ABC del vehículo

¿Por qué me pueden impedir pasar la ITV?

Vehículos en una oficina de ITV en València.

Vehículos en una oficina de ITV en València. / J. L. Bort

1
Se lee en minutos
El Periódico

Cuando toca pasar la ITV de nuestro vehículo, lo dejamos en manos de los mecánicos especializados del centro escogido. Movemos el volante, ponemos los intermitentes, aceleramos para calcular las emisiones de CO2... ¿pero conocemos los componentes clave de nuestro coche y sabemos qué sucede debajo del capó?

Además de tener por la mano la documentación que tenemos que llevar para pasar la ITV no está de más conocer de forma técnica el vehículo y saber qué elementos harán que tu coche, moto o furgoneta no supere la ITV.

  • Luces y señales: una bombilla fundida o un piloto roto puede hacer que nuestro vehículo no pase la inspección porque son fundamentales tanto para que el vehículo se vea de lejos como para que el conductor pueda ver correctamente.

  • Ruedas o neumáticos: suelen ser uno de los motivos más frecuentes por los que un vehículo no la pasa. Puede ser por desgaste, por llevar dos modelos distintos en el mismo eje o por otros defectos en los neumáticos. Para saber si están desgastados, coge la moneda y métela en la línea de la mitad de la rueda. Si ya puedes ver el círculo dorado exterior de la moneda de 1 euro es que la rueda ya está desgastada.

  • La dirección es otro de los motivos por los que la inspección podría no ser favorable. Es aconsejable comprobar la holgura, el desgaste o los elementos de cada uno de los ejes antes de pasar la ITV.

  • También se revisará que en la carrocería no haya aristas cortantes o que haya posibles abolladuras que rocen elementos o afecten a la estructura interna del vehículo.

  • Además, se medirán los gases de escape y el nivel de emisiones del vehículo. Se superan los niveles de contaminación podrían tirarnos la inspección.

  • Los amortiguadores, los muelles, los frenos y los sistemas de sujeción (cinturones de seguridad, hebillas y puntos de anclaje) tienen que estar en perfecto estado.