Consumo

Carrefour impulsará una cesta de la compra de 30 productos por 30 euros

La cadena ha pedido reunirse con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para impulsar productos de bajo precio

Carrefour impulsará una cesta de la compra de 30 productos por 30 euros

Manu Mitru

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La propuesta de la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de que se limite el precio de una veintena de productos básicos de alimentación ha sido aprovechada este miércoles por la cadena francesa Carrefour, que ha anunciado la venta en España de una cesta de 30 productos por 30 euros. Carrefour ha pedido una reunión con Díaz para explicar su estrategia. Sin esperar acuerdos sectoriales y ejemplificando mejor que nadie el grado de competencia que existe en el sector, Carrefour da un golpe de efecto al anunciar una medida reclamada por el ala morada del Gobierno y los consumidores en unos momentos de inflación desatada.

Entre los productos que forman parte de esta cesta de la compra se incluyen artículos de alimentación de uso habitual en los hogares como desayunos, conservas, pasta, aceite, café… junto a una selección de artículos de droguería, limpieza y perfumería entre otros, informa Carrefour. Todos ellos, de marca blanca. Carrefour es especialista en este tipo de estrategias promocionales. Para Alexandre de Palmas, director ejecutivo Carrefour España, "la situación actual requiere medidas ágiles y efectivas. En estos momentos, donde cada acto de compra es más valioso que nunca, Carrefour da respuesta a sus clientes: trabajamos para ofrecer soluciones de ahorro que protejan el poder adquisitivo de las familias en España". La cesta con 30 productos a 30 euros estará disponible desde el 12 de septiembre al 8 de enero en su red de hipermercados Carrefour, Carrefour Market y también en comercio 'on line'.

La iniciativa de Carrefour rompe de alguna manera la cohesión sectorial y poniendo de manifiesto la elevada competencia a la que están acostumbradas las enseñas del sector. Lejos del "oligopolio" descrito por Díaz, lo cierto es que el alza de los precios ha introducido nuevas dosis de estrés en los órganos directivos de las cadenas de distribución desde hace meses. Las evalúan de manera continua los niveles de elasticidad de precios de cada línea de productos, ofreciendo alternativas e intentando minimizar la caída del consumo (causada inicialmente por el auge del consumo en bares y restaurantes tras el periodo de pandemia).

Y el grado de concentración empresarial en el sector de la distribución en España es menor que en el resto de Europa.  Las cinco primeras cadenas de supermercados del mercado español -Mercadona, Carrefour, Lidl, Dia y Eroski tienen una cuota del 49%, pero si se mira por comunidades autónomas la lista de los líderes incorpora firmas regionales. En otros países europeos, el fenómeno de las cadenas regionales no se repite y las cinco principales enseñas tienen un peso de mercado mayor, especialmente en Países Bajos, con un 80% del mercado, Alemania (el 79%) o Francia (el 78.9%).

Noticias relacionadas

Mercadona es el líder del mercado, con una cuota del 26%, pero el peso en productos frescos se reduce considerablemente por la importancia del comercio tradicional. No hay ninguna cadena de supermercados con una cuota por encima del 10%. Cualquier cadena intentará poner en el mercado productos al más bajo precio posible si entra en sus estrategias de posicionamiento comercial (pero también hay consumidores que quieren producto de mayor calidad y están dispuestos a pagar más).

Las cadenas de supermercados han defendido siempre que para afrontar la actual situación de alza de precios la mejor medida es recortar el IVA de los productos, del 21% al 4%. Los productores defienden ayudas directas para sufragar el alza de los costes de producción y transporte. Los sindicatos mantienen que limitar los precios de la alimentación es difícil y que la medida más efectiva es complementar las rentas bajas con algún bono o la subida del salario mínimo.