Junta de accionistas

El Gobierno toma el control total de Indra y cesa a cinco consejeros independientes

La pública SEPI se apoya en el fondo activista Amber para reestructurar por completo el consejo de administración, prescindiendo de los independientes y dando entrada al grupo vasco SAPA

El grupo tecnológico allana el camino para dar próximamente poderes ejecutivos al presidente, Marc Murtra, y para impulsar el plan de crecer en el negocio de defensa como quiere el Gobierno

El Gobierno toma el control total de Indra y cesa a cinco consejeros independientes

Epi_rc_es

3
Se lee en minutos
David Page
David Page

Periodista

ver +

Golpe de mano en la cúpula de Indra. El Gobierno toma el control del grupo tecnológico conformando un nuevo ‘núcleo duro’ de accionistas y revolucionando el consejo de administración de la compañía, prescindiendo de cinco de los siete consejeros independientes. Se esperaba que la junta de accionistas de la compañía, celebrada este jueves en Madrid, sirviera para inaugurar un nuevo juego de poderes en la compañía en la que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) empezara a ganar peso en el gobierno del grupo. Pero la junta ha sido la puerta para lanzar un cambio radical e instantáneo.

La pública SEPI, dependiente del Ministerio de Hacienda y máximo accionista del grupo, se ha apoyado en el fondo activista Amber -comandado por el también presidente del grupo Prisa, Joseph Oughourlian- y en el grupo vasco de defensa SAPA para dar un vuelco a la composición del consejo de administración de Indra. Por sorpresa, la junta ha votado el cese de cuatro consejeros independientes (a pesar de que uno de ellos, Alberto Terol, había presentado su dimisión con efectos desde mañana- y ha rechazado la renovación en el cargo de una quinta consejera independiente.

El grupo prescinde de los consejeros independientes que no respaldaban que el Estado se implicara aún más en el control de Indra y que habían conformado un bloque para impedir el año pasado que el presidente del grupo, Marc Murtra, asumiera funciones ejecutivas. El movimiento de este jueves allana el camino para que Murtra acabe convirtiéndose en presidente ejecutivo próximamente, como respalda el Gobierno, para impulsar el plan de crecer en el negocio de defensa.

El Gobierno anunció el pasado febrero su intención de incrementar la participación accionarial de SEPI, dependiente del Ministerio de Hacienda, del 18,7% al 28%. De momento ha alcanzado algo más del 25% y próximamente se traducirá en que el holding público pase de dos a tres consejeros en la compañía. En su intento de reforzar el poder público sobre Indra, además de sumar directamente un nuevo consejero, SEPI se apoya en dos nuevos accionistas del grupo para reforzar la apuesta por defensa.

Noticias relacionadas

El grupo vasco de defensa SAPA ha entrado en las últimas semanas con una participación próxima al 8% y la junta ha aprobado su entrada en el consejo de administración, con una plaza ocupada por Jokin Aperribay (presidente la compañía vasca y también de la Real Sociedad). Por otro lado, el fondo de inversión Amber, comandado por Joseph Oughourlian, acaba de entrar en el accionariado de Indra con una participación del 4,1%, con vocación de elevar esa participación, y es el accionista que por sorpresa ha solicitado este jueves incluir en el orden del día de la junta el cese de cuatro independientes.

Indra prepara un giro en la orientación de su actividad, con el objetivo de crecer con fuerza en el sector de defensa, y erigirse en un gran campeón nacional en la tecnología de defensa como promueve el Gobierno. De hecho, el Gobierno justifica la ampliación de la participación de SEPI por “la importancia de reforzar la participación del Estado como accionista de referencia en una compañía estratégica para el país, especialmente en el ámbito de la seguridad y la defensa”. Desde la propia SEPI se subraya el “compromiso del Estado” con una compañía estratégica y vincula la necesidad de reforzar la posición de control para impulsar la participación de Indra en grandes proyectos europeos de defensa, singularmente en estos momentos en el desarrollo del Futuro Sistema Aéreo de Combate (FCAS), del que forma parte España con Indra como líder industrial.