Ir a contenido

La Generalitat deberá pagar 3.800 euros a un alumno víctima de acoso

La Administración no activó ninguno de los protocolos previstos para proteger al niño, estudiante de primaria

EFE / BARCELONA

La Generalitat deberá pagar 3.800 euros a un alumno víctima de acoso

FERRAN_SENDRA

La Generalitat deberá indemnizar con 3.800 euros por los daños psicológicos sufridos a un alumno víctima de acoso escolar, a quien el centro no protegió pese a las reiteradas denuncias de la familia, según la sentencia.

La sentencia es firme y los hechos juzgados se remontan a entre los años 2009 y 2013, cuando el niño, que ahora vive en Estados Unidos, cursaba P4 en la escuela Pla de Mar, en el barrio de Coma-ruga, en El Vendrell (Baix Penedès).

El acoso se mantuvo hasta tercero de primaria y, a pesar de que la familia del niño se entrevistó con la dirección del centro en varias ocasiones, no se aplicaron medidas ni informaron a las familias de los acosadores.

Los profesores intervinieron tras acumularse las quejas y llegar el caso a los juzgados, y pidieron al resto de la clase que hicieran una redacción sobre lo sucedido para que tomaran conciencia de la gravedad de los hechos.

INSULTOS, ROBOS Y MALTRATOS

Los trabajos, relata el 'Diari de Tarragona', describían insultos, robos de pertenencias y maltratos continuados y concluían pidiendo perdón a su compañero, al que también le dedicaban dibujos.

Estos escritos han servido de prueba en el juicio y también un informe psicológico conforme el niño sufrió estrés postraumático por el hostigamiento al que le sometieron los otros alumnos.

La sentencia concluye que no se activó ninguno de los protocolos previstos para proteger al niño de acoso, burlas, amenazas y agresiones, a pesar de conocer el caso y de haberlo podido evitar.

El centro ignoraba las denuncias de la madre de la víctima, reducía el acoso que sufrió a "cosas de niños" y no convocó a las familias de los acosadores.