Pérdida de poder adquisitivo

Los precios subieron casi 10 veces más que los salarios durante la primera mitad del año

  • Los trabajadores del sector servicios son los que más poder adquisitivo están perdiendo

  • Las empresas españolas suben las nóminas el 42% menos de lo que lo hacen en la media de la UE

Los precios subieron casi 10 veces más que los salarios durante la primera mitad del año
4
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El 2022 está siendo de momento un 'annus horribilis' para las economías familiares, con una cesta de la compra que crece con todo el vigor que le falta a los salarios. El INE ha publicado este viernes la encuesta trimestral de costes laborales, referente al segundo trimestre del año, que revela que el sueldo por hora efectivamente trabajada apenas había subido en el último año el 1,1%, situando el salario medio en los 2.153,9 euros brutos al mes (12 pagas). Frente a una inflación que, en el mismo periodo, se situó en el 10,2% interanual.

Los datos del INE también revelan que no en todos los sectores están sufriendo de igual manera la espiral inflacionista y mientras en los servicios -donde está ocupada la mayoría de la población- los salarios efectivos se han mantenido estancados (+0,2%) en los últimos 12 meses, en la industria han aumentado un parco 3,2% y en la construcción el 6,5% -que si bien representa una pérdida de poder adquisitivo da cuenta del dinero que están invirtiendo las empresas para captar trabajadores y poder mantener la actividad al alza que registra el sector-.

En la actual fase pospandémica, las empresas están priorizando la contratación de nuevo personal por encima de la mejora de las condiciones laborales del ya en plantilla. Lo que explica, en parte, el avance del PIB a un ritmo superior que los sueldos. O que las empresas gastan bastante más en salarios de lo que han aumentado el pago por hora. Pues el coste salarial promedio que una empresa paga por emplear a un trabajador ha aumentado el 4,3% en el último año, mientras que el coste salarial por hora efectivamente trabajada apenas ha crecido el 1,1%.

Más gente contratada y más horas para la gente que estaba a tiempo parcial y la dirección le ha ofrecido alargar su jornada. Lo que coincide con las buenas cifras de empleo registradas durante la primera mitad del año, que hasta julio las cifras de afiliados a la Seguridad Social fueron anotándose récord tras récord pese al hostil contexto internacional.

A la cola de Europa

Esta misma semana la oficina estadística de la Unión Europea (UE), Eurostat, ha actualizado su base de datos común sobre la evolución de los costes laborales. Según la misma, los aumentos salariales que las empresas están abonando en España se encuentran a la cola de Europa. Solo están subiendo menos los salarios en Grecia, Finlandia, Dinamarca y Países Bajos. Hasta el punto que el incremento salarial medio registrado por Eurostat para España se encuentra el 42% por debajo del incremento medio para el conjunto del club de los 27.

El bloqueo generalizado de la negociación colectiva dada la falta de entendimiento entre las cúpulas de patronal y sindicatos explica, en parte, el pobre avance de los sueldos. Pues gran parte de los convenios colectivos están sin renovar -lo que implica una congelación salarial para los trabajadores- y los pocos que se renuevan lo hacen con incrementos muy lejos de la actual inflación. Según los últimos datos recopilados por el Ministerio de Trabajo, aquellos pocos convenios que se renuevan lo hacen con una subida salarial media del 2,6%, cuatro veces por debajo de lo que están subiendo los precios.

El alto paro lastra los salarios

Desde el estallido de la pandemia y la drástica destrucción de cerca de 800.000 empleos en menos de un mes, el mercado laboral español ha visto como su cifra de ocupados crecía y crecía. Hasta el punto de que, pese a los retrocesos del final del verano, actualmente España se encuentra en récord de trabajadores en activo. No obstante, ese récord cohabita con 2,9 millones de parados en todo el país que explican, en parte, porque los salarios no están subiendo a nivel de otros países.

Noticias relacionadas

Si bien por determinados perfiles altamente cualificados si que hay pugnas entre empresas para captarlos, lo que obliga a las compañías a pagar más y mejor, el nivel de vacantes disponibles continúa siendo en España el menor -empatado con Rumanía y Bulgaria- de toda Europa. Cuestión de oferta y demanda, si hay otra persona esperando a trabajar, la empresa puede decidir no subirle el sueldo a su empleado amenazándole con contratar a otro que lo hará por menos. Según datos actualizados este mismo viernes por Eurostat, en España solo el 0,9% de los puestos de trabajo está vacante.

Desde determinados sectores -como la hostelería- se clamó durante este verano por la falta de personal dispuesto a trabajar, aunque la estadística muestra que no es una realidad extendida. Mientras en España hay el 0,9% de empleos vacantes, en Países Bajos dicha proporción se eleva hasta el 5,1%, en Alemania es del 4,5% y la media de la UE es del 3%.

Temas

Salarios IPC