Cómo viajar con la inflación por las nubes

  • El 30% de los que habían reservado sus vacaciones a inicios de año han cancelado

Una familia espera su avión en el aeropuerto

Una familia espera su avión en el aeropuerto

4
Se lee en minutos
Lorena Martín

Después de dos veranos marcados por las olas de la pandemia, las familias tratan de retomar sus planes de vacaciones. Prueba de ello es que la palabra ‘viaje’ se ha buscado en Google cuatro veces más que el pasado año en las semanas previas al verano, apunta la web Chollometro. Pero el regreso a la normalidad se antoja difícil por la subida de precios. "Existe una demanda exagerada de vacaciones porque desde hace dos años muchísima gente no se permitía hacerlas. Algunos podrán gastar más por el nivel de ahorro adquirido, pero otros han cancelado ya sus viajes o ajustarán sus presupuestos", cuenta Fernando Moner, presidente de la CECU. Concretamente, el 30% de los que tenían pensado irse de vacaciones a comienzos de año ha cancelado y el 40% ha pospuesto sus planes, según la plataforma de investigación de mercado Appinio. Entonces, ¿cómo evitar que se consuman los ahorros durante estos días?

La clave está en la planificación con un presupuesto por partidas y ahorro. Aplicaciones como Digit pueden ayudar durante el año transfiriendo pequeñas cuotas a la cuenta de ahorro. Y, a la hora de planificar, el viaje empieza en el ordenador de casa. Un consejo consiste en reservar a través de pestañas de incógnito para evitar que los buscadores y las ‘cookies’ archiven la navegación y ver las ofertas condicionadas por el ‘Big Data’, de manera que se puedan incrementar los precios. "Al menos, el 70% del viaje tiene que estar correctamente planificado, y el resto puede quedar a la improvisación", dice Javier Santacruz, vicepresidente de la AEPF.

Se estima que los españoles desembolsarán una media de 610 euros durante sus vacaciones, según ObservaTUR. "Igual que en el consumo de productos básicos se han reducido las cantidades y se paga lo mismo, en vacaciones muchos viajes se han ajustado", cuenta Antonio Gallardo, experto del comparador financiero Banqmi. Para aquellos que hayan apurado el tiempo y estén pendientes de sacar los billetes o reservar el hotel, tampoco está todo perdido: "Las ofertas de última hora son opciones muy baratas y que aparecen porque los diferentes operadores y hoteles quieren llegar a vender el 100% de su oferta, antes de quedarse en el 95%", afirma Moner.

¿Viajar al extranjero o quedarse en España? Es común querer conocer nuevas culturas en países extranjeros. En ese caso, los visitantes encontrarán que el euro está depreciado y que disminuye su poder adquisitivo fuera de Europa. "Ahora mismo ir de turista a Reino Unido es un 15% más caro, y a EEUU cuesta casi un 20% más que un año atrás", explica Santacruz. Los expertos también recomiendan no esquivar las escalas al reservar, evitar moverse en horas puntas y fines de semana y utilizar comparadores. Será útil también utilizar redes Wifi gratuitas, cambiar la moneda en lugares ajenos al aeropuerto y revisar un posible exceso de equipaje en el avión. Y cuanto más flexibilidad a la hora de viajar, más posibilidades para el ahorro.

"Es tendencia irse de vacaciones al pueblo con los padres o los abuelos reduciendo los gastos", cuenta el presidente de CECU. En este caso, se deberá hacer una previsión de los costes del vehículo, teniendo en cuenta que la gasolina duplica su precio respecto al año anterior. Se puede utilizar una forma de conducción eficiente, contratar vehículos compartidos o rastrear con distintas aplicaciones dónde repostar el combustible más barato -como Gasolineras España-, lo que puede repercutir en un margen de ahorro de entre el 8% y el 15%, según datos de la app GasAll.

Mejor en apartamento 

Noticias relacionadas

Para el alojamiento, los establecimientos que no disponen de cocina obligan a acudir a los restaurantes, no siempre económicos. Por ello es mejor quedarse en un apartamento equipado, considerar los campings y los hostales o utilizar plataformas de alojamiento gratis a cambio de horas de trabajo o del intercambio de casa -como ‘couchsurfing’ o ‘HomeExchange’-.

Cuando el bolsillo no llega a cubrir las aspiraciones, la única opción puede parecer endeudarse. "Septiembre puede ser muy duro y hay que tener la capacidad de pagar la deuda lo antes posible, entre tres y cuatro meses después, como muy tarde en Navidad", determina Gallardo. La tranquilidad a la hora de viajar que aportan los seguros puede ahorrar también sobresaltos, sobre todo en un verano con amenaza de huelgas aéreas y países en que todavía las restricciones modifican el universo vacacional. "Se puede pedir la devolución del dinero, indemnización o incluso una alternativa del vuelo por parte de la compañía aérea en caso de cancelación", recalca Moner. Los especialistas insisten en poner atención en estos ‘tips’ porque la vida sigue después de vacaciones, y la incertidumbre seguirá vigente, con una inflación e hipotecas al alza.