Evolución de los precios

El INE confirma que la inflación bajó al 7,3% en octubre con los alimentos disparados

La subida anual de los precios de la alimentación se eleva al 15,4%, la mayor tasa de la serie histórica

La caída del precio de la luz y del gas respecto a septiembre favoreció que la tasa anual del IPC haya vuelto a caer por tercer mes

El INE confirma que la inflación bajó al 7,3% en octubre con los alimentos disparados
5
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

La inflación bajó en octubre por tercer mes consecutivo y se situó en el 7,3%, según el dato definitivo publicado este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que confirma el dato anticipado por el organismo el 28 de octubre, del 7,3%. La tasa de inflación bajó en octubre gracias a la moderación de los precios de la luz (que por primera vez ya es más barata que hace un año, el 15,4% menos) y del gas y a pesar de que los alimentos volvieron a marcar una subida anual récord, del 15,4%, y del nuevo repunte de los carburantes.

En tasa mensual, el índice de precios de consumo (IPC) bajó el 0,3% en octubre respecto al mes de septiembre, lo cual deja la tasa anual en el 7,3%, con un recorte de 1,6 puntos respecto a la inflación del 8,9% marcada en septiembre, cada vez más lejos del pico del 10,8% anotado en el mes de julio.

Presión al alza

Según los datos detallados por el lNE, la subida anual del 15,4% anotada por el grupo de alimentación, un punto superior a la del mes pasado, es la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994. Destacan las subidas anuales que anotan alimentos como el azúcar (42,8%), las legumbres y hortalizas (25,7%), los huevos (25,5%), la leche (25%), el aceite (23,9%), los cereales y derivados (22,1%), las patatas (19,9%), el pollo (18,3%), el pan (14,9%) o la carne de vacuno (14,9%).

También presionó al alza la subida de los precios de los carburantes, que se incrementaron en octubre el 2,9% respecto al mes anterior. En particular, el INE registra una subida mensual de la gasolina del 2%, que deja en el 1,1% la variación anual. En el caso del gasóleo, este la subida mensual fue del 3,5%, lo que eleva al 24,3% el encarecimiento anual de este carburante.

Presión a la baja

Pese al repunte de los alimentos y de los carburantes, el recorte de la tasa de inflación en el mes de octubre se debió, principalmente, a la bajada de los precios de la electricidad, que descendieron el 22,5% respecto a septiembre y dejan el recibo de la luz el 15,4% más barato que en igual mes del año pasado. También influyó, aunque en menor medida, el descenso mensual del precio del gas (el -8,4% que deja en el 10,6% la subida anual) con ayuda de la rebaja del IVA y el aumento de los precios por la entrada de la nueva temporada del vestido y calzado, que fue del 1,4%, más moderado que en 2021. El recorte anual del 20% en el transporte píublico urbano, gracias a las medidas del Gobierno, también contribuye favorablemente al recorte de la inflación. También bajaron el mes pasado los servicios de alojamiento (-3,9%), los paquetes turísticos (-4,3%) o los billetes de avión (-5,2%). Esto no quiere decir siempre que los precios sean más baratos que hace un año, pero sí moderan su subida. Así, pese a la rebaja de octubre, los alojamientos hoteleros aún son el 24,8% más caros que hace un año, mientras que los paquetes turísticos se han encarecido el 8,8% y los vuelos internacionales lo han hecho el 8,1%.

La subyacente no afloja

La tasa de variación anual de la llamada inflación subyacente (que excluye los precios más volátiles de alimentos no elaborados ni productos energéticos) se mantuvo en octubre en el 6,2%, esto es 1,1 puntos por debajo del IPC general. El INE también ha publicado el dato de IPC armonizado con la zona euro (IPCA), que se sitúa en el 7,3%, el mismo nivel que la tasa general. A impuestos constantes, es decir, sin tener en cuenta las rebajas de los impuestos indirectos (IVA e impuestos especiales) operadas en el último año, el dato de la inflación de octubre se habría situado en el 7,7%, cuatro décimas por encima de la tasa oficial, según los cálculos del INE.

Por comunidades autónomas, la mayor tasa de inflación se localiza en Castilla-La Mancha (8,6%) y la menor, en Madrid (6,3%). En Catalunya, la inflación ha pasado del 8,5% anotado en septiembre al 6,8% en el mes de octubre.

El segundo país con menor inflación

El descenso del dato de la inflación hasta el 7,3% convierte a España en el segundo país con menor tasa de subida de precios de la Unión Europea, solo por detrás de Francia y muy por debajo de la media de la zona euro, que, según el dato adelantado por Eurostat, se sitúa en octubre en el 10,7%.

Noticias relacionadas

Desde el Ministerio de Economía se prevé que la inflación se mantendrá en niveles similares a los del mes de octubre hasta acabar el año, antes de volver a retomar la senda descendente a partir de enero próximo. El Gobierno atribuye buena parte de la moderación de los precios gracias a a la adopción de medidas como el mecanismo ibérico, la bonificación del transporte público o la rebaja de los impuestos en la factura del gas y de la luz, así como a la bajada de los precios de la energía en los mercados internacionales.

El poder adquisitivo de pensiones y salarios

Pese a la corrección de la inflación de los últimos meses, los sindicatos CCOO y UGT alertan de la contínua pérdida de poder adquisitivo de los salarios y urgen a la CEOE a negociar subidas. Con datos hasta octubre, la subida salarial media pactada apenas se sitúa en el 2,6%, muy por debajo de la inflación media del año, en el entorno del 8,5%. "Hay que mitigar la perdida de poder adquisitivo y dejar de empobrecer a las personas trabajadoras", reclama en un comunicado el secretario confederal de Estudios y Formación de CCOO, Carlos Gutiérrez. En sentido contrario, la patronal CEOE insiste en mantener la moderación salarial para evitar efectos de segunda ronda: "En este contexto, resulta especialmente relevante evitar un escenario en el que los aumentos de los precios y salarios se retroalimenten entre sí, para no producir efectos de segunda ronda que nos lleven a una espiral inflacionista", sostiene la patronal CEOE. La subida que tendrán las pensiones en 2023 está a la espera de que se conozca la inflación media de doce meses que se anote en noviembre, pues ese dato determinará su incremento. El Gobierno estima que esa media se situará en el 8,5%, pero podría oscilar en alguna décima hacia arriba o hacia abajo.