reunión extraordinaria

Ribera apoya reducir el consumo de electricidad pero con flexibilidad para aplicar el ahorro

  • La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica reconoce que se ha perdido un año pero celebra el compromiso de los Veintisiete a intervenir el mercado

  • Acuerda con Francia que el grupo técnico de interconexiones, con reguladores, gobiernos y los operadores del sistema de transporte de gas, hagan una valoración rápida para el refuerzo de infraestructuras

La ministra española de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, habla con la prensa al inicio de un Consejo extraordinario de Transporte, Telecomunicaciones y Energía en el Consejo Europeo de Bruselas, Bélgica, el 09 de septiembre de 2022.

La ministra española de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, habla con la prensa al inicio de un Consejo extraordinario de Transporte, Telecomunicaciones y Energía en el Consejo Europeo de Bruselas, Bélgica, el 09 de septiembre de 2022. / STEPHANIE LECOCQ/REUTERS

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

La reunión de emergencia de este viernes de los ministros de energía de la Unión Europea ha sido, según la vicepresidenta tercera y ministra de transición ecológica, Teresa Ribera, de las que importan en “momentos de desasosiego” como el que vive Europa por los exorbitantes precios del gas y la electricidad. “Hay momentos en los que hay que girar para abordar los problemas que tenemos enfrente”, ha dicho. Y es lo que han empezado a hacer este viernes los Veintisiete dando un mandato claro a la Comisión Europea para intervenir el mercado energético de forma temporal. Un encargo con el que ha cerrado filas España que ha apoyado una combinación de medidas que incluya una reducción del consumo de electricidad aunque con flexibilidad para aplicar el ahorro.

“Lo que hace un año era un debate enormemente complicado, hoy ha sido una premisa respaldada y entendida por todos: el mercado no funciona y es imprescindible una intervención que coloque los precios que pagamos los consumidores muy por debajo de los que aparecen reflejados en los mercados oficiales” así que “me voy satisfecha porque creo que hoy se ha entendido por qué es importante intervenir (…) Aunque ha sido una pena perder este año, lo importante es que hay un consenso hoy. Es un cambio total de los términos”, ha dicho Ribera sobre un debate que empezó a pedir hace un año. 

Entre las primeras medidas del nuevo plan de choque con el que responderá la Comisión Europea la próxima semana figura la reducción del consumo de electricidad. “Es interesante estudiar la posibilidad de contar con un objetivo de reducción del consumo de electricidad en las horas punta [Bruselas habla de un 5%] si bien es importante que todos los Estados miembros valoremos cuál es el margen real sin generar distorsiones que pongan en peligro la viabilidad del tejido productivo”, ha recordado sobre una propuesta que ha cosechado un “respaldo significativo” pero rodeada de algunas incógnitas como, por ejemplo, si el ahorro tendrá carácter voluntario u obligatorio. 

Noticias relacionadas

Según la vicepresidenta, en caso de que el Ejecutivo comunitario se decante por un recorte obligatorio deberá ser cada país quien decida cómo aplicarlo porque el impacto puede variar de un país a otro en función de la demanda o si se han anticipado medidas. Por ejemplo, las medidas de control de temperatura e iluminación aprobadas por el Gobierno español el 1 de agosto han permitido reducir en un 3,6% el consumo de electricidad. "España ha dejado de consumir en agosto el equivalente a un día entero de consumo nacional”, ha destacado.

El encuentro también ha permitido a España lograr el reconocimiento a la “excepción ibérica”, arrancado junto a Portugal en marzo pasado para abaratar la factura de la luz. “Ha habido un reconocimiento muy amplio al mecanismo ibérico y al buen funcionamiento que está teniendo. Hay varios Estados miembros que se plantean poder aplicar ese mecanismo en su mercado”, ha explicado. Entre los interesados están Francia o Rumanía. “Nuestra valoración es que para todos lo países que tienen un porcentaje de generación de renovables alto funciona, pero no donde tienen mucha energía fósil. Es difícil extenderlo a la totalidad de la UE”. La vicepresidenta también ha explicado que ha abordado con su homóloga francesa el proyecto del Midcat y han acordado que "el grupo técnico de interconexiones, con reguladores, gobiernos, y los operadores del sistema de transporte de gas, hagan una valoración rápida sobre cuáles son las infraestructuras que deben estar reforzadas para poder llegar a tiempo al otoño invierno 2023-2024".