Hábitos de consumo

El consumidor apuesta más por marcas pequeñas tras la crisis del covid

Los expertos de Nielsen apuntan a las oportunidades de las enseñas innovadoras en un contexto de precios altos

Un consumidor adquiere productos en un supermercado.

Un consumidor adquiere productos en un supermercado.

2
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

Entre los múltiples cambios registrados en los hábitos de consumo tras la pandemia existe uno en particular que ha despertado la atención de los expertos en márketing y distribución. Según ha divulgado este martes la consultora NielsenIQ, el 37% de los consumidores españoles afirma estar comprando una mayor variedad de marcas que antes del covid. El dato, más allá de las implicaciones para los líderes de cada categoría de producto, ilustra una nueva capa de análisis en ese complejo panorama de competencia en supermercados e hipermercados, en los que de manera paralela crece la marca blanca y la importancia del precio, y por otra se acrecienta el peso o importancia de la diferenciación ante un consumidor que explora más. "Los consumidores también están en gran medida a la búsqueda de su marca perfecta, dado que el 60% de los encuestados españoles opina que, si buscan lo suficiente, pueden encontrar una marca que se ajuste a sus necesidades exactas", explican los expertos de Nielsen. El tradicional consumidor camaleónico, ese que es infiel por naturaleza al punto de venta, es también ahora más experimentador y abierto a nuevas experiencias de consumo.

El nuevo informe internacional titulado 'Brands Balancing Act de NielsenIQ' analiza cómo las presiones inflacionistas están cambiando la forma en que las pequeñas y medianas marcas pueden justificar su valor ante el consumidor. Constata que el 59% de los consumidores españoles prefiere comprar productos fabricados localmente en pequeñas empresas de su zona, el 56% trata de apoyar a las pequeñas marcas siempre que sea posible, pero les resulta más difícil encontrarlas en los estantes y el 50% cree que las pequeñas marcas suelen ser más caras, pero los consumidores están dispuestos a pagar un poco más, lo que supera la media mundial (47%).

Noticias relacionadas

La idea ya planteada por otros expertos de la que multiplicidad de consumidores se acrecienta en momentos de crisis se reafirma con el estudio de Nielsen. Las tendencias de consumo son múltiples y buena parte de las familias no se ven tan afectadas por el alza de los precios en el caso de la alimentación, ya que supone una parte pequeña de sus ingresos. En ese grupo de consumidores, la búsqueda de marcas o productos menos conocidos forma parte del atractivo añadido del comercio.

"Nuestros datos muestran que la pandemia ha cambiado las necesidades, los valores y las prioridades de los consumidores, y esto ha tenido un impacto significativo en su comportamiento de compra", afirma Patricia Daimiel, directora general de NielsenIQ para el Sur de Europa. En su opinión, la buena relación calidad-precio (94%), la disponibilidad (91%) y una calidad superior del producto (91%) se dan por descontado, pero "es evidente que las pequeñas y medianas empresas que pueden entender las motivaciones de compra en este nuevo panorama se beneficiarán probablemente de las preferencias actualizadas de los consumidores", avanza Daimiel.