ENERGÍA

Abu Dabi renuncia a entrar en Naturgy y rompe la negociación con Criteria para lanzar una opa conjunta

El grupo Taqa y el brazo inversor de la Fundación La Caixa dan por terminadas las conversaciones sin acuerdo final y se trunca la operación para compartir el control de la energética española.

Archivo - Fachada de la sede de Naturgy, en Madrid (España)

Archivo - Fachada de la sede de Naturgy, en Madrid (España) / Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

David Page

David Page

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Descarrila la que iba a ser una de las grandes operaciones corporativas del mercado español y, al menos de momento, no habrá terremoto accionarial en Naturgy. El grupo Taqa, controlado por el emirato de Abu Dabi, ha decidido desistir de entrar en el capital de la energética española y rompe las negociaciones con Criteria, el brazo inversor de la Fundación LaCaixa, para lanzar una opa conjunta para tomar el control del grupo, que se esperaba que valorara la energética en más de 26.000 millones.

La compañía abudabí y el holding inversor español -principal accionista de Naturgy con un 26,7%- ya habían sellado un primer acuerdo de socios que perfilaba la gobernanza futura en la energética y que contemplaba las líneas maestras de un plan industrial de futuro para la energética, pero Taqa renuncia ahora a la operación sin llegar a un pacto definitivo . “Las conversaciones iniciadas con la compañía energética de Emiratos Árabes Unidos Taqa, con el objetivo de alcanzar un acuerdo de socios para dar estabilidad al accionariado de Naturgy, se han dado por finalizadas, al no haber prosperado dicho acuerdo", apuntan desde Criteria. "Las negociaciones se dan por terminadas sin que se haya alcanzado ningún acuerdo".

Un pacto que descarrila

Taqa y Criteria ya habían sellado un primer memorando de entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés) hace dos semanas que recogía una hoja de ruta primigenia sobre el futuro industrial y operativo de la compañía, que iba a servir para sentar las bases de momento de manera muy incipiente del futuro plan estratégico de la energética a partir de 2026. El pacto entre socios también recogía un primer acuerdo sobre cómo se desarrollaría juego de pesos de poder en la futura Naturgy, aunque quedaban flecos por determinar sobre la gestión directa de la compañía.

El objetivo hasta ahora compartido por ambas partes pasaba por que hubiera un equilibrio entre los dos socios en la gobernanza del grupo, primera gasista y tercera mayor eléctrica española, aunque no se había cerrado un porcentaje concreto de participación, sino solo rangos para diferentes escenarios en función de cómo se desarrollara la opa. Tras alcanzar el acuerdo, Taqa llegó a plantear nuevas exigencias sobre reparto de poder para ganar más peso que su socio, sobre inversiones de la compañía y sobre el precio de eventuales cambios futuros en las participaciones. Ante la falta de acuerdo sobre las nuevas condiciones reclamadas, Taqa finalmente ha decidido desistir de seguir con la operación y ha renunciado a ejecutar el MoU alcanzado con Criteria.

Truncada la salida de CVC y GIP

La operación iba a servir para dar una salida del capital de Naturgy a los fondos de inversión CVC y GIP, que buscaban hacer caja y desprenderse de sus participaciones en la compañía (de algo más del 20% cada uno). En las últimas semanas, era precisamente la falta de un acuerdo final con los vendedores sobre el precio de la oferta de compra la que varias fuentes colocaban como el gran obstáculo para conseguir lanzar la operación. La 'operación salida' de los fondos de momento se ve truncada. Fuentes próximas a los fondos vendedores, en cambio, apuntan que la razón fundamental de que la operación descarrile no es un desacuerdo sobre el precio.

Las conversaciones con los fondos CVC y GIP para la adquisición de sus participaciones en Naturgy (en total con un 41,3% del capital) se estaban alargando más de lo previsto, y diversas fuentes han venido apuntando la dificultad de cerrar el precio de la operación. El mercado anticipaba que el precio de compra rondaría los 27 euros por acción, lo que implicaría valorar a la energética española en unos 26.200 millones.

Un precio que se situaba muy por encima de los 19 euros por título que pagaron tanto CVC como GIP para entrar en Naturgy hace más de un lustro y que también era miuy superior al entorno de entre 24 y 25 euros en que se sitúa la energética actualmente en bolsa, con cerca de 2.000 millones más que la capitalización actual del grupo comandado por Francisco Reynés.

Criteria, socio a largo plazo

CriteriaCaixa ha reiterado su “apoyo explícito al plan de transformación en el que está inmersa la compañía” con nuevas inversiones en energías renovables, en gases verdes como el biometano y el hidrógeno renovable y en fortalecer sus redes eléctricas y gasistas, y se  compromete como accionista de referencia a largo plazo para Naturgy. 

“CriteriaCaixa continuará explorando alternativas que permitan asegurar el proyecto industrial de Naturgy y acelerar su crecimiento, mediante opciones que den estabilidad al accionariado de la compañía, y que permitan a CriteriaCaixa mantener su posición como socio español de referencia en la compañía”, ha sentenciado el grupo. Criteria apunta que mantiene “normalmente conversaciones para explorar posibles socios que pudieran permitir a Naturgy Eprofundizar en su transformación y acelerar su transición energética” tras dar por concluido el intento de opa conjunta con la abudabí Taqa.

CriteriaCaixa ha destacado su "compromiso como inversor de largo plazo con el proyecto industrial de Naturgy, de la que es primer accionista desde hace décadas" y reitera su "voluntad de defender los intereses de la compañía energética con la finalidad de contribuir a mantener la empresa cotizada en España, asegurar un plan industrial coherente con la transición energética, así como mantener la seguridad de suministro energético a España”, apuntan desde el brazo inversor del universo LaCaixa.