Hipoteca, impuestos, Bolsa: cómo me afecta la subida de tipos

  • El euríbor marca su tasa más alta en 10 años y crece la cuota de las hipotecas variables

Hipoteca, impuestos, Bolsa: cómo me afecta la subida de tipos
3
Se lee en minutos
Lorena Martín

Los tipos de interés bajos han sido la tónica durante los últimos años. Sin embargo, el Banco Central Europeo (BCE) va a variar su política monetaria para tratar de contener la inflación, y eso cambiará el rumbo del precio del dinero. La primera subida en once años por parte del banco central se llevará a cabo este julio, con un incremento del 0,25%, guardándose para septiembre un segundo aumento incluso mayor. Pero, ¿cómo pueden verse afectados los consumidores?

"Nos hemos acostumbrado a los tipos de interés nulos e incluso negativos. Ahora, las subidas implican una normalización que hará que se vuelva a pagar por el crédito y se cobre por el ahorro", indica Santiago Carbó, catedrático de economía de la Universidad de Granada y director de estudios financieros de Funcas.

El euríbor, indicador de referencia de la mayoría de hipotecados, ya se ha visto elevado por estas expectativas. De hecho, ha cerrado junio en el 0,852%, su tasa media más alta desde 2012. Ésta supone un aumento de más de 1,3 puntos en el acumulado del año, teniendo en cuenta que en enero se situaba en un -0,477%. Las consecuencias las verán los que les toque revisar la cuota de su hipoteca de tipo variable, pasando a pagar más por su casa.

40 euros más al mes

Según cálculos de la Asociación Hipotecaria Española, un punto de subida del euríbor supone un aumento de entre el 10% y el 12% de la cuota mensual de una hipoteca media, lo que puede traducirse en unos 40 euros más al mes. "Sube el precio de las hipotecas pero, durante bastante tiempo, será asumible. Además, la mayor parte de las que se suscriben ya son a tipo fijo", añade Carbó.

De hecho, pasarse a una hipoteca de tipo fijo es la solución que apuntan los expertos para aquellos que quieran blindarse en este aspecto. El objetivo se puede alcanzar con un acuerdo con la entidad bancaria para convertirla, o mediante una subrogación con otra entidad, según Edgar Javier Saiz, profesor de derecho mercantil en la Universidad Internacional de Valencia. Los consumidores verán igualmente cómo endeudarse con cualquier préstamo pasa a ser más caro, según Ricard Garriga, el CEO de Trioteca.

Con todo, existe miedo a que la subida de tipos lleve a un mayor frenazo de la economía, "teniendo en cuenta la reducción del consumo de las familias, así como de las inversiones de empresas", principales componentes del producto interior bruto (PIB) de las economías avanzadas, como explica Juan Carlos Higueras, profesor de EAE Business School.

Sobre productos bancarios, los depósitos deberían recibir una mayor remuneración después de un largo período sin intereses atractivos. Sin embargo, los expertos apuntan a que tardarán en extenderse los efectos hacia estos productos, por lo menos, hasta 2023. Los bonos, por su parte, también irán hacia una mayor rentabilidad, añade Garriga.

La Bolsa refleja también afectación actualmente por los niveles de inflación y la incertidumbre en torno a los tipos. Y los daños están alcanzando a la mayoría de los sectores, excepto los bancos, y poco más. Estos pueden generar márgenes de intermediación, que habían quedado hundidos con los tipos mínimos o negativos que se venían arrastrando. A pesar de que la morosidad podría aumentar, "el sector aguantará por las elevadas ratios de capital de las entidades. Está muy protegido", añade Higueras. Las aseguradoras también tendrán la oportunidad de invertir con tipos positivos y beneficiarse de las circunstancias.

Noticias relacionadas

Entre los perjudicados, se destaca el sector inmobiliario, con compraventas que han pasado de batir récords a previsiblemente estabilizarse o bajar, con potenciales clientes que están en pérdida de poder adquisitivo. Y, junto al ladrillo, tendrán perjuicios tanto las empresas que vean como efectos una reducción de ventas -como las tecnológicas- como sobre todo las que presenten un elevado nivel de endeudamiento, como las eléctricas. Aunque, las compañías más afectadas serán las pymes, "que representan el 98% del total del tejido empresarial, y que verán más dificultades para obtener crédito e inversión", destaca Higueras.

El Gobierno también está entre los perjudicados y, de hecho, se verá muy afectado por su elevado endeudamiento, por el que pagará también mayores intereses. "Esto se trasladará a más impuestos, seguramente, a partir de septiembre y octubre para reducir el déficit público", pronostica el profesor de EAE Business School.