Mercado laboral

El empleo sigue en racha pese a la inflación y cierra su segundo mejor junio en 17 años

  • El paro, la asignatura pendiente, aminoró su tendencia a la baja, enciende alarmas para otoño y se sitúa en 2,8 millones de personas 

  • Nuevo récord de contratación indefinida, si bien cuatro de cada 10 nuevos empleos fijos son fijos discontinuos

Un camarero sirve una mesa de dos turistas en un restaurante de la Barceloneta.

Un camarero sirve una mesa de dos turistas en un restaurante de la Barceloneta. / Ferran Nadeu

4
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El mercado laboral español encadena un mes más generando empleo a un ritmo intenso. Crecen los precios, pero, de momento, crece también la ocupacíon y las empresas no cesan su flujo de contrataciones. El mes de junio -habitualmente bueno para el empleo- cerró como el segundo mejor junio en 17 años, con permiso del mismo mes del año pasado, que aupado por el impulso de la desescalada covid dejó cifras sin precedentes. Este último mes España ha ganado 115.607 nuevos ocupados -4 de cada 10 indefinidos- y deja la cifra total de trabajadores en activo en los 20,3 millones de personas, según los datos actualizados este lunes por los ministerios de Trabajo y Seguridad Social.

El paro, la asignatura más pendiente del mercado laboral en España, mantuvo su tendencia a la baja con 42.329 parados menos, aunque aminoró su velocidad respecto a meses anteriores y enciende alarmas de repunte de cara al otoño. Junio cerró con un total de 2,8 millones de desempleados en todo el país, su menor nivel desde 2008, aunque sigue siendo la mayor tasa de desempleo -junto con Grecia- de toda la Unión Europea. Y cuatro de cada 10 de esos parados no cobran prestación ni subsidio del SEPE. El desempleo bajó en todas las comunidades autónomas -con Catalunya a la cabeza-, excepto en Andalucía.

El calor de los datos de empleo contrasta con la frialdad de otros indicadores que componen el retrato del estado actual y futuro de la economía española. Mientras las casas de estudio revisan a la baja sus previsiones de crecimiento del PIB por la persistencia de la inflación, que pese a las medidas del Gobierno ha escalado hasta los dos dígitos, el comportamiento del mercado laboral suma mes tras mes cifras de intensa expansión.

El primer semestre del año deja un balance de 523.418 ocupados más y 225.323 parados menos. A España siempre le ha costado mucho menos crear nuevo empleo que rescatar del paro a aquellos que ha desbancado durante la época de vacas flacas. De esos seis meses, cuatro han sido con Ucrania inmersa en la guerra de Putin y los efectos colaterales del conflicto sacudiendo los mercados.

¿Qué pasará en el segundo semestre?

La alta incertidumbre dificulta los pronósticos, pero históricamente los segundos seis meses del año suelen hacérsele bastante cuesta arriba a España. Nunca en la estadística disponible se ha creado más empleo de julio a diciembre que de enero a junio y lo habitual es crear entre el 20 y el 40% o incluso perder ocupados. Desde la patronal CEOE tiran del discreto dato del paro de este junio para alertar de "síntomas de cierta desaceleración" y considera que ello "obliga a extremar las cautelas".

"Es lógico que [el actual] ritmo de crecimiento se vaya moderando con el tiempo", ha reconocido el secretario de Estado de Seguridad Social, Borja Suárez. "Estamos ante un mercado de trabajo más robusto y menos volátil, las dificultades económicas no necesariamente se van a trasladar al mercado de trabajo en las mismas circunstancias [que en crisis anteriores]", ha pronosticado su homólogo de Empleo, Joaquín Pérez Rey.

No obstante, hoy por hoy los avisos de un otoño complicado para las empresas contrastan con los refuerzos y ampliaciones de plantilla que muchas de estas están realizando de cara no solo al verano, sino a los próximos meses, plasmados estos en el aumento de la contratación indefinida -sumó nuevo récord en junio- y más allá de las actividades veraniegas. Cuatro de cada 10 contratos firmados fueron fijos, una proporción sin precedentes y que antes de la reforma laboral era de 1 de cada 10. Ese auge se explica porque parte de esos contratos que antes eran temporales son hoy o bien a tiempo parcial o bien fijos discontinuos. El 37% de los contratos indefinidos firmados en junio fueron fijos discontinuos.

La amenaza de que el encarecimiento de determinadas materias primas o incluso de la escasez de las mismas que pesó durante los primeros compases de la guerra de Ucrania no se está visualizando en un repunte de los ertes, que se encuentran en mínimos desde que empezó el covid. Es decir, si ocurre, no afecta a nivel macro. Lejos de ese pico de 3,4 millones que se alcanzó durante el primer semestre del 2020. Y la cifra va a la baja. Ahora hay en toda España 17.898 empleados en suspensión, ya sea parcial o total, unos 4.500 menos que un mes antes.

La reforma laboral funciona entre los jóvenes

Noticias relacionadas

Las nuevas fórmulas de contratación pactadas en reforma laboral entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos cumplen este junio tres meses en vigor. Su principal objetivo era reducir las tasas de eventualidad y uno de los colectivos que más se ha beneficiado de ello son los que más la sufrían. Según los últimos datos, los menores de 30 años firman hoy casi el doble de contratos indefinidos que antes de la reforma. "Hasta ahora para un joven firmar un contrato indefinido podía parecer casi una extravagancia", ha ironizado el secretario de Estado de Empleo. Si antes solo el 37% de los jóvenes era fijo, actualmente dicho porcentaje escala hasta el 64%.

Más jóvenes fijos y menos jóvenes en paro. El desempleo entre este colectivo, especialmente expuesto a los ciclos -van muy bien cuando la coyuntura va bien y van muy mal cuando la coyuntura va mal-, ha bajado considerablemente en el último año. Actualmente hay 201.209 personas menores de 25 años apuntadas oficialmente al paro, el 32% menos que hace un año.

Temas

Empleo Paro