Infraestructuras en cuestión

La falta de personal pone en jaque el tráfico aéreo este verano

El sector turístico reclama mejorar el control de pasaportes en España, mientras en Gatwick y Schiphol anuncian la reducción de vuelos por escasez de empleados

Cola para el control de pasaportes tras un vuelo internacional en el Aeropuerto de Barcelona.

Cola para el control de pasaportes tras un vuelo internacional en el Aeropuerto de Barcelona.

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La falta de personal amenaza el tráfico aéreo en Europa este verano. Los aeropuertos de Gatwick (Londres) y de Schiphol (Ámsterdam) han anunciado este viernes que reducirán el número de vuelos en plena temporada alta por escasez de personal en aerolíneas y operadores en tierra por la alta demanda de pasajeros, según los comunicados de ambas entidades. El aeropuerto de Gatwick aumentará gradualmente su capacidad aérea, empezando por 825 vuelos diarios en julio y llegando a 850 vuelos diarios en agosto, con la excusa de que los pasajeros experimenten un servicio "más fiable y de mejor calidad". Por su parte, el aeropuerto de Ámsterdam ha señalado que el número máximo de pasajeros de salida que puede facilitar difiere por día y asciende a 67.500 en los días de mayor actividad en julio y hasta 72.500 en agosto.

Viajeros españoles confirmaron la saturación excepcional del aeropuerto de Schiphol este fin de semana. El sábado era necesario hacer en torno a cuatro horas de cola para acceder a los aviones. Una hora y media para facturar equipaje más otras dos horas y media para pasar los controles de seguridad. En total unos cuatro kilómetros de tránsito de pasajeros en colas zizagueantes incluso fuera del aeropuerto. Los aviones (de KLM y Vueling) anotaron retrasos a su llegada a Barcelona del orden de una hora y cuarto.

Los aeropuertos españoles se enfrentan también al reto de la masificación. El presidente de Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, ya reclamó "una necesaria agilización de los controles de pasaporte en los aeropuertos" para evitar la congestión de los aeropuertos. El Gobierno ha anunciado refuerzos, pero en el sector turístico se teme que vayan a ser insuficientes. La Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (Acave) reclamó al Ministerio del Interior medidas urgentes ante la "preocupación" de que sea "insuficiente" el refuerzo de 500 efectivos para el control de acceso y de pasaportes en los aeropuertos para "evitar un colapso" este verano.

En algunos momentos se han registrado colas de más de tres horas en el Aeropuerto de Madrid. En la Terminal 1 del Aeropuerto de Barcelona, especialmente cuando los controles se realizan en uno de los accesos laterales y si se bloquean los sistemas automáticos, la situación tiende a complicarse, con hasta colas de un millar de personas.

La Mesa del Turismo de España ha denunciado que los aeropuertos de Madrid-Barajas, Barcelona-El Prat, Palma de Mallorca, Tenerife Sur, Málaga y Valencia "soportan el lamentable espectáculo de pasajeros haciendo cola durante horas y perdiendo sus conexiones porque no hay suficiente personal de la Policía atendiendo los puestos de control de pasaportes".

Iberia llegó a calcular que el colapso en la zona de control de pasaporte de la terminal T4 de Barajas afectó a unos 15.000 entre marzo y mayo.

Noticias relacionadas

Entre el déficit de personal en controles fronterizos y la falta de personal de las aerolíneas y aeropuertos para el servicio a los pasajeros se teme una temporada de verano compleja, con más colas, retrasos y cancelaciones de última hora.

Sobre la reducción de la oferta de vuelos, el director ejecutivo del aeropuerto de Gatwick, Stewart Wingate, ha asegurado que la gran mayoría de los vuelos durante el verano operarán con normalidad y las medidas tomadas hoy significan que sus "pasajeros pueden esperar un servicio más confiable y de mejor nivel". El director general de Schiphol, Dick Benschop, ha reconocido que este verano se pueden hacer muchas cosas en Schiphol, pero "no todo es posible". "Esta medida garantiza que la gran mayoría de los pasajeros puedan viajar con seguridad y fiabilidad desde Schiphol", ha añadido.