En 2024

El autoconsumo retrocede otro 26% en el primer trimestre y afecta ya a la industria

La patronal fotovoltaica UNEF descarta una crisis en el sector pero pide desgravaciones fiscales para alcanzar el objetivo de 19 GW en 2030

Una instalación de autoconsumo.

Una instalación de autoconsumo.

Sara Ledo

Sara Ledo

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Nuevo varapalo para el autoconsumo. Después de un retroceso del 30% en 2023, la instalación de placas solares para el autoconsumo ha vuelto a caer en el primer trimestre de este año un 26,32%, con 420 megavatios (MW) instalados, según un nuevo estudio trimestral realizado por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF). Y el desplome empieza a afectar no solo al sector residencial, como hasta ahora, sino también a las instalaciones comerciales y sobre todo a la industria. Lejos del alarmismo, la patronal habla de normalización después de un año 2022 extraordinario como consecuencia de los "altísimos" precios de la energía y las subvenciones de los fondos europeos.

El estudio no se basa en un recuento de las instalaciones, sino en una encuesta realizada a partir de una muestra representativa del 70% del mercado, y revela que las instalaciones residenciales "han tocado suelo" con una caída del 15% en los primeros tres meses de este año, frente a los 93 MW instalados de media en 2023; mientras en el ámbito comercial el retroceso ha sido del 22%, tras los 72 MW del año anterior.

Mención aparte merece el ámbito industrial, el más importante en número de instalaciones de autoconsumo con cerca de la mitad del total, y que hasta ahora no se había visto afectado por el hundimiento de esta actividad. "La ola de caída ha empezado a llegar" también al sector industrial (potencia superior a los 50 kilovatios) en los primeros meses de este año con una caída del 30% respecto a los 25,5 MW instalados de media el año pasado. "La ola es la misma, pero llega más tarde al sector residencial. La conclusión es que en cierta manera se está tocando suelo en el ámbito comercial y residencial, mientras en industria está llegando ahora", ha explicado el director general de la patronal, José Donoso.

Ayudas fiscales

Con un total acumulado de 7,4 gigavatios (GW) de potencia instalada a finales del primer trimestre, la patronal advierte de que si se quiere alcanzar el objetivo de 19 GW -establecido por el Gobierno en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC)- hay que "eliminar las barreras administrativas que todavía quedan al autoconsumo colectivo y a las comunidades energéticas" y "dejar de dar subvenciones" para pasar a hacer "desgravaciones fiscales, como la desgravación del IVA en el sector residencial o del impuesto de sociedades para las empresas".

Pero Donoso descarta que estos datos anticipen una crisis en el sector, si no que considera que se trata de una fase de "consolidación". "Hace unos años hablábamos de un mercado de alrededor de 400 MW al año, las cifras que hemos alcanzado eran impensables. Movernos en torno a 1.000 o 1.500 MW no es un mal objetivo", ha agregado. Y ha tomado distancia sobre las quiebras en algunas empresas, aludiendo a que son motivadas por cuestiones "empresariales". "Hay una realidad que depende de la capacidad de gestión de cada compañía, de su margen para conseguir financiación y sus estrategias de supervivencia. Como tendencia, habrá empresas que desaparezcan y otras que se fusionarán", ha insistido.

Precios cero

En cualquier caso, el dirigente ha rebajado el catastrofismo sobre los precios cero del mercado mayorista de la electricidad -en línea con las recientes declaraciones del operador del mercado eléctrico- al apuntar que "los precios no van a seguir bajando" sino que el mercado de futuros anticipa precios de entre 60 y 70 euros para los próximos meses, "por encima de los niveles previos al coronavirus" y que el único problema que existe es el sistema marginalista, que fija el precio de la electricidad en el mercado mayorista en función de las tecnologías marginalistas cuando las renovables no son una de ellas.

"Preferíamos otro mercado, pero por intereses varios, sobre todo de los países del norte de Europa, el sistema (de fijación de precios en el mercado) es el que es. Si no recoge el precio y no da señales a la inversión, hay que tomar otras medidas como pensar en hacer subastas (renovables) con requisitos adecuados, que den una señal (de precio) adecuada y volúmenes en consonancia con los objetivos; hacer desgravaciones al autoconsumo y también compensar una parte de la tarifa de la luz para pasar elementos de la parte fija a la variable", ha agregado Donoso.

Perfil del comprador

Durante la jornada también se ha presentado otra encuesta, elaborada por The Cocktail Analysis para Sotysolar, que revela que apenas el 5% de los propietarios de una vivienda mayores de 25 años tiene instaladas placas solares. Del resto, el 17% son potenciales consumidores, ya que se plantean seriamente su instalación o están ya en proceso de hacerlo, mientras que el 78% no se lo plantean. Además, la encuesta también recoge el "deficiente" grado de conocimiento e información que existe sobre energía solar, pues únicamente el 19% de los propietarios de vivienda reconocen estar bastante o muy informados sobre esta tecnología.

Entre los principales factores de compra el ahorro económico y la reducción del consumo representan el 60% y el 40%, respectivamente. Mientras que en un segundo escalón se sitúan otros motivos relacionados con la sostenibilidad y con la independencia energética (generar su propia electricidad). Por zonas, el noreste (Catalunya y Baleares) centro y sur (Andalucía), son las que más clientes actuales de placas solares tienen, mientras Canarias destaca por ser la zona con más clientes potenciales en proceso de instalación o planteándose seriamente instalar, seguido de la zona del noroeste.