09 ago 2020

Ir a contenido

ALERTA SANITARIA

Educació convierte en indefinido el cierre de escuelas

El 'conseller' Bargalló descarta por ahora que los colegios recuperen el tiempo perdido con clases en julio

El Govern da marcha atrás y permite a los coles públicos mandar material académico online a los alumnos

Carlos Márquez Daniel

Comedor vacío en una escuela del centro de Barcelona. 

Comedor vacío en una escuela del centro de Barcelona.  / EUROPA PRESS

El Govern no se plantea por ahora que el curso escolar pueda alargarse más allá de la verbena, hasta entrado julio, para compensar el tiempo perdido durante el confinamiento causado por el coronavirus. El 'conseller' de Educació, Josep Bargalló, ha apostado este jueves por intentar "acercarse lo máximo posible a la normalidad" una vez se supere la crisis, aunque ha admitido que realizar posicionamientos oficiales es arriesgado en tiempos en los que cada día se produce una "situación nueva". En cualquier caso, clases en verano está, por el momento, descartado. .

Lo de evitar afirmaciones categóricas es cuestión de experiencia. Porque se dijo 15 días sin colegios y el Govern ya ha admitido que serán más, los que sean necesarios, sin concretar. Porque se apostó por la preinscripción escolar en horas señaladas y en grupos reducidos en los mismos centros y al final nada de nada. Pero no por negligencia, simplemente, que el avance de la pandemia en Catalunya y en el resto del Estado rompe cualquier muro levantado por la previsión política. De ahí que las palabras de Bargalló, este jueves en TV3, hayan ido acompañadas de grandes dosis de condicional. Ha avanzado que, a día de hoy, sobre el tema de la selectividad, lo más probable es que realice en julio, aunque ahí también ha sido prudente asegurando que primero deberemos ver cómo avanza la situación. Y sobre la matriculación, y bajo la premisa de garantizar la equidad, ha explicado que no se hará solo de manera telemática porque muchas familias no tienen acceso a internet o no disponen de ordenador en casa. "No abriremos inscripciones hasta que no podamos garantizar que se pueden hacer de manera presencial y por vía telemática, no queremos dejar a nadie atrás", ha sostenido. ¿Fecha? "El primer día que podamos hacerlo, lo haremos". Lección aprendida.

En busca de la equidad 

La equidad es precisamente la razón esgrimida por el Govern para descartar la formación online. Así lo confirmó el propio Bargalló al inicio de la crisis, pero parece que ahora se da marcha atrás. Muchos centros públicos están aportando material académico, tanto en primaria como en secundaria, con la consigna de que todo lo que llegue a los hogares a través de la computadora no será en ningún caso evaluable. La idea es que las familias con menos recursos no vean incrementada la brecha social que ya de por sí padecen. Los sindicatos han reclamado a Educació que haga llegar ordenadores a esos núcleos familiares, pero, por ahora, no se contempla. Los colegios concertados y los privados, por su lado, ya están enviando desde principios de semana, en muchos casos a diario, tareas para que los alumnos tengan deberes en casa, con contacto constante, vía correo electrónico, con los tutores. 

Sobre las familias que disponían de becas comedor en las escuelas, Bargalló ha informado que el Govern ya tiene en su poder las 180.000 tarjetas cargadas con dinero (un total de seis millones de euros) que está previsto enviar a estos hogares. Cuándo llegarán ya es harina de otro costal, puesto que el procedimiento es un auténtico encaje de bolillos burocrático: primero irán a parar a los consejos comarcales, de ahí se destinarán a los ayuntamientos y los consistorios las distribuirán a través de los servicios sociales.