Industria

Volkswagen negocia con los gobiernos central y autonómicos ampliar la ayuda al coche eléctrico

"Hemos dicho que el PERTE no es suficiente, pero soy optimista sobre una solución", asegura el presidente de Seat, Wayne Griffiths

El presidente de Seat y de Cupra, Wayne Griffiths, en el encuentro informativo organizado por CEDE.

El presidente de Seat y de Cupra, Wayne Griffiths, en el encuentro informativo organizado por CEDE. / CEDE

3
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

El presidente de Seat y de Cupra, Wayne Griffiths, se ha mostrado confiado este jueves en lograr una solución que evite frustrar los planes del coche eléctrico de la industria automovilística en España después del fiasco que ha supuesto la asignación, por parte del Ministerio de Industria, de las ayudas de los fondos europeos Next Generation al proyecto liderado por el grupo Volkswagen, que prevé movilizar 10.000 millones en inversión. "Estamos en fase de analizarlo. Estamos buscando soluciones con las administraciones, no solo con el Gobierno central, sino también con los gobiernos las regiones", ha dicho el también presidente de la patronal Anfac en Madrid, en un desayuno informativo organizado por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), si bien ha admitido que "hay mucha competencia" entre los diferentes proyectos industriales. La negociación es a contrarreloj, pues el 9 de noviembre finaliza el plazo para que cada grupo industrial acepte o no las ayudas asignadas por el Gobierno en su resolución del 25 de octubre.

El grupo VW prevé movilizar una inversión pública y privada de 10.000 millones de euros, pero en la asignación de ayudas solo ha recibido 397,4 de un total de 877,2 millones en ayudas. "Hemos dicho que el PERTE no es suficiente", ha afirmado Griffiths en relación al Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) adoptado por el Gobierno para articular las ayudas europeas a favor del vehículo eléctrico.

En la petición de Volkwagen y Seat se busca el apoyo para los 3.000 millones necesarios para la planta de baterías, 1.000 millones para Landaben (Volkswagen-Navarra) y otros 3.000 para Martorell. El plan, denominado Future: Fast Forward, prevé movilizar 10.000 millones de euros, condicionado a que el proyecto completo sea aprobado por parte del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Parte de esta inversión procederá de los 62 socios del proyecto, y otra parte llegará de los fondos Next Generation de la Unión Europea.

Griffiths ha reconocido que en el grupo Volkswagen y en el sector se quedaron "soprendidos" tras conocer la asignación de los fondos europeos entre los diferentes proyectos industriales. "No son suficientes", para que el proyecto de VW en España salga adelante. "Estamos muy lejos del potencial que tienen estos fondos", ha dicho. "Si se va a transformar esta industria en España, hay que hacer estas inversiones y hay que hacerlas ya", ha apremiado. En todo caso, se ha mostrado "optimista" respecto a la posibilidad de "una solución", antes de que se cumplan el plazo, que finaliza el 9 de noviembre, para que cada grupo industrial acepte, o no, la resolución con las ayudas asignadas por el Gobierno.

"Para España no hay un plan B", ha expresado el presidente de Seat y de Cupra. "Estamos buscando soluciones, pero el PERTE tiene que salir. No se pueden posponer las inversiones", ha urgido. "Si España no se sube al tren, se va a perder, porque este tren está en marcha", ha enfatizado.

Mejorar los incentivos a la compra de coches eléctricos

Noticias relacionadas

El presidente de Seat y Cupra también ha recalcado la necesidad de incentivar la compra de vehículos eléctricos en España y ha hecho referencia al Plan Moves, que ha calificado de "complicado", porque, entre otros motivos, su aplicación depende de las administraciones autonómicas. Griffiths ha señalado que desde el sector se han enviado propuestas al Ejecutivo para mejorar el Plan Moves, pero ha destacado que ahora hay que ver si estas medidas "entran en los Presupuestos del Gobierno".

Griffiths también ha resaltado el potencial de España en materia de energías renovables y su relación con la creación de la infraestructura de recarga para los vehículos eléctricos, si bien ha matizado que primero tienen que llegar los coches de este tipo "a la calle". "Las ventas de coches eléctricos en España están a la cola de Europa, es un vergüenza, ni el 10% de ellos es electrificado. En Portugal, que no tiene el tejido industrial de España, tiene un 20% y la media en los países de la Unión Europea está por encima del 20%", ha valorado. Por ello, ha instado al Ejecutivo a ser "pragmático" y a poner en marcha planes "realistas" que se puedan concretar en plazos más cortos que en horizontes como el de 2035, año en el que en la Unión Europea se prohibirá la venta de vehículos de combustión interna.