Círculos Concéntricos

En el nombre de Maersk

Tener cargos directivos españoles y miembros en los comités y consejos de las grandes multinacionales siempre influye para obtener inversiones para España

Amparo Moraleda con el presidente del Gobierno y Soren Skou el pasado 3 de noviembre.

Amparo Moraleda con el presidente del Gobierno y Soren Skou el pasado 3 de noviembre. / Fernando Calvo

5
Se lee en minutos
Martí Saballs Pons
Martí Saballs Pons

Director de Información Económica de Prensa Ibérica.

ver +

Maersk es la primera compañía naviera del mundo. En España mueve el 25% del transporte marítimo con origen y destino en los puertos del Estado, además es el segundo operador ferroviario de carga. Emplea a 100.000 personas en todo el planeta, donde está presente en 130 países. En 2022 aspira a superar los 85.000 millones de euros de facturación y los 30.000 millones de beneficio. Su valor de mercado es de 37.000 millones, aunque ha perdido un 36% en lo que va de año. Tiene su sede social en Dinamarca, país cuya empresa más conocida a nivel popular es Lego. La naviera danesa acaba de anunciar el que puede ser el proyecto industrial más importante de España de los próximos años a la espera de cómo se definan las inversiones en el múltiple ecosistema que forman las baterías para la producción de coches eléctricos en la Península.

Superada la fase de estudio previo, Maersk ha iniciado el estudio de viabilidad con el apoyo del gobierno español y las administraciones autonómicas de Galicia y Andalucía para instalar una fábrica de producción de metanol. La compañía considera que este proyecto puede inyectar dos millones de toneladas de carburante verde al año que cubriría una tercera parte de las necesidades previstas para su flota para 2030. En 2040, la empresa espera que todos sus barcos estén “descarbonizados.” La inversión, valorada en 10.000 millones de euros, prevé dar empleo directo e indirecto a 85.000 personas.

Desde marzo de 2021, una española, Amparo Moraleda (Madrid, 1964) ocupa una de las ocho sillas del consejo de administración del gigante danés. Su papel como “facilitadora” -así lo definen en Maersk- para lograr que España haya sido el país elegido ha sido clave. Moraleda salía en la foto del anuncio de la inversión junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el CEO de Maersk, Soren Skou

Moraleda forma parte del primer contingente de mujeres españolas que llegaron a la cúpula de las grandes empresas multinacionales. Durante la primera década de este siglo fue la abanderada de una nueva generación de altas directivas. En su caso, tras iniciar la carrera en IBM en 1988, en 2000 fue nombrada adjunta al presidente del gigante informático, Lou Gerstner, en Nueva York. En julio de 2001, con 37 años de edad, ya era directora general para España y Portugal, responsabilidad a las que sumaría en 2004 Grecia, Israel y Turquía. En estos años logra que IBM invierta en la Península Ibérica 19.000 millones de euros en innovación y desarrollo. Entre sus hitos, traer a España el supercomputador Mare Nostrum a Barcelona para crear un centro de investigación y datos. El Barcelona Supercomputing Center sigue creciendo de la mano de su presidente, el prestigioso ingeniero en computación, Mateo Valero

En enero de 2009 causa sorpresa y revuelo en las esferas empresariales la noticia de que Moraleda abandona IBM para incorporarse como responsable de operaciones del negocio internacional de Iberdrola, presidida ya entonces por Ignacio Sánchez Galán. Estuvo en la empresa eléctrica española hasta febrero de 2012. Ya entonces, Moraleda había empezado su segunda faceta como consejera de grandes empresas. En ese caso, del grupo hotelero Meliá, en el que se había incorporado en mayo de 2009.

Tras dejar Iberdrola, Moraleda inicia una carrera como consejera empresarial, creando, como ella definió un “portfolio” de consejos en plena transformación en la gobernanza de las grandes empresas cotizadas. Además del consejo de Meliá, que ya dejó, estuvo en los consejos de Corporación Financiera Alba, Alstom y Solvay, entre otras. Hoy, además de Maersk, es miembro del consejo de administración de tres empresas cotizadas más. El valor de mercado de las cuatro suma actualmente 186.000 millones de euros. La mayor es el consorcio aeronáutico europeo Airbus, donde sustituyó en mayo de 2015 al ex ministro Josep Piqué como representante del Estado español en el accionariado. A través de la Sepi, España tiene un 4,1% del fabricante de aviones civiles y militares. Su valor en bolsa es de 89.000 millones. Moraleda también es consejera del grupo británico de telecomunicaciones Vodafone, con una capitalización de 33.000 millones. En España ocupa una silla en el consejo de Caixabank, la entidad financiera participada en un 30% por Fundación Caixa a través de Criteria, y en un 16,1% por el Estado a través del FROB. Su capitalización asciende a 27.000 millones.

Noticias relacionadas

Moraleda abrió la carrera de muchas mujeres hacia las cúpulas empresariales, ya sea a través de sus comités ejecutivos o consejos. Sobre todo, en el sector tecnológico. Junto a ella, destacó a comienzos de siglo en Microsoft, Rosa García (Madrid, 1965). Fue presidenta y CEO de Microsoft España de 2002 a 2008 y vicepresidente para Europa Occidental hasta 2010 antes de pasar a la filial española del grupo alemán Siemens, donde ocupó la presidencia hasta 2018. Ha pasado por diversos consejos de administración (Bankinter, Acerinox, Tubacex y BME). Hoy es consejera de Mapfre, EDP Renovables y la ingeniería vasca Sener

Hoy, la mujer española más cerca de la cumbre en la empresa fundada por Bill Gates es Pilar López (León, 1970), que tras su paso como responsable de Microsoft Iberia de 2015 a 2021, hoy es vicepresidenta de la empresa de software de Europa Occidental, teniendo a su cargo 14 países. Previamente a su carrera en Microsoft trabajó en JP Morgan y Telefónica. La influencia de López en la toma de decisiones de la multinacional tuvo su efecto. En visita a España en mayo, el número dos de Microsoft, Brad Smith, anunciaba “enormes inversiones” en centros de datos y ciberseguridad que deberán concretarse en los próximos meses. López, al igual que Amparo Moraleda y Rosa García, ya ha iniciado su carrera por los consejos de administración. En su haber: ser consejera de la empresa más valorada de España: Inditex, donde ocupa una silla desde 2018. Influencia segura.

Temas

Empresas