Previsiones macroeconómicas

Funcas eleva su previsión de inflación al 8,8% en 2022 y reduce el crecimiento de la economía al 2% en 2023

Anticipa una "fuerte desaceleración" tras el verano pero mantiene su previsión de crecimiento en el 4,2% para este año

Funcas eleva su previsión de inflación al 8,8% en 2022 y reduce el crecimiento de la economía al 2% en 2023

Epi_rc_es

3
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

El escenario económico se ha deteriorado mucho. Las tensiones geopolíticas por la Guerra de Ucrania, la crisis energética y el giro de la política monetaria avanzan con fuerza frente a la expansión económica que se anticipaba hace meses tras el adiós a la pandemia de coronavirus. Y esto se traduce en una "fuerte desaceleración" de la economía tras el verano, según las previsiones macroeconómicas publicadas por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). Este servicio de estudios mantiene su previsión de crecimiento en el 4,2% este año y anticipa una fuerte contracción hasta el 2% el próximo, 1,3 puntos menos que en la anterior previsión, con una inflación media del 8,8% en 2022 y del 5% para 2023.

Si bien este servicio de estudios no confirma la tan sonada recesión, al menos no técnicamente –prevé un crecimiento plano en el cuarto trimestre del 0% y un alza en el primer trimestre de 2023 --, tampoco la descarta en caso de que la situación empeore, algo que no es descartable en el contexto actual de crisis. "Bastaría con que (los precios energéticos) crecieran más (de lo previsto) para tener un crecimiento negativo (en el cuarto trimestre)", reconocía el director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas, Raymond Torres, en la presentación de las previsiones.

Así, el crecimiento del PIB este ejercicio no varía frente a las previsiones anteriores, pero sí lo hace la composición de esta tasa en la que la demanda interna reduce su peso hasta en 2,1 puntos (1,7 puntos menos que la estimación de marzo) por la pérdida de capacidad de compra de los consumidores por la inflación, mientras que la externa se incrementa hasta 2,1 puntos (1,7 puntos más) por la recuperación del turismo, pero también por el alza de las exportaciones de bienes y servicios no turísticos.

La Fundación de Cajas de Ahorros proyecta una inflación media para el presente ejercicio del 8,8%, 2,8 puntos por encima respecto a su anterior escenario, y del 5% para 2023, 2 puntos superior. Torres ha destacado que la brecha entre el crecimiento de los precios internos y de los precios externos no tiene precedente en la serie histórica desde los años 70. “El impacto es un empobrecimiento del país. Es como si fuera un impuesto que tenemos que pagar por lo que consumimos e importamos. Nos empobrecemos todos en términos relativos y la cuestión es cómo compartir ese coste entre los principales agentes”, añade Torres.

Por otra parte, la previsión de paro se ha reducido, tanto para 2022 como para 2023 con unas tasas del 12,7% y del 11,8%, respectivamente por el recorte de la previsión de demanda interna. La deuda interna acabará en el presente ejercicio en el 113,9% del PIB (1,1 puntos menos que la anterior previsión) y un 112,1% en el 2023 (0,3 puntos menos) y el déficit comercial será en 2022 del -4,7% del PIB y para el siguiente ejercicio del -4,5%.

Noticias relacionadas

En este contexto, Funcas ha pedido una política de rentas que no deteriores la competitividad económica y que incluya a las pensiones dado su fuerte impacto en el gasto público. “Aumentar el gasto público en 1% es una carga muy significativa para los presupuestos en un contexto en el que el gasto que generara la deuda pública acumulada va a aumentar”, ha indicado el director general de Funcas, Carlos Ocaña. Así como una política macroeconómica que “contenga la inflación sin dañar las perspectivas” entendido como una “acción fiscal focalizada en los sectores más vulnerables con incentivos al ahorro en hogares y empresas”.

Sobre los impuestos a la energéticas y a la banca anunciados la semana pasada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Ocaña ha advertido de que “los impuestos con motivación Robin Hood tienen el inconveniente de que recaudan menos que los costes que imponen a los agentes económicos”, a falta de conocer el detalle concreto de ambas tasas. “Hay que ser muy cuidadoso a la hora de introducir medidas como estas”, ha añadido. 

Temas

PIB