Educar es todo

Desobediencia a una reforma polémica

Las familias impulsan una red de colegios rebelde con la LOMCE

Una quincena de escuelas de Barcelona se postulan como embrión de la entidad

Animan a no pedir clases en castellano y a no realizar las evaluaciones externas

Protesta contra la LOMCE, el pasado 27 de febrero, en Barcelona.

Protesta contra la LOMCE, el pasado 27 de febrero, en Barcelona. / DANNY CAMINAL

3
Se lee en minutos
MARÍA JESÚS IBÁÑEZ
BARCELONA

Una quincena de escuelas públicas de la ciudad de Barcelona han empezado ya a trabajar para convertirse en el embrión de una nueva red de centros insumisos con la LOMCE, la controvertida reforma educativa del ministro de Educación, José Ignacio Wert, que debe implantarse a partir del próximo septiembre. Los promotores de la plataforma, presentada ayer en sociedad y auspiciada por la federación de padres de alumnos de Catalunya (Fapac), confían en que los más de 200 centros educativos que meses atrás apoyaron un manifiesto en contra de la ley Wert den ahora un paso al frente y se adhieran a esta Xarxa d'Escoles Insubmises (XEI).

«Es importante que los colegios hagan visible su rechazo a la reforma y para ello basta con que el consejo escolar acuerde la incorporación a la red y se comprometa a explorar fórmulas de resistencia activa, con las que mitigar los efectos nocivos de la ley en las aulas», señaló María José Ruiz, portavoz de la XEI. Para orientarles, la organización ha elaborado una guía o manual donde se proponen, entre otras medidas, que las familias no lleven a sus hijos a la escuela el día que allí se realicen las pruebas de evaluación externa, que no soliciten la escolarización en castellano o que no elijan la asignatura de Religión.

RESISTENCIA ACTIVA / «Se trata, en definitiva, de que cada centro adopte las medidas de resistencia activa que crea más oportunas, de que desobedezca la LOMCE sin infringir la letra de la ley», explicó el vocal de la junta de la Fapac Andrés Encinas. La intención es que en estas acciones se impliquen también entidades territoriales y la sociedad civil en su conjunto. «De hecho, sería conveniente que las medidas de resistencia se aplicaran de forma simultánea en un mismo barrio o en una misma ciudad, para que tuvieran más efecto», indicó Encinas.

Así, la red reclama persistir en el actual modelo de inmersión lingüística, mantener las competencias de los consejos escolares (que con la

LOMCE son relegados a meros órganos consultivos) y rechazar la especialización curricular, ya que, en su opinión, segrega a los alumnos.

RECELOS DE LOS MAESTROS / La creación de la XEI no está resultando sencilla. Los promotores son conscientes de la inquietud que la insumisión suscita entre los docentes, la gran mayoría de ellos funcionarios públicos, y, por lo tanto, obligados a aplicar la ley. Si no lo hacen, se exponen a ser incluso inhabilitados para ejercer su profesión. «Hay bastantes recelos, sí, pero también mucha desorientación. Todavía no conocemos siquiera cuáles serán las instrucciones de la Conselleria d'Ensenyament para el próximo curso», explicaba ayer a este diario la directora de uno de los centros que van a unirse a la red.

«Por eso, precisamente, decimos que la declaración de escuela rebelde ha de ser fruto de un acuerdo previo del consejo escolar. Para que los profesores se sientan protegidos y arropados por toda su comunidad educativa», aclara Ruiz. Por eso, también, la plataforma se ha comprometido a no dar a conocer el nombre de los colegios que se adscriben a ella «hasta que no haya un cierto número, porque así se evitan posibles represalias», agrega la promotora, que es miembro del ampa del colegio Patronat Domènech, en el distrito de Gràcia de Barcelona.

Noticias relacionadas

AMPAS FUERTES / De hecho, es en este barrio de la capital catalana y en el del Eixample donde más interés ha generado la constitución de la XEI. «Y no es casualidad. Son zonas donde hay ampas fuertes, donde existe una gran implicación de las familias en las actividades y el funcionamiento de la escuela», subraya la presidenta de una de las asociaciones de padres impulsoras de la plataforma. Los promotores admiten que en poblaciones donde se viven situaciones socioeconómicas más complejas será más difícil arrancar apoyos a la insumisión a la ley Wert, entre otras razones, «porque allí las ampas no suelen estar tan bien organizadas y sus prioridades son otras, como las becas de comedor», admite.

La XEI confía en que a la iniciativa se unan también institutos de secundaria, «donde la LOMCE va a tener un gran impacto», y escuelas concertadas, que se han declarado en repetidas ocasiones defensoras del modelo de escuela en catalán.