Informe de la Generalitat

La industria catalana del videojuego batirá los 900 millones de ingresos este año

Gamelona: la industria del videojuego echa raíces en Barcelona

Catalunya es la región de la UE que más inversión extranjera capta en el sector de los videojuegos

Un fotograma del videojuego que prepara Anchor Point, el nuevo estudio de videojuegos de NetEase

Un fotograma del videojuego que prepara Anchor Point, el nuevo estudio de videojuegos de NetEase / Anchor Point

Paula Clemente

Paula Clemente

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El sector de los videojuegos avanza en Catalunya más, incluso, de lo que se preveía. Un 2021 mejor de lo esperado ha llevado a la Generalitat a corregir ligeramente al alza la previsión de crecimiento que tenía para esta industria. Según el último 'Llibre blanc de la industria catalana del videojoc' –al cual ha tenido acceso EL PERIÓDICO– las empresas del sector facturaron entonces 660 millones de euros, un 20% más que en 2020 y 9 millones más de lo que se calculaba hace un año. De este modo, de acuerdo con sus estimaciones, este volumen de negocio se habrá acercado en 2022 a los 780 millones de euros y estará por encima de los 900 millones a final de este año.

Este análisis parte de la base de que operan en este territorio 196 compañías, una masa algo inferior a la que se detectaba el año pasado porque ha caído el número de estudios que no están constituidos formalmente. Es decir, aquellos proyectos de videojuego todavía lejos de llegar al mercado. En cambio, el tejido ganó nueve empresas activas (132 en total), el mayor avance en cinco años y la mejor cifra hasta la fecha.

También confirma el crecimiento que en 2021 hubiera un 7% más de trabajadores dedicados al sector, 4.250 personas, de las cuales una cuarta parte son mujeres. De cumplirse la proyección elaborada por la dirección general d’Innovació i Cultura Digital del Govern con la colaboración de DEV (Desarrollo Español de Videojuegos), serán más de 5.000 a finales de este año.

Así, pese a que esta radiografía habla todavía de un sector de poca influencia a nivel general (estos 900 millones de volumen de negocio no llegan ni al 1% del PIB de Catalunya), también perfila un ecosistema con cada vez más músculo. “Lo que dicen los datos es que es un sector que va creciendo sostenidamente y que sus empresas son cada vez más fuertes”, analiza la directora general de Innovación y Cultura Digital de la Generalitat de Catalunya, Marisol López. Contra todo pronóstico, su apuesta es que este ecosistema no irá mucho más allá de las 200 empresas a corto plazo, pero esta experta ve en ello una buena noticia, una señal de que este no es “un sector burbuja, que crecerá muchísimo y se deshará”, sino que sus empresas crecen de forma razonable.

Compañías internacionales y contenido propio

El 'Llibre blanc' sugiere, efectivamente, que Catalunya tiene cada vez compañías de mayor dimensión: pese a seguir siendo mayoría, cae el número de firmas que facturan menos de 200.000 euros al año, y crece, en el otro lado, el número de estudios que ingresan entre 200.000 euros y 10 millones.

“Estos datos se refuerzan con las últimas noticias relacionadas con la llegada de estudios internacionales a Catalunya, que han supuesto un impulso a la creación de puestos de trabajo: Rovio ha anunciado la contratación de 30 profesionales de cara al primer semestre de 2023 en la nueva sede para el sur de Europa que ha abierto en Barcelona, mientras que IO Interactive también ha puesto en marcha planes para contratar a 150 personas en su oficina”, repasa el documento. “2022 también ha visto cómo estudios extranjeros pasaban a formar parte del capital de estudios catalanes, es el caso de Novarama que a raíz de proyectos como Invizimals o el proyecto en desarrollo United 1944 se ha reforzado con la entrada de Tencent en el accionariado de la compañía”, agrega.

Aun así, este análisis llevado a cabo en 2022 desvela que los estudios que operan en Catalunya apuestan cada vez más por la creación de contenidos originales. Lo demuestra –indica este informe– que el 91% de las empresas afirmen estar trabajando en propiedades intelectuales propias, una subida de siete puntos respecto a la misma encuesta planteada el año anterior.

La financiación, reto principal

En cuanto a la financiación, crece el porcentaje de empresas que acuden a las ayudas públicas para desarrollar sus proyectos, aunque esta masa es aún inferior a la de antes de la pandemia.

La financiación sigue siendo el reto principal con el que se encuentran los estudios catalanes a la hora de desplegar su trabajo cotidiano, una financiación que en muchos casos condiciona la posibilidad de comenzar nuevos proyectos una vez termina el actual, aunque también encontramos estudios que necesitan el dinero para poder desarrollar un segundo proyecto en paralelo o para crecer de forma más rápida”, explica el informe, que acusa también las dificultades de los estudios para competir con las grandes compañías en atracción de profesionales.

En el otro lado, los estudios preguntados mencionan el ecosistema y la capacidad de la marca Barcelona de arrastrar trabajadores e inversiones como uno de los puntos fuertes del territorio.