Cambio tecnológico

El fin del cobre amenaza con la pérdida del número telefónico

Los clientes deben adoptar inevitablemente la fibra óptica o sistemas de radio por el cierre de centrales telefónicas

La operadora cerrará este año 771 centrales y prevé completar el despliegue de fibra óptica en 2024

Un teléfono fijo con auricular y rueda.

Un teléfono fijo con auricular y rueda. / El Periódico

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El par de cobre, ese hilo que conectaba los teléfonos fijos, los módems ADSL y sus centrales telefónicas, tiene los días contados. El impulso de la fibra óptica ha dejado obsoleta a la telefonía convencional o analógica. Telefónica puso en marcha en 2015 un plan de cierre de todas sus centrales telefónicas basadas en el hilo telefónico de par de cobre, ha vendido la mayoría de las centrales y como consecuencia los clientes deben migrar a la fibra óptica o otros sistemas de telefonía (por radio, cable o satélite).

Durante este año está previsto el cierre como mínimo de unas 770 centrales en España, tras clausurarse unas 1.400 en 2021 y el proceso podría acelerarse hasta finalizar la transición en tres años. En el caso de Catalunya, el número de centrales que se habrán cerrado este año asciende a 44 (16 en Barcelona, 12 en Girona, 4 en Lleida, y 12 en Tarragona). Los abonados afectados están recibiendo llamadas para realizar ese cambio. Aquellos que eludan o ignoren la llamada de la operadora y no acometan el cambio podrían llegar a perder su número telefónico.  En las redes sociales aparecen quejas de usuarios afectados por el cambio y que han llegado a perder la numeración del teléfono fijo. Telefónica no informa del número de abonados que deben contratar fibra óptica al ser abonados de telefonía analógica.

Telefónica asegura que la pérdida del número solo se daría en casos puntuales si el cliente no cambia la instalación de su casa, pero que la operadora intenta ponerse en contacto con el abonado "a través de todos los canales de comunicación". "Se avisa con un año de antelación y suficientes veces. Y cuando se apaga el cobre, si has perdido la línea aún tienes un mes para reclamarla", aseguran en fuentes de Telefónica. Pero la posibilidad existe, especialmente en el segmento de clientes de mayor edad y que no desean instalar un router o acceso a internet en el hogar.

Según las últimas cifras publicadas por la CNMC, el ADSL está dejando de ser la conexión más usada incluso en municipios de menos de 1.000 habitantes. De cara al año 2024, la estimación es que se hayan cerrado 3.000 de las 4.800 centrales que había en 2020 en España (llegó a haber unas 8.500).

Telefónica anuncia que, para el año 2025, donde hay actualmente cobre, habrá fibra. La compañía asegura que "en la inmensa mayoría de los casos, los clientes pasarán a tener una conexión con fibra óptica sin modificación en sus productos ni en el precio que pagan por ellos". En los casos en los que no es posible la instalación de fibra, Telefónica asegura que los hogares seguirán recibiendo servicio mediante otras alternativas técnicas, de ultrabanda ancha con radio (AFR) o con soluciones vía satélite. 

Las razones

La operadora calcula que la fibra óptica llega a unos 27 millones de inmuebles en España y el compromiso es completar la mayoría del despliegue para 2024. Una central de fibra da servicio al mismo número de accesos que se atienden desde cuatro centrales de cobre, y la tecnología de acceso por fibra ocupa solo el 15% del espacio necesario por las centrales de cobre. Además, el cierre de centrales supondrá un ahorro energético de más de 1.000 Gwh, lo que equivale a 355.000 toneladas de CO2, equivalente a plantar seis millones de árboles.

Noticias relacionadas

Para Telefónica, el proceso de cambio supone registrar plusvalías por casi 350 millones por la enajenación de activos no claves para las actividades de la compañía, fundamentalmente venta de edificios de centrales, centros de datos, cables de cobre y alquileres de redes.

 Telefónica asegura que "la sustitución de prácticamente el 100% de la red de cobre por fibra óptica representará para los clientes una doble ventaja: la fiabilidad y calidad de una red mejor, más moderna, que apenas presenta averías, ni fallos y es más robusta y escalable; y la sostenibilidad en el largo plazo, con un material más ecológico, más barato y mucho más eficiente energéticamente". La operadora que los clientes pueden comprobar la situación de su instalación llamando al 1004. En el caso de un número afectado, se escucha a través de una locución de la necesidad de migrar a fibra óptica y el proceso para llevarla a cabo. Como refuerzo de todos los canales de comunicación, en la factura mensual de cada cliente también se informa de la migración obligada hasta 12 meses antes del cierre de la central telefónica.