Lucha contra la inflación

El Gobierno pide a los agentes sociales un pacto de rentas hasta 2025

Calviño considera esencial un acuerdo para moderar salarios y beneficios para frenar la inflación

La vicepresidenta evita precisar la propuesta, recibida con frialdad por sindicatos y patronal

La vicepresidenta Nadia Calviño ha presidido la reunión de la mesa de diálogo social para el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

La vicepresidenta Nadia Calviño ha presidido la reunión de la mesa de diálogo social para el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. / DAVID CASTRO

4
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

El Gobierno ha pedido a los agentes sociales negociar un pacto de moderación de rentas a tres años, hasta 2025. Después de una reunión de casi tres horas entre representantes del Gobierno, de la patronal y de los sindicatos, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ha explicado que esa ha sido la propuesta que el Ejecutivo ha formulado a los agentes sociales y que les ha visto "abiertos a concluir ese pacto de rentas". No obstante, tanto los representantes sindicales -en público- como los de la patronal -en privado- se mostraron escépticos y sin entusiasmo al término de la reunión.

De cara a "los retos importantes" que encara la economía española y a los "meses complejos" en una situación de elevada inflación "es esencial que los márgenes empresariales no se amplíen y que los salarios crezcan de forma moderada", ha formulado la vicepresidenta Calviño, sin querer aportar ningún detalle más sobre qué tipo de elementos deberían formar parte de ese pacto de rentas.

La vicepresidenta no ha valorado si la cláusula de revisión salarial que demandan los sindicatos para garantizar el poder adquisitivo de los salarios en un contexto de elevada inflación debería formar parte de este acuerdo o no. Tampoco ha precisado qué nuevas medias está dispuesto el Gobierno a pone sobre la mesa para engrasar un acuerdo que no fue posible en la primavera. Sí ha dicho Calviño que podría formar parte de este pacto el compromiso del Gobierno del situar el salario mínimo interprofesional en el 60% del salario medio a final de la legislatura, el año que viene. Pero este compromiso ya existía desde el inicio de la legislatura; no es nada nuevo que poner sobre la mesa como elemento de negociación, tal como han subrayado la secretaria de Acción Sindical y Empleo de CCOO, Mari Cruz Vicente, y el vicesecretario general de Política Sindical de UGT, Mariano Hoya.

Calviño ha explicado que la negociación "discreta" empezará de forma inmediata. En este contexto, ha mencionado que la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, citará a los agentes sociales la próxima semana para hablar del plan de contingencia que debe preparar el Gobierno en respuesta a posibles problemas de abastecimiento energético en el otoño e invierno próximos.

Fuentes empresariales y sindicales aclararon, además, que el Gobierno les ha pedido a ambos que se vuelvan a sentar en septiembre para retomar la negociación del Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC) a tres años que quedó interrumpida en mayo pasado por desacuerdo entre ambas partes sobre la incorporación, o no, de la cláusula de garantía salarial.

"Un pacto de rentas no pasa por una contención de los salarios en nuestro país exclusivamente", ha dicho Mari Cruz Vicente. "Estamos dispuestos a reabrir la negociación en el ámbito bipartito, pero a final de cada año los salarios deben garantizar el poder de compra", ha añadido. "Si es un compromiso colectivo, en el que todos hagamos un esfuerzo, por supuesto que estaremos en ese pacto", ha puntualizado por su parte Mariano Hoya.

Al término de la reunión, ambos representantes sindicales han admitido que "las posibilidades de llegar a un acuerdo de rentas son las mismas ahora que hace un mes o unas semanas".

Los representantes de CEOE y Cepyme rehusaron hacer una valoración pública después de la reunión, pero fuentes de ambas patronales transmitieron después cierto escepticismo sobre el contenido del encuentro, si bien se mostraron abiertos a volver a sentarse con los representantes sindicales para retomar la negociación bipartita.

En la reunión han estado presentes nada menos que nueve ministras y ministros, por parte del Gobierno, así como los máximos representantes de las patronales CEOE y Cepyme, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva y el secretario general de UGT, Pepe Álvarez. En representación de CCOO, ha acudido la secretaria de Acción Sindical y Empleo, Mari Cruz Vicente, pues no ha podido participar el secretario general, Unai Sordo. Tampoco ha estado presente la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de viaje oficial en Roma.

Noticias relacionadas

En representación del Gobierno sí han estado las vicepresidentas primera, Nadia Calviño, -presidiendo la reunión- y tercera, Teresa Ribera, así como las titulares de Hacienda, de Transportes, de Educación, de Política Territorial y de Ciencia e Innovación y los titulares de Seguridad Social y de Universidades.

La reunión estaba prevista desde hace semanas para hacer un seguimiento del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, pero este lunes, la vicepresidenta Nadia Calviño sorprendió a todos los convocados con el anuncio de que la reunión iba a ser aprovechada para intentar resucitar la negociación de un pacto de rentas entre patronal, sindicatos y Gobierno. La vicepresidenta añadió este punto del orden del día a la reunión, para sorpresa de los agentes sociales, tras advertir de que los próximos trimestres "van a ser complejos" ante un escenario de inflación "más persistente y elevada" de lo previsto. En junio, el dato adelantado del IPC marca una tasa del 10,2%, la más elevada en 37 años.