Plataformas digitales

CCOO invoca la 'ley Rider' y reclama a Glovo que detalle su algoritmo

  • La normativa amplía el derecho a la información y obliga a las compañías a explicar a sus empleados qué efectos tiene la inteligencia artificial en la organización del trabajo

CCOO invoca la 'ley Rider' y reclama a Glovo que detalle su algoritmo

ALBERT GEA

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El sindicato CCOO ha invocado los nuevos derechos reconocidos en la 'ley Rider' y ha solicitado formalmente a Glovo que les explique cómo organiza el trabajo su algoritmo. Así lo ha hecho público el sindicato en un comunicado, en el que da un plazo de 15 días a la empresa para que les detalle el funcionamiento de sus programas de inteligencia artificial en la división de reparto desde supermercados fantasma. Fuentes del sindicato explican que si la compañía no comparte con ellos los parámetros y reglas del algoritmo acabarán denunciándola ante Inspección de Trabajo.

La ley de trabajo en plataformas -más conocida como 'ley Rider'- recoge dos modificaciones normativas. Por un lado, la presunción de laboralidad de los repartidores en las aplicaciones. Es decir, los 'riders' deben ser asalariados a menos que las empresas puedan demostrar que sus condiciones laborales encajan con las de un trabajador autónomo. Dicha presunción busca anclar en el Estatuto de los Trabajadores las sentencias previas del Tribunal Supremo o tribunales menores, que de manera muy mayoritaria han avalado la tesis de que son las plataformas y sus algoritmos las verdaderas organizadoras de las dinámicas de trabajo y que no existe autonomía entre los repartidores y estas.

Y la segunda parte hace referencia a dichos algoritmos. Concretamente transpone en un sentido más garantista una directiva europea y amplía el derecho de información de los representantes de los trabajadores, recogido en el artículo 64 del Estatuto de los Trabajadores. Hasta el punto de que faculta a los comités de empresa a interpelar a esta -ya sea esta del sector del reparto o de cualquier otro- y reclamarle que le detalle como afecta la inteligencia artificial en el día a día de los empleados. Glovo es la primera empresa donde públicamente los sindicatos han reclamado públicamente los detalles de su algoritmo, si bien el uso de inteligencia artificial es habitual en firmas de varios sectores, como las empresas de trabajo temporal -para el 'match' entre candidatos y vacantes- o banca, entre otros.

Noticias relacionadas

CCOO obtuvo la mayoría sindical en las recientes elecciones celebradas en la división de supermercados fantasma de Barcelona. Y es que Glovo, si bien sigue repartiendo con autónomos la comida de los restaurantes, tiene contratados como asalariados a aquellos que transportan productos de sus 'dark stores'. En base a dicha representación, el sindicato ha invocado el artículo 64 y ha reclamado a la plataforma que le detalle cómo interviene el algoritmo en la organización del trabajo de sus repartidores.

"El objetivo de la petición va mucho más allá de obtener un simple código informático, sino que la importancia de acceder a esta información rae en que servirá para que la empresa justifique en base a qué criterios se construyó el algoritmo que se usa para tomar las decisiones que afectan a las personas trabajadoras, tal como exige la normativa", justifica el sindicato en su comunicado. El proceso de sindicación en las plataformas de reparto es incipiente, pero al alza. Firmas como Getir, por ejemplo, también han celebrado sus procesos sindicales en Catalunya, con USO como primera fuerza y CCOO como segunda en número de delegados.

Temas

Empleo Glovo