Automoción

La ampliación de plazos del Moves III no garantiza las ayudas en toda España

Quedan por adjudicar casi 113 millones de euros de los 1.087 millones de euros de los que se compone la totalidad del plan, ya prorrogado en 2023.

Muchas comunidades autónomas ya van por encima de las asignaciones de ayuda presupuestadas en el plan del Gobierno.

Concesionario de coches.

Concesionario de coches.

Xavier Pérez

Xavier Pérez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Diluida y camuflada en la rebaja del aceite de oliva. Así ha llegado la ampliación de los plazos para solicitar las ayudas del Plan Moves III para la movilidad eléctrica, bien engrasadita. Y es que las asignación de las subvenciones lleva tiempo agotada en algunas comunidades, por lo que pese a ampliar los plazos, habrá ciudadanos que no podrán optar a las mismas. Lejos de ser una medida provocada por la dimisión hace unos días de Wayne Griffiths como presidente de la patronal del automóvil (Anfac), la medida sirve para ganar tiempo mientras el Gobierno busca una solución real a la transición ordenada hacia el vehículo eléctrico

El plan, que data de 2021 tenía una asignación del Gobierno de 400 millones de euros, mientras que las comunidades autónomas aportaban otros 687 millones. En total había 1.087 millones de euros para modernizar el parque automovilístico camino de la electrificación. Hoy, a día 25 de junio, se han resuelto ayudas por importe de 827 millones de euros y aún quedan por asignar (según el Gobierno y los datos del IDAE) casi 113 millones (112.748.268 euros para ser exactos).

El principal problema viene por la fórmula empleada para el propio Moves. Al tramitarse vía Comunidades Autónomas la adjudicación de los fondos no es igual. En varias de ellas ya se han agotados los fondos y en otras están a punto de ello. El Gobierno ha ampliado el plazo, no el importe, para pedir las ayudas. Así, hasta el 31 de diciembre se podrá jugar esta prórroga (la segunda porque ya se prorrogó en 2023). Todo apunta a que habrá penaltis.

Madrid, sobre el límite

La Comunidad de Madrid, por ejemplo, tiene un presupuesto asignado de 169.118.026 euros pero ya ha sobrepasado, y por mucho, esa cifra ya que está un 199% por encima del importe previsto en la suma de Gobierno y Comunidad. En Catalunya, sin embargo, con una asignación presupuestada de 233 millones de euros, aún queda por conceder el 40% del importe ya que solo se han resuelto 139 millones para ayudas del Moves. El reparto es desigual. Todas las comunidades excepto Aragón, Cantabria, Catalunya, Ceuta, Melilla y Navarra han superado, con creces, el porcentaje de solicitudes respecto al presupuesto asignado.

Esto supone que hay varias comunidades autónomas en las que no quedan fondos, o lo que es lo mismo, los posibles compradores que deseen acceder a las subvenciones no podrán hacerlo. Automáticamente entrarán en una lista de espera a la espera, valga la redundancia, de que las administraciones autonómicas reciban más presupuesto (cosa que no parece que vaya a suceder). El expediente de solicitud quedará supeditado a que el Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético (IDAE) amplíe el presupuesto disponible en la comunidad autónoma. 

Además, hay que tener en cuenta que el reglamento del Moves III no garantiza una resolución favorable de los expedientes a pesar de cumplir con los requisitos y estar en la lista de espera. En esta tesitura, no hay compromiso presupuestario por parte del Gobierno, lo que significa que a igualdad de derechos para solicitar la ayuda no todos los ciudadanos españoles serán iguales (todo depende de dónde vivan).