El motivo por el que Vodafone debe devolver a un cliente más de 2.000 euros

Personas pasan por delante de una tienda de Vodafone en Barcelona.

Personas pasan por delante de una tienda de Vodafone en Barcelona. / Jordi Cotrina

2
Se lee en minutos
Alexa Fuentes

La banca es el sector que ha acaparado un mayor número de denuncias de los consumidores en FACUA-Consumidores en Acción durante 2021, según se hizo público en febrero pasado.

Pero las empresas de telecomunicaciones no están muy lejos y hasta el año pasado eran las protagonistas claras de las quejas de los consumidores. De hecho, en Catalunya todavía lideran las denuncias de los consumidores, junto con las eléctricas y las aerolíneas.

Abusos de las telecos

Prensa y redes están llenas a diario de casos de abusos cometidos por las empresas de telecomunicaciones. Hace unos meses, se hizo público que un cliente de Vodafone había reclamado una permanencia inexistente y consiguió que la telefónica le devolviese casi 300 euros.

Ahora, otro caso de litigio con la misma compañía se ha saldado con un laudo arbitral que obliga a la compañía a devolver 2.180 euros a un vecino de Córdoba.

Cargos duplicados durante años

El caso se remonta a 2018, cuando Luis Martínez empezó a recibir cargos duplicados mensuales de Vodafone por un servicio que nunca contrató. La compañía le cobraba dos cargos al mes en su banco, con cantidades comprendidas entre los 65 y los 78 euros, que nada tenían que ver con la tarifa de 62 euros que tenía contratada con esta empresa.

Martínez "desconocía completamente los conceptos de estos cobros, ya que no recibía ningún recibo en papel y no tenía acceso a la factura online", según ha explicado a Facua-Córdoba, entidad de la que es socio y que le ha ayudado a hacer la reclamación.

Un cargo al principio y otro al final

Además, sostiene que se dio cuenta tarde ya que "me cobraban una factura los primeros días del mes y otra al final, hasta que una vez cobraron las dos con apenas tres días de diferencia".

Noticias relacionadas

El cliente pidió la subsanación del error en múltiples ocasiones hasta que, en en agosto de 2021, acudió a Facua-Córdoba, que reclamó a Vodafone que anulara el contrato y abonara al afectado un dinero que "se había cobrado de manera improcedente, ya que no existía ninguna prueba en poder de la compañía telefónica que obligara al pago de estos importes".

Ante la falta de respuesta, la asociación solicitó un arbitraje de consumo. Ahora, un laudo obliga a la empresa de telefonía a devolver a Luis los 2.180,64 euros que le habían cobrado durante estos años indebidamente.