Ir a contenido

INNOVACIÓN PEDAGÓGICA

Ningún español entre los finalistas al Nobel de los maestros del 2016

El Global Teacher Prize descarta las candidaturas recibidas desde España para suceder al zaragozano César Bona

La organización nomina a 50 profesores de 29 países distintos, entre ellos siete latinoamericanos

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

César Bona, finalista del Global Teacher Prize del 2015, con sus alumnos del colegio Puerta de Sancho de Zaragoza.

César Bona, finalista del Global Teacher Prize del 2015, con sus alumnos del colegio Puerta de Sancho de Zaragoza. / ALBERT BERTRAN

Ninguna de las candidaturas enviadas desde España para el Global Teacher Prize ha sido seleccionada por el jurado entre los finalistas para alzarse con el también conocido como Nobel de los maestros del próximo 2016. Los organizadores del galardón, al que en la pasada edición aspiraba el popular maestro zaragozano César Bona, sí han reconocido el trabajo de siete docentes latinoamericanos, entre los que hay dos maestras argentinas, un paraguayo, una colombiana y una boliviana. Como el año pasado, la nacionalidad con mayor representación es la estadounidense.

A diferencia del año pasado, entre los aspirantes a ser el mejor profesor del mundo sí hay esta vez finalistas procedentes de Finlandia, Singapur y Japón, tres países muy bien situados en las clasificaciones que periódicamente publica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). También hay una polaca, una canadiense y dos australianos, países todos ellos muy bien situados en el ranking del Informe PISA. Con todo, prácticamente la mitad de los nominados al Global Teacher Prize trabajan en países con una estructura escolar frágil (entre ellos, los cinco africanos y los siete árabes que han llegado a finalistas). Buena parte de los que enseñan en países considerados desarrollados lo hacen en condiciones cuanto menos singulares, en escuelas de alta complejidad o con recursos menguantes.

PREMIO DE UN MILLÓN DE DÓLARES

En su segunda edición, el premio, dotado con un millón de dólares para el ganador (de ahí que se le compare con el Nobel), ha recibido miles de candidaturas de todo el mundo. El nombre del galardonado se conocerá el próximo marzo, en un acto que se celebrará en Dubái, el mismo lugar donde se dio a conocer el nombre de la premiada el año pasado, la norteamericana Nancie Atwell.

"Hemos quedado abrumados por el gran apoyo que recibió en su primer año. Los miles de nominaciones y solicitudes que recibimos de todos los rincones del planeta es un testimonio de los logros de los maestros y el enorme impacto que tienen en la vida de todos", ha declarado Sunny Varkey, promotor del galardón y presidente de la Varkey Foundation, la entidad que lo organiza.

Para optar a este reconocimiento, los candidatos han de acreditar su condición de "maestros excepcionales", destaca la organización. Entre la información que se les requiere para pasar a la fase final, han de demostrar que "han hecho una contribución sobresaliente a la profesión", su capacidad para innovar pedagógicamente y el impacto que su acción ha tenido sobre sus respectivas comunidades.