Ir a contenido

CUENTA ATRÁS PARA LA VUELTA AL COLE

El bajo nivel de los profesores lastra los planes para potenciar el inglés

Solo el 20% de los docentes tenían en el 2014 dominio suficiente para dar clases en ese idioma

Los expertos piden una introducción sistemática del inglés y más coordinación entre primaria y ESO

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Clase de inglés extraescolar en un centro de idiomas de Lleida.

Clase de inglés extraescolar en un centro de idiomas de Lleida. / RAMON GABRIEL / DEFOTO

La enseñanza de lenguas extranjeras y cómo mejorar (de una vez por todas) el bajo nivel de idiomas de la población preocupan tanto que hace unos meses fueron merecedores de una sesión monográfica en la comisión de Educación del Parlament. Al asunto se le dedicaron más de dos horas de debate político y de detalladas explicaciones por parte de la Generalitat para demostrar que las escuelas se han puesto las pilas, que ha habido progresos importantes y que se están destinando más recursos que nunca. Todo para acabar admitiendo que, pese a los esfuerzos de los últimos años, todavía queda mucho por hacer.

No basta con que más de la mitad de los colegios y algo más del 45% de los institutos públicos catalanes impartieran el curso pasado clases de Ciencias, de Matemáticas o de alguna otra asignatura no lingüística en inglés. Ni que el número de profesores especialistas en inglés que han actualizado su formación para adaptarse a los nuevos currículos haya sido de 4.848 docentes en los últimos cinco años (de un colectivo total de 9.000 profesores), como explicó en la sesión parlamentaria la ‘consellera’ de Ensenyament, Meritxell Ruiz.

MUCHAS HORAS

“Es que para aprender bien una lengua hacen falta muchas horas y, sobre todo, un profesorado bien preparado”, reflexiona Carme Muñoz, profesora de Lingüística Inglesa y Lingüística Aplicada en la Universitat de Barcelona (UB) y coordinadora del Grup de Recerca en Adquisició de Llengües (GRAL). “La formación del profesorado es fundamental -insiste Muñoz-, los docentes tendrían que hablar inglés de forma fluida y espontánea en el aula”. “Porque si un maestro se encuentra inseguro con el idioma, lo más fácil es que acabe limitando las actividades de clase al libro de texto”, observa.

A partir de la experiencia de sus investigaciones, que le llevan a visitar desde hace años centros educativos de todo tipo, Muñoz ha constatado "defectos de continuidad" en el plan para la escuela plurilingüe que puso en marcha la Conselleria d'Ensenyament hace dos cursos. "La aplicación y el seguimiento del uso del inglés en asignaturas no lingüísticas debería ser más sistemático y debería haber también una mayor coordinación metodológica entre las clases de inglés en primaria y en secundaria", constata esta experta, a la que la asociación europea de estudios de segundas lenguas (Eurosla) acaba de conceder el Distinguished Scholar Award 2016..

FÓRMULAS DE MEJORA

En el 2014, cuando la anterior ‘consellera’, Irene Rigau, presentó el plan para el plurilingüismo, solo un 20% de los docentes tenían acreditado suficiente nivel de inglés como para poder dar clases en ese idioma. Para ampliar ese porcentaje, la Administración ha aumentado el número de plazas en las escuelas oficiales de idiomas destinadas a docentes (que tienen la matrícula gratuita) y ha animado a los maestros que ya saben inglés a sacarse certificados que lo acrediten.

Además de utilizar el inglés como lengua para impartir clases (lo que requiere de una experiencia que muchos profesores todavía no tienen), las escuelas tienen la posibilidad de recurrir a otras fórmulas, como fomentar los intercambios de estudiantes con centros de otros países, “y no hace falta que sean anglófonos”, una fórmula que reporta resultados muy satisfactorios, sugiere Carme Muñoz. “También es fundamental trabajar el inglés en grupos reducidos para que la práctica oral sea como conviene”, indica.

Según datos de Ensenyament, son más de 1.150 centros educativos los que en los últimos años han introducido el inglés como lengua vehicular en alguna asignatura no lingüística, pero no facilita cuántos alumnos están siguiendo esta metodología. Eso sí, la encuesta internacional que realiza la empresa Education First (EF), con datos de casi un millón de personas de todo el mundo, dice que Catalunya está entre las tres mejores autonomías en el dominio del inglés y que por primera vez este año ha superado a Madrid, donde se aplica desde hace tiempo el modelo de educación bilingüe en castellano e inglés.

Más cine y más videojuegos en versión original

 “El caso es que muchas veces la mejora en el dominio del inglés que experimenta un joven no guarda relación directa con lo que hace en el aula de la escuela, ya que en torno al 40% de la población estudiantil realiza actividades extraescolares vinculadas al inglés”, señala la profesora de la UB Carme Muñoz. “Somos uno de los países donde los escolares empiezan antes a estudiar esta lengua y de los que tenemos más presencia del inglés como idioma integrado en la enseñanza, pero seguimos obteniendo resultados mediocres”, afirma.

Y aunque todavía es temprano para extraer conclusiones definitivas, la coordinadora del Grup de Rercerca en l’Adquisició de les Llengües (GRAL) aporta un avance de los resultados obtenidos en sus investigaciones más recientes (alguna de ellas aún en curso). “Hemos comprobado el efecto tan positivo que tiene para los jóvenes,  de entre 12 y 16 años, ver películas o series en versión original”, indica.

“Bastaría con un cambio de hábitos por parte de las familias, con que se empezara a ver la televisión sin doblaje para mejorar el nivel y sería de una manera de lo más barata”, propone. “También son sorprendentes los resultados que estamos obteniendo con jóvenes que acostumbran a ver series por internet o a usar videojuegos en inglés. La escuela de hoy en día debería ofrecer al alumnado actividades de aprendizaje más en consonancia con el mundo digital en el que se mueven y que les motiven para implicarse con su aprendizaje no solo cognitiva sino también emocionalmente”, subraya.

La ‘consellera’ Meritxell Ruiz destacó, en su comparecencia parlamentaria para explica cómo se está tratando la mejora del inglés en las escuelas, que los alumnos catalanes de cuarto de ESO obtuvieron por primera vez el curso pasado una puntuación superior a 70 en las pruebas de competencias básicas, aunque admitió también que "hay un margen de mejora significativo". También celebró que se hayan reducido las diferencias en los resultados de los centros de alta complejidad y el resto, si bien admitió que la brecha sigue existiendo.

0 Comentarios
cargando