Resultados

Grífols gana el 46% menos por la compra de Biotest

La compañía de hemoderivados obtuvo un beneficio de 143,6 millones hasta junio; y acusó el alza de gastos financieros por la adquisición de la firma alemana

Grífols gana el 46% menos por la compra de Biotest
2
Se lee en minutos

La multinacional catalana de hemoderivados Grifols ganó 143,6 millones de euros en el primer semestre del año, un 46,2% menos que en el mismo período de 2021, debido a los mayores gastos financieros derivados de la adquisición de la compañía alemana Biotest.

Grifols ha comunicado este jueves a la CNMV, el supervisor bursátil español, que las donaciones de plasma, la materia prima que usa la multinacional para elaborar sus medicamentos, siguen recuperándose y que crecieron un 22% si se comparan las 28 primeras semanas de este año con las del mismo período de 2021.

Asimismo, los ingresos de enero a junio aumentaron un 10,8%, hasta los 2.810 millones de euros, impulsados por la buena evolución de la división Biopharma -antes denominada Bioscience, la que aglutina el negocio de las proteínas plasmásticas-, que aportó 2.313 millones, un 16,5% más.

En cuanto al ebitda o beneficio bruto de explotación, ascendió a 618,3 millones de euros, un 2,5 % menos que en el mismo período de 2021, y el margen se situó en el 22%.

También este jueves la compañía ha anunciado que vende todos los activos de su filial estadounidense Goetech LLC, conocida comercialmente como MedKeeper, por 93 millones de dólares -unos 91,08 millones de euros, al cambio actual- a empresas del grupo de la compañía estadounidense Becton, Dickinson and Company.

Los coconsejeros delegados de la compañía, Raimon Grifols Roura y Víctor Grífols Déu, han destacado que las cuentas del primer semestre incluyen el cierre de la adquisición de Biotest, y se han mostrado confiados en que la aceleración de las donaciones de plasma experimentada hasta junio "continúe en el segundo semestre de 2022".

La pandemia supuso un duro golpe para Grifols, puesto que frenó las donaciones de plasma y ello hizo que se redujera su producción de medicamentos plasmáticos, pero la multinacional ya dejó claro en su última junta general de accionistas que el plasma había vuelto y que ello se iría notando en la recuperación de las ventas, especialmente a partir de 2023.

En paralelo, la multinacional, que cotiza también en el Nasdaq estadounidense, ha asegurado que sigue comprometida en seguir desapalancándose, es decir, reduciendo su abultada deuda, que supone nueve veces su ebitda o beneficio operativo y alcanza ya los 8.994 millones de euros, y de ahí operaciones como la venta de MedKeeper, que comercializa aplicaciones informáticas para farmacia hospitalaria.

En concreto, la deuda ha pasado de una ratio de 6,2 veces ebitda -al cierre de 2021- a esas 9 veces ebitda en junio debido, fundamentalmente, a la compra de la alemana Biotest.

Con todo, Grifols asegura que tiene 525 millones en caja, que su posición de liquidez es de 1.600 millones de euros y que no tiene vencimientos significativos hasta 2025.

Además, Grifols subraya su "baja exposición a las subidas de tipos de interés", ya que aproximadamente el 65 % de su deuda es a tipo fijo y solo un 22 % aproximadamente está vinculada a un tipo de interés variable en dólares estadounidenses.

Noticias relacionadas

No obstante, la multinacional confía en la buena evolución del negocio y en la mejora de las donaciones para seguir recortando deuda y mejorando su margen y sus ganancias. En esta línea, los productos recientemente lanzados por la compañía están creciendo a doble dígito.

ido al modelo de presentación de resultados semestral, en lugar del trimestral.