Ir a contenido

DIRECTRICES POLÍTICAS

Ensenyament quiere retirar los conciertos a escuelas que segreguen por sexo

Bargalló reformulará la jornada compactada de los institutos

Carmen Jané

El conseller de Ensenyament, Josep Bargalló, en el Parlament, este lunes.

El conseller de Ensenyament, Josep Bargalló, en el Parlament, este lunes. / ELISENDA PONS

Se acabó pagar con dinero público a escuelas que segreguen a los alumnos por sexo o que pongan trabas a incluir la diversidad social de los barrios. Este es el objetivo que se ha marcado el reciente conseller d’Ensenyament, Josep Bargalló, tras su vuelta a la cartera que ocupó con el tripartito, hace 14 años. Además, se propone restituir todo lo que pueda de los recortes presupuestarios que aplicó su socio de gobierno en la etapa anterior: el sueldo de los profesores, la jornada estudiantil y las construcciones de escuelas.

Bargalló, que este lunes ha hecho su primera comparecencia ante la comisión de Ensenyament del Parlament, avanzó que su fórmula para deshacer conciertos educativos con centros privados que mantienen una línea incómoda para la conselleria pasa por “fijar muy bien los criterios”. Por ejemplo, rechazar la segregación de chicos y chicas que practican los centros del Opus Dei, no aplicar la inmersión lingüística o las trabas a acoger inmigrantes o “necesidades socioeducativas del barrio” en colegios ahora concertados de la zona alta de Barcelona.  

“Estoy abierto a reformar la Llei d’Educació de Catalunya (LEC) pero vamos a exprimirla con un nuevo decreto de admisiones”, dijo, ante las reiteradas peticiones de los diputados Carles Riera, de la CUP, y Ester Niubó, del PSC, que le recordaban las peticiones reiteradas en este sentido del Síndic de Greuges. Sin embargo, la retirada del concierto no puede ser inmediata, porque, dijo, “todos fueron renovados de manera automática durante la aplicación del artículo 155 y ahora hay que esperar a que caduquen”.

Reducir los interinos

El ‘conseller’ republicano, que insistió varias veces en la “autoridad” de la Generalitat sobre el sistema educativo y en el reconocimiento de la labor de los profesores ante las “demandas y acusaciones de adoctrinamiento”, en las que insistió sin pausa Ciudadanos, prometió volver a convocar oposiciones, con temarios replanteados, y reducir el número de interinos a un europeo 10%.

También se comprometió, como había hecho en la sesión de control del Parlament del pasado 20 de junio, a volver a financiar las escuelas infantiles (bressol) y a implicar a las escuelas en el desarrollo de toda la comunidad educativa, abrirlas fuera del horario escolar para actividades y fomentar el papel de los padres en los centros, en la línea de las escuelas de éxito (Success Schools) de EEUU. También reclamó que ningún niño quede fuera de la guardería ni del acceso al comedor por razones económicas.

Sobre los comedores, Bargalló afirmó que otra de sus prioridades va a ser que los alumnos de secundaria no pasen tantas horas sin comer caliente como consecuencia de la jornada intensiva que aplicaron los institutos de secundaria con Irene Rigau como consellera.

Efectos de la jornada intensiva

Aunque el conseller había defendido que los centros educativos “no son lugares pensados para facilitar la conciliación familiar y laboral”, sí admitió “incluso paternalmente” que no puede ser que “por conveniencia de los docentes o del transporte escolar” se descuide la alimentación de “chavales en edad de crecimiento”. Ensenyament ha dado un año de plazo a los ‘consells comarcals’ para que estudien soluciones mientras los servicios jurídicos del departamento miran cómo resolver la contratación pública de servicios de comedor.

También aludió a la aplicación de la evaluación por competencias básicas en secundaria, que supone sustituir las notas numéricas por cuatro grandes conceptos.

Comprar o alquilar centros concertados

El nuevo titular de Ensenyament también propone “comprar o alquilar” centros concertados que no sean viables económicamente pero que puedan solventar necesidades educativas locales. En este sentido, recordó que para este curso habrá dos centros concertados menos (uno en Barcelona y otro en Vilanova i la Geltrú) cuyos alumnos se han podido recolocar pero que en caso de necesidad, la Generalitat no excluye asumirlos. No quedó claro qué ocurriría con los docentes, y Josep Bargalló se remitió “a los sindicatos”.

 

El departamento se encuentra también con una herencia de años de no inversiones en el mantenimiento de las escuelas, lo que ha provocado “edificios envejecidos” que habrá que ir reparando antes del 12 de septiembre, cuando comienza el curos. Esto es ahora más prioritario que construir nuevos centros, dijo, y reiteró su objetivo de sustituir los barracones, de los que para este próximo curso quedarán más de un millar. 

0 Comentarios
cargando