Ir a contenido

debate sobre el método de ensañanza

Las familias impulsan el primer boicot a los deberes escolares

La confederación española de ampas pide a los maestros que no pongan tareas los fines de semana de noviembre

Los padres de la escuela pública animan a que los niños no hagan los trabajos encargados para los días festivos

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Las familias impulsan el primer boicot a los deberes escolares

FERRAN NADEU

La batalla contra los deberes escolares, un debate que en España ha ido tomando fuerza en los últimos cursos (a medida, también, que se ha ido ampliando el número de escuelas con nuevas metodologías pedagógicas), va a vivir el próximo noviembre un primer asalto. La confederación española de asociaciones de padres de alumnos (Ceapa), mayoritaria en la escuela pública, ha lanzado este jueves un llamamiento a los progenitores y a los maestros para que hagan boicot a las tareas escolares. La campaña contra los deberes empezará, han anunciado los padres, con la petición de que los niños no tengan que hacer tareas escolares en casa al menos durante los fines de semana de noviembre.

Este es, ha subrayado José Luis Pazos, presidente de la Ceapa, solo un primer paso para la desaparición “en su totalidad” de las tareas escolares, que en muchos países están reguladas por ley, cuando no suprimidas. Aquí, la complicidad de los profesores va a ser determinante, ha admitido el responsable de la Ceapa. Si al final no fuera así, si los maestros siguen mandando deberes los fines de semana de noviembre, las familias se negarán a que sus hijos los hagan. Y los lunes, ha agregado Pazos, los padres entregarán en el colegio un documento explicando los motivos por los que los hijos no los han hecho.

El boicot planteado por la Ceapa (que también agrupa a la catalana Fapaes) se fundamenta en los resultados de un estudio elaborado por la propia entidad, con respuestas de 1.748 padres y 472 menores participantes en el informe durante el primer semestre de este año. Un 20,24% de los progenitores indican que los alumnos dedican más de dos horas diarias a los deberes, lo que suponen más de 10 horas a la semana, es decir bastante más tiempo que las seis horas y media calculadas por la OCDE para los estudiantes españoles.

CONFLICTOS FAMILIARES

El 39,44% denuncian que los deberes entran en conflicto a menudo con las necesidades de los niños, mientras que cuatro de cada 10 alumnos piensan que las tareas impuestas por el colegio no respetan su tiempo de jugar y descansar. El 65,67% aseguran que no hacer los deberes les perjudica, porque les supone una mala calificación en la escuela. La campaña se llama "En la escuela falta una asignatura: mi tiempo libre".

La iniciativa de la Ceapa llega también después de que algunos parlamentos autonómicos, como el de la Comunidad de Madrid, el de Cantabria, el de Murcia y el de Canarias, hayan planteando iniciativas para exigir la racionalización de las tareas escolares. En Catalunya, donde la iniciativa para regularlas que presentó en junio pasado el grupo de Ciutadans en el Parlament fue rechazada con los votos en contra de Junts pel Sí y el PP, son las propias escuelas -y muchos maestros a título particular- los que están reduciendo la presión sobre los estudiantes y sobre sus familias. A falta de datos oficiales, fuentes del sector editorial confiesan, por ejemplo, que en los dos últimos veranos las ventas de cuadernillos de deberes estivales han caído en torno al 75%.

0 Comentarios
cargando