Prevención de riesgos laborales

Trabajo multó el verano pasado con 1,2 millones de euros a empresas que no protegieron a sus empleados del calor

La 'policía laboral' lanzará actuaciones especificas durante esta campaña estival en las empresas multiservicios y los centros especiales de trabajo

La crisis climática multiplica los riesgos de morir de calor en el trabajo

GRAFCVA7286. VALENCIA, 19/07/2022.- Un trabajador de la construcción bebe agua para combatir el calor en una calle del centro de Valencia. La Conselleria de Sanidad ha declarado el nivel de alerta sanitaria por ola de calor alto en municipios de seis comarcas de la Comunitat Valenciana. EFE/Biel Aliño

GRAFCVA7286. VALENCIA, 19/07/2022.- Un trabajador de la construcción bebe agua para combatir el calor en una calle del centro de Valencia. La Conselleria de Sanidad ha declarado el nivel de alerta sanitaria por ola de calor alto en municipios de seis comarcas de la Comunitat Valenciana. EFE/Biel Aliño

Gabriel Ubieto

Gabriel Ubieto

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Cada año los veranos son, de media, más cálidos que los anteriores. Las temperaturas suben y se consolidan como una de las amenazas a la salud de la población y especialmente a aquellas personas que trabajan al aire libre o en ambientes especialmente cálidos. No en vano, según los últimos cálculos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la crisis climática amenaza directamente la salud del 70% de trabajadores del planeta.

España se adentra en el que podría ser uno de los veranos más cálidos de los últimos años y la Inspección de Trabajo, como ya viene siendo habitual, redobla su vigilancia sobre los mecanismos que toda empresa debe tener para prevenir que sus empleados sufran una insolación, desmayo o, peor, mueran por una dolencia derivada de las altas temperaturas.

El verano pasado la 'policía laboral', con los limitados efectivos de los que dispone, llevó a cabo una batería de actuaciones que dejaron un saldo de 241 infracciones detectadas, en empresas que empleaban a 6.232 trabajadores y que derivaron en multas y requerimientos por valor total de 1,2 millones de euros, según los datos hechos públicos este viernes por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. Es decir, la multa tuvo un tique medio de 5.000 euros.

"Estos planes sirven, son eficaces. Evitan la enfermedad o el fallecimiento de seres humanos. [...] La vida de ninguna persona debe peligrar en el desarrollo de su trabajo", ha defendido. Y es que las medidas de prevención, cuando se aplican correctamente, minimizan los riesgos. Catalunya cerró el verano pasado, con unas temperaturas especialmente altas en determinados momentos y en parte del territorio, sin tener que lamentar ningún muerto como consecuencia de altas temperaturas o estrés térmico. Otras autonomías, no obstante, sí que registraron fallecidos.

La también ministra de Trabajo ha recordado que todas las compañías deben contemplar específicamente en sus planes de prevención de riesgos laborales cualquier elemento vinculado con la temperatura que pueda amenazar la salud de sus empleados. Y, a su vez, disponer de elementos y actuaciones para minimizar dichas amenazas, como habilitar zonas de sombra para el descanso en el caso de trabajos al aire libre. También facilitar agua para que las plantillas estén permanentemente hidratadas.

Y es que desde el año pasado impera una nueva normativa de prevención de riesgos que obliga a las empresas a tener protocolos específicos según los que actuar cuando la Aemet (o el servicio meterológico de cada territorio) lance alertas rojas o naranjas por altas temperaturas. En dichos casos, la norma establece que las empresas con trabajos al aire libre deberán detener los mismos si no pueden garantizar que se cumplen las condiciones adecuadas.

Especial vigilancia sobre las multiservicios

Díaz ha presentado en rueda de prensa las nuevas líneas de actuación de la Inspección de Trabajo en esta campaña estival. Si bien los agentes de la policía laboral efectúan periódicamente comprobaciones en los distintos sectores y la prevención de riesgos es un requerimiento habitual en todas aquellas visitas que realizan los inspectores, ya sea si buscan fraudes en este u otros ámbitos, como, por ejemplo, la contratación o la falta de alta en la Seguridad Social.

Si el verano pasado Trabajo reforzó las comprobaciones en el sector de la hostelería, en esta campaña le toca el turno a las empresas multiservicio, es decir, aquellas compañías especializadas en proveer a otras compañías de determinadas prestaciones, como la limpieza o la vigilancia de la seguridad. Y también a los centros especiales de trabajo, dedicados a la inserción de personas con algún tipo de diversidad funcional. La autoridad laboral enviará unas 112.000 cartas informativas a empresas dónde tiene indicios de que su actividad puede concernir especial riesgo.

Durante dichas inspecciones la autoridad laboral también aprovechará para chequear las contrataciones temporales que realicen las compañías para reforzarse ante los previsibles picos de trabajo. De las actuaciones realizadas durante el verano pasado se derivó la transformación de "más de 12.000 contratos [eventuales en fraude] en indefinidos y más de 4.300 fijos discontinuos pasaron a ser fijos ordinarios", según ha especificado el Ministerio de Trabajo en un comunicado.