIMER DÍA ABIERTAS

Las guarderías abren sin compartir juguetes y con control de temperatura

Algunos municipios catalanes posponen la apertura de las escuelas infantiles municipales

ACN

Toma de temperatura en la guardería municipal de Golmés.

Toma de temperatura en la guardería municipal de Golmés. / ACN / ORIOL BOSCH

La guardería de Golmés (Pla d'Urgell) ha reabierto sus puertas después de estar cerrada desde mediados de de marzo a raíz de la crisis sanitaria de la covid-19. Lo ha hecho con ocho de los 20 alumnos de este curso y con los protocolos de seguridad fijados por las 'conselleries' de Ensenyament y de Salut.

Su directora, Dolors Gou, ha remarcado que no les gusta abrir con estas "condiciones" que rompen con todos aquellos valores que han trabajado desde siempre y por eso ha asegurado que las tres profesoras harán todo lo que puedan para que los niños "no noten este cambio tanto brusco". Mientras que en Lleida ciudad abren la mayoría de guarderías municipales, en Barcelona y Sabadell no lo harán hasta el 15 de junio y en L'Hospitalet y la mayoría de municipios del Baix Llobregat tampoco abren.

Niños llorando

'La Pequeña Estrella' de Golmés, igual que el primer día de escuela en septiembre ha visto como muchos de los niños han acudido llorando y con dificultades para desprenderse de los brazos de sus padres para entrar al aula.

Este lunes, además, la situación se ha visto más "complicada" por el hecho de que las profesoras que los han recibido llevaban mascarillas y eran más difíciles de reconocer. Asimismo, también ha habido que lavar manos con gel desinfectante y tomar la temperatura antes de entrar a la clase.

Gou ha reconocido que les habría gustado volver a retomar las clases de forma "normal" pero que hay que seguir los protocolos de seguridad fijados por el Gobierno. Ahora están limitados a tener cinco niños por aula y después de hacer un sondeo la semana pasada entre las familias, no ha habido que tomar ninguna medida excepcional porque solo ocho familias pidieron de volver a llevar a los niños al centro. 

Ni juguetes ni plastilina

La directora de la escuela infantil ha añadido que tienen que vigilar con los juguetes que hay en las instalaciones, puesto que los niños no los podrán compartir y por eso han optado para recoger material de las aulas, lo que les pone, cree,  "un poco tristes". Cada niño tiene ahora su propio contenedor de juguetes.

Gou ha explicado que los días que quedan del curso aprovecharán para salir mucho a jugar al exterior, hacer excursiones, pasear y hacer trabajo de investigación. En el centro habrá que aplicar mucha solución desinfectante y lavar constantemente las manos y esto los limitará en la hora de hacer según qué actividades "experimentales" con plastilina o pinturas. En este sentido, algunos materiales no se podrán lavar y por eso se tendrán que tirar después de usarlos.

La guarderia municipal de Golmés abrirá con el horario habitual por la mañana y tarde durante junio y julio. Asímismo, también ofrece el servicio de comedor a pesar de que de momento solo habrá un alumno.

Gou ha asegurado que a pesar de todo, "había ganas de volver" y que también entienden que son un "gran puntal" para aquellas familias en que los padres trabajan y necesitan llevar sus hijos a la escuela.

Reapertura desigual

En Lleida ciudad han reabierto en fase 2 este lunes 13 de las 18 guarderías municipales. En Mollerussa, por ejemplo, también reabrirán todas las municipales pero lo harán a partir de martes. En Tàrrega también estaba previsto abrir las dos escuelas infantiles municipales.

En Barcelona y Sabadell, las guarderías municipales no abrirán hasta el 15 de junio y en L'Hospitalet y la mayoría de municipios del Baix Llobregat no han reabierto por falta de demanda.

Concretamente, el Ayuntamiento de Sabadell está "trabajando para terminar los trámites administrativos pertinentes para volver a poner en marcha el servicio". La voluntad del gobierno sabadellense, es que estos equipamientos recuperen la normalidad "lo antes posible". Con todo, advierten que se habrán de adecuar las instalaciones y aplicar las medidas de seguridad pertinentes. En este sentido, remarca que se descartó reabrir los centros el 8 de junio, coincidiendo con la entrada de la población en la fase 2 de la desescalada, porque "no ha habido demanda". La capital vallesana dispone de once guarderías municipales.

En Martorell ha abierto una de las tres escuelas y en Begues también. Por otro lado, en Cerdanyola, Mollet, Rubí, Moncada y Ripollet tampoco han reabierto y en Terrassa se ha abierto solo alguna para poder dar servicio al conjunto de la ciudad.