El coste de la vida

El IPC frenó hasta el 3,3% en marzo pese a la intensa inflación de los alimentos

La subida anual de la alimentación se mantiene en una elevada tasa del 16,5% aunque modera una décima respecto al récord de febrero

Barcelona 14/03/2023 . Economía Cesta de la compra carro de la compra inflación precios y consumo cesta básica En la foto, supermercado Caprabo en el barrio de Gràcia Fotografía de Ferran Nadeu

Barcelona 14/03/2023 . Economía Cesta de la compra carro de la compra inflación precios y consumo cesta básica En la foto, supermercado Caprabo en el barrio de Gràcia Fotografía de Ferran Nadeu / Ferrán Nadeu

3
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, economía internacional, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

La inflación bajó con fuerza en marzo, hasta el 3,3%, una tasa que rebaja en 2,5 puntos registrada en febrero (6%), y que coincide con la adelantada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a finales de marzo. El recorte de la inflación hasta su tasa más baja desde julio de 2021 llegó, sobre todo, de la mano de la moderación de los precios de electricidad, carburantes y gas. Los alimentos aportaron su granito de arena: volvieron a subir respecto a febrero (el 1,1%), pero moderan su inflación anual una décima, desde el récord de febrero del 16,6% hasta el 16,5%, una tasa aún muy elevada. Por su parte, la llamada inflación subyacente, que excluye los precios más volátiles de alimentos y energía, logró bajar una décima en marzo hasta el 7,5%.

Hay que tener en cuenta, en todo caso, que la actual comparación de los de precios se hace respecto a un extraordinario marzo de 2022, que fue el mes posterior al estallido de la guerra en Ucrania, en el que el conjunto de los precios se disparó de golpe un 3% en tasa mensual, hasta el 9,8%.

En este marzo, el índice de precios de consumo (IPC) general ha subido el 0,4% respecto a febrero, hasta situarse en el 3,3%, tres veces menos que entonces. Tanto el Gobierno como los principales servicios de estudios, asumen que esta intensa corrección de la tasa de inflación de marzo puede ser pasajera, y que en los próximo meses pueden darse nuevos dientes de sierra que se seguirán explicando por la comparación con un 2022 fuertemente alterado por las consecuencias de la guerra de Ucrania sobre los precios de la energía y los alimentos. La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) prevé que la inflación volverá a situarse por encima del 5% a final de año, si bien, en media la tasa bajará al 4,3% para el conjunto del ejercicio, la mitad que en 2022.

Según la estadística definitiva publicada este viernes por el INE, el descenso de la tasa de inflación de marzo se explica sobre todo por la moderación de los precios de la electricidad (con un descenso mensual del 7,5%, que contrasta con el alza del 28,5% con que se disparó en marzo del año pasado), de los carburantes y combustibles (que han recortado el 1,5% respecto a febrero, frente al rebote del 13,4% de hace un año) y del gas (-2% mensual, frente al 0% de hace un año). Si se comparan con marzo de 2022, los precios de la electricidad son ahora el 51,8% más baratos que entonces y los carburantes y combustibles recortan el 9,3%. Sin embargo, el gas sigue siendo el 10,2% más caro.

Los alimentos aportaron su granito de arena a la reducción del IPC de marzo hasta el 3,3%, pero su inflación sigue siendo tan elevada que son responsables de 3,9 puntos de la tasa general, según estimaciones de Caixabank Research. Uno de cada tres alimentos observa una inflación superior al 20%, con alimentos como el azúcar (50,4%), la leche (30,4%), el aceite (28,1%), las legumbres y hortalizas frescas (27,8%) o los huevos (24,5%) en cabeza. El 83% de los alimentos sufre una inflación superior al 10%, entre los que se incluye las patatas (17,6%), la carne de cerdo (19,6%), el pan (13,4%) o el pollo (12,2%) entre otros.

Noticias relacionadas

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, insistió este viernes en la necesidad de alcanzar un "gran acuerdo con las distribuidoras" para acotar el precio de los productos básicos. Según Díaz, "hay muy pocas empresas distribuidoras que hayan hecho posible la limitación de precios", por lo que insistió en la idea de que "hay que actuar en los precios de la alimentación de nuestro país".

Desde el Ministerio de Economía se valora que la inflación de marzo es casi tres veces inferior a la registrada un año antes y es también la más baja desde agosto de 2021. Asímismo se subraya que tras el máximo registrado en febrero (con una subida anual récord del 16,6%), la inflación de los alimentos bajó en marzo (si quiera una décima) y destaca el buen comportamiento de los precios de la electricidad que el Ejecutivo atribuye a la llamada 'Solución Ibérica'.de