Campaña IRPF

¿Cómo funciona la deducción por compra o alquiler de vivienda en la renta 2020?

Contribuyentes en una oficina de Hacienda.

Contribuyentes en una oficina de Hacienda.

Se lee en minutos
El Periódico

La vivienda es uno de los temas que hay que tener presente a la hora de rendir cuentas con Hacienda. La compra y el alquiler pueden desgravar y proporcionar al contribuyente un alivio disminuyendo la cantidad a pagar, en el caso de que la declaración de la renta tenga un resultado positivo, o aumentando el dinero a devolver, si sale negativa.

Sin embargo, como suele ocurrir con el resto de deducciones, es importante tener en cuenta las particularidades de cada comunidad autónoma porque, en función de donde se resida, las deducciones pueden ser de mayor o menor cuantía y variar los requisitos.

Desgravar la compra de vivienda en la declaración

2013 supuso un punto de inflexión respecto a la deducción por compra de vivienda. Ese año, el Gobierno decidió suprimir las desgravaciones fiscales por compra de vivienda habitual marcando como única excepción a aquellos contribuyentes que hubieran adquirido su vivienda antes del 1 de enero de 2013 y hubieran aplicado la desgravación por dicha vivienda en 2012 o años anteriores. Además, era obligatorio que la compra del inmueble se hubiera realizado mediante hipoteca.

Por tanto, si se cumplen con los requisitos anteriores, sí que se tiene derecho a disfrutar de este tipo de deducción. Además, la ley recoge que, cuando existe un préstamo hipotecario, la persona puede desgravarse todos los gastos asociados como, por ejemplo, los seguros de vida o vivienda vinculados al préstamo, tasación, etc.

En cualquier caso, hay una cantidad límite que se puede desgravar y que está fijada en un 15% sobre un máximo anual de 9.040 euros.

Por otra parte, la deducción por compra de vivienda no afecta la adquisición de una segunda residencia porque no se entiende como vivienda habitual. Una vivienda se considera habitual cuando se reside de forma continuada durante tres años o cuando pese a no haber transcurrido ese tiempo, se ha producido el fallecimiento del contribuyente o circunstancias que impliquen el cambio (traslado laboral, separación matrimonial, etc.)

Deducción por alquiler de vivienda

La cuantía y límite máximo de la deducción está fijado en un 10% de las cantidades pagadas durante el periodo impositivo.  

En el caso de matrimonios en régimen económico de gananciales, y en el supuesto de que el alquiler de la vivienda habitual sólo esté a nombre de uno de los consortes, sólo el consorte que figure en el contrato de arrendamiento tiene derecho a la deducción por alquiler de la vivienda habitual cuando cumpla los requisitos exigidos.

Noticias relacionadas
  • El límite máximo será de 300 euros anuales, siempre y cuando el contribuyente se halle en alguna de estas situaciones:

  • Haber estado en paro durante 183 días o más durante el ejercicio.

  • Tener un grado de discapacidad igual o superior al 65 por 100.

  • Ser viudo o viuda y tener 65 años o más.

  • Que la suma de las bases imponibles general y del ahorro del contribuyente menos el mínimo personal y familiar no supere 20.000 euros anuales.

  • Que las cantidades satisfechas en concepto de alquiler excedan del 10 por 100 de los rendimientos netos del contribuyente.

El límite máximo asciende a 600 euros si el contribuyente pertenece a familia numerosa. En este caso también se tiene que cumplir con los dos últimos requisitos anteriormente expuestos.