Ir a contenido

RELEVO EN EL RECTORADO

Los profesores titulares de la UB tienen una media de edad de 58 años

El rector Joan Elias espera que las nuevas plazas por oposición sean superiores a las jubilaciones

Un comité recién creado auditará todas las fundaciones dependientes de la universidad

Antonio Madridejos

Joan Elias, rector de la Universitat de Barcelona (UB).

Joan Elias, rector de la Universitat de Barcelona (UB). / FERRAN SENDRA

La Universitat de Barcelona (UB), la más importante de Catalunya por número de estudiantes y profesores, se enfrenta a un grave problema de envejecimiento que obligará en breve a cambiar su actual estructura docente. Según explica el nuevo rector, Joan Elias, entre el 20% y el 25% de los profesores se titulares -con plaza fija- se jubilará en los próximos años, mientras que la edad media es de 58-59 años. También es muy elevada la edad del personal de administración y servicios (PAS).

Elías, ganador de las elecciones al rectorado celebradas el pasado diciembre, ha explicado en un encuentro con la prensa que una de sus primeras decisiones ha sido ordenar una auditoria contable y fiscal de todas las fundaciones dependientes de la UB. De realizarla se encargará un comité formado por tres especialistas: Susana Sartorio, catedrática de Derecho Fiscal; Joan Josep Queralt, catedrático de Derecho Penal, y Xavier García Marimon, profesor experto en auditorías.

En caso de que alguna fundación se detectara inactiva o irregular, se ordenaría su disolución, ha puesto como ejemplo Elias. En este sentido, el rector ha recordado que se ha nombrado una nueva directora en la fundación Institut de Formació Contínua (IL3), donde el año pasado se detectaron irregularidades contables. 

También se creará un comité de ética, que dirigirá Norbert Bilbeny, y un código de buenas prácticas para los cargos.

RELEVO GENERACIONAL

En cuanto al relevo generacional, según Elias, deberá hacerse con orden "porque no se puede cambiar la universidad por completo de un dia para otro". Una vez concluida la normativa ministerial que impedía convocar nuevas plazas de funcionario, ni siquiera para cubrir las jubilaciones, el nuevo rector confía en volver a la normalidad progresivamente.

La anómala situación ha provocado que los profesores no fijos -asociados y de otros tipos- supongan actualmente el 30% de la plantilla docente, "cuando lo ideal sería que no superaran el 15%", y que investigadores de alto valor, como los Ramón y Cajal y los Juan de la Cierva, hayan tenido tantas dificultades para incorporarse a sus departamentos una vez concluidos los contratos.

Las universidades españolas podrán a partir de ahora reponer el 100% de las jubilaciones, pero su objetivo es llegar al 115% para cubrir el déficit acumulado en los últimos años, ha insistido Elias, aunque ha reconocido que será necesaria una inyección económica suplementaria. En todos los casos, las nuevas plazas se obtendrán mediante oposición, por lo que no necesariamente el 30% de plantilla precaria ganará la plaza. "Si son buenos, podrá venir gente de todo los sitios".