Datos del INE

La inflación alcanzó el 10,8% en julio pese al abaratamiento de las gasolinas

  • Electricidad, gas, alimentos, turismo y unas rebajas de verano más tímidas llevan el IPC a su nivel más alto desde 1984

  • Los sindicatos piden un mayor aumento de los salarios y Foment reclama una corrección de la tarifa del IRPF

Epi_rc_es

4
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

La tasa de inflación se situó en julio en el 10,8%, su nivel más alto desde 1984, a pesar del recorte mensual del 4,7% de los precios de los carburantes, según el dato definitivo publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirma lo adelantado por el propio organismo el 29 de julio. En concreto, el índice de precios de consumo (IPC) bajó tres décimas respecto del mes de junio (gracias a los carburantes y a las rebajas de verano), pero la tasa anual de la inflación ha subido seis décimas, hasta el 10,8%, ya que en julio del año pasado la caída mensual respecto a junio fue mayor (de ocho décimas).

Según la información detallada por el INE, la subida de la inflación al 10,8% tiene que ver, sobre todo, con el nuevo encarecimiento de la electricidad y del gas en el mes de julio, con el aumento en los precios relacionados con el turismo (paquetes de viajes y hoteles, cafés y restaurantes) y con unas rebajas de verano en vestido y calzado más tímidas que la del año pasado.  También, con la subida de alimentos como la carne, el pan y los cereales, la leche, el queso, los huevos, el pescado y el marisco.

La electricidad ha subido el 49,4% en los doce últimos meses. El gasóleo, el 35%. El gas, el 23,8%. Los huevos, el 22%. Y la carne de pollo ha subido el 16,3% en los doce últimos meses. Con todo, si se eliminan los precios más volátiles de la energía y los alimentos no elaborados la llamada inflación subyacente también ha escalado seis décimas, hasta el 6,1%, su valor más alto desde enero de 1993. Así, el aceite de girasol, anota un alza del 83,2% en los doce últimos meses. Los paquetes turísticos internacionales, el 20,9%. Los hoteles, el 33,8% y las comisiones bancarias, el 10,6%, entre otros bienes y servicios de la cesta de la compra.

La inflación española del 10,8% se sitúa por encima de la media de la zona euro, del 8,9%. De no ser por las rebajas fiscales adoptadas por el Gobierno la tasa de inflación de julio habría sido del 11,5%, según las estimaciones del INE. También sería más alta la tasa de inflación de no ser porque el Gobierno puso en marzo un tope del 2% a la subida del alquiler de la vivienda principal, hasta final de año. Hay diez comunidades autónomas donde la inflación supera el 11% y en Castilla La Mancha llega al 13,2%. La subida anual de los precios en julio fue del 10,3% en Catalunya. Solo Canarias y Madrid registran un IPC por debajo del 10%.

“Nos preocupa especialmente esta desigualdad en las subidas de precios porque golpean mucho a lugares con los sueldos especialmente bajos. Por poner un ejemplo, esta semana conocíamos la estadística de subida salarial por convenios y la cerraba Aragón, con apenas el 1 %. Sin embargo, su IPC anual es del 11,4 %. Ahí los trabajadores están perdiendo más del 10 % de su salario”, se destaca desde la central sindical USO.

Según la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, el Gobierno confía en que el IPC "empiece a bajar la curva" a partir del mes de septiembre. Desde su punto de vista, si el Ejecutivo no hubiera adoptado medidas, la inflación hubiera subido 3,5 puntos más.

“El escenario más probable es que se origine una desaceleración del IPC en los próximos meses, especialmente en el cuarto trimestre, con un mayor énfasis en 2023”, anticipa Eduardo Miranda, analista de Ibercaja. Sin embargo –añade- la incertidumbre es muy elevada en el actual contexto geopolítico y “lo que ocurra sigue dependiendo en gran medida de factores que escapan a nuestro control”.

Los sindicatos UGT y CCOO han insistido en la necesidad de que se lleven a cabo subidas salariales ante una inflación "desorbitada", así como la implementación de medidas temporales y eficaces que pongan freno al crecimiento descontrolado de los precios. UGT indica que los salarios siguen evolucionando "muy por debajo del nivel general de precios", ya que apenas han crecido un 2,6 % hasta julio de este año y ello "supone una pérdida notable del poder adquisitivo de los hogares".

Noticias relacionadas

Desde la patronal, Foment advierte de que la inflación, "que se está convirtiendo en estructural", crea "grandes dificultades" a las empresas del país, por lo que ha reivindicado, de nuevo, un pacto de rentas entre empresarios, trabajadores, pensionistas y funcionarios. En un comunicado, la patronal catalana considera que la administración también ha de asumir su responsabilidad y ha vuelto a reclamar al Gobierno que "deflacte el impuesto de la renta" para que los ciudadanos no paguen más impuestos por el alza de los precios.

Tras la confirmación por parte del INE del dato de inflación del julio del 10,8%, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, opinó a través de la red social tuiter que el plan de medidas económicas que trasladó al Gobierno "es hoy más urgente que nunca". Racionalizar el gasto burocrático del Gobierno, bajar los impuestos de forma selectiva e inmediata, corregir la inflación en la tarifa del IRPF, rediseñar el gasto de los fondos europeos para hacerlos más útiles y acometer reformas estructurales a medio plazo para incentivar la actividad económica son algunas de sus propuestas.