Ayudas públicas

La última advertencia de la Seguridad Social sobre Ingreso Mínimo Vital

Colas ante una oficina de la Tesorería General de la Seguridad Social, en Barcelona.

Colas ante una oficina de la Tesorería General de la Seguridad Social, en Barcelona. / Manu Mitru

1
Se lee en minutos
El Periódico

El Ingreso Mínimo Vital es una prestación creada por la Seguridad Social en 2020 para mejorar la situación de los hogares más desfavorecidos con una ayuda económica que complementa los ingresos de las familias hasta alcanzar un umbral mínimo. Hasta ahora, ha beneficiado a más de medio millón de hogares y cerca de 1,5 millones de personas, 600.000 de ellas, menores de edad. 

No obstante, la intención de las autoridades es llegar a 850.000 familias. Para alcanzar dicho objetivo resultará imprescindible abordar un importante hándicap: el 25% de los potenciales beneficiarios de la ayuda desconocen su existencia. 

Para el grueso de los beneficiarios, los que ya cobran la ayuda, la Seguridad Social prevé que a partir del año que viene se incremente su cuantía para aquellas personas que ingresen el IMV y encuentren un empleo o aumenten sus ingresos en concepto de trabajo, con la finalidad de incentivar la búsqueda activa de trabajo para estas personas. 

Noticias relacionadas

El reverso de la moneda apunta a otros destinatarios de la ayuda que a partir de 2023 dejarán de percibir el IMV después de que la Seguridad Social haya avanzado que revisará la situación económica de todos los receptores durante 2022.

Y es que a esas cifras hay que añadir la subida del 8,5% de la ayuda que se recogen los Presupuestos Generales del Estado para 2023, de manera que habrá hogares que cobrarán más, menos o la misma suma como concepto del ingreso mínimo e incluso algunas familias podrían verse desprovistas de la ayuda en adelante.