Ir a contenido

TRES DÍAS DE CONTROLES

Primera prueba de Ciencias de final de primaria: el examen de pensar

Las pruebas de competencias de sexto de primaria arrancan con medio natural, que se incorpora por primera vez a la evaluación

Alumnos de una escuela de Sant Andreu valoran la dificultad del test: "Era fácil pero se tenía que leer, releer y lugo repasar"

Cristina Buesa

Clase de sexto B de la escuela Mestre Enric Gibert, en Sant Andreu, respondiendo a la prueba de medio natural, este martes.

Clase de sexto B de la escuela Mestre Enric Gibert, en Sant Andreu, respondiendo a la prueba de medio natural, este martes. / DANNY CAMINAL

Cuando han repartido el examen, el silencio en el aula ha sido sepulcral. No ha hecho falta que las tutoras llamaran la atención a los alumnos como suelen hacer. Había nervios, curiosidad y ganas de saber las preguntas. En las últimas semanas habían ensayado en clase con pruebas de competencias básicas de años anteriores pero en el caso de medio natural solo habían tenido un pliego con el que experimentar.

"Ha sido fácil pero se tenía que leer, releer y al final repasar", ha descrito Paula, delegada de sexto A de la escuela Mestre Enric Gibert i Camins, de Sant Andreu, en Barcelona. Era la principal dificultad de la prueba, que desde hace 10 años realiza el Departament d'Ensenyament a través del Consell Superior d'Avaluació del Sistema Educatiu. La de medio natural se estrenaba este martes, tal como prevé la controvertida ley orgánica para la mejora de la calidad educativa, la LOMCE.

Science, en inglés

Mañana miércoles será el turno de matemáticas y lengua castellana y, el jueves, de catalán y lengua extranjera. En la Mestre Gibert, un centro con 31 años de existencia, sus 50 estudiantes de sexto harán inglés. Aunque este último examen no les provoca tantos recelos como el de medio natural. "Hacemos inglés desde P3 y muchos de nosotros acudimos a extraescolar de este idioma. Además, la clase de ciencia se hace también en esa lengua", expone Berta, de la clase de al lado.

Cuando han abierto el cuaderno de 16 páginas en el que se presentaban las distintas actividades han descubierto numerosos gráficos, fotos y esquemas. La voluntad de Ensenyament era ayudar así a los chavales, ya que para responder correctamente la prueba era imprescindible una buena comprensión lectora.

"No hay que confiarse"

Guillem, pelirrojo risueño con vocación de periodista científico, admite que los consejos de precaución de su hermana mayor le han funcionado: "Me avisó que era fácil pero que no me confiara y repasara". Su compañero Nil describe la prueba, y el resto de compañeros asienten, como un "examen de pensar". La mayoría de los estudiantes han agotado los 60 minutos que tenían, vigilados por primera vez por una profesora externa.

Este panorama se ha reproducido en 2.246 centros catalanesUn total de 80.637 alumnos deberán demostrar durante estos tres días que han alcanzado los conocimientos básicos de primaria. Con sus tutoras Julia y Cristina han revisado algunas materias, "aunque como el objetivo no era memorístico sino de aprendizaje competencial tampoco era necesario un estudio exhaustivo", interpreta la directora de la escuela, Lídia Garcia.

Listos para el instituto

Con 18 años como jefa de estudios y uno al frente de un colegio con medio centenar de alumnos, Garcia cree que "de alguna manera" se debe controlar si los niños y niñas de entre 11 y 12 años han asimilado bien los conocimientos de los seis años de primaria y están listos para el instituto. "A lo mejor no es la mejor manera, pero es una", encaja. En esta ocasión solo ha faltado un niño, aunque desconocía si era porque su familia objetaba de la prueba.

Y es que la evaluación de competencias básicas ha generado una corriente de rechazo, que apoya la federación de padres y madres, algunos sindicatos como USTEC-STEs y los impulsores de la escuela innovadora, ya que consideran que los resultados deficientes recaen sobre los sectores sociales más desfavorecidos.

0 Comentarios
cargando