Banco Central Europeo

Suben los tipos de interés: así afecta a tu bolsillo

  • Los primeros en notar esta medida serán quienes tengan una hipoteca a tipo variable referenciada al euríbor

Suben los tipos de interés: así afecta a tu bolsillo
2
Se lee en minutos
El Periódico

Con la inflación galopante que recorre el mundo, los tipos de interés se disparan. Para tratar de controlar el rápido aumento inflacionario, los países han aumentado el costo del dinero, lo que en la práctica se traduce en un encarecimiento del crédito. Endeudarse será cada vez más caro.

Esta situación afecta a las empresas que necesitan pedir dinero prestado para llevar adelante sus inversiones, a los gobiernos que necesitan financiar el gasto público, y también a las personas que requieren préstamos para comprar una casa, un coche o financiar un gasto imprevisto.

Y es que el Banco Central Europeo (BCE) decidió este jueves comenzar a subir los tipos de interés en 25 puntos básicos en su reunión de julio para frenar el fuerte aumento de la inflación por la guerra en Ucrania. Además, el organismo también ha decidido finalizar las compras de deuda pública y privada de la zona del euro el 1 de julio.

Los primeros que ya están notando estas medidas son quienes tienen una hipoteca a tipo variable referenciada al euríbor a un año. Anticipando los movimientos de los bancos centrales sobre el precio oficial del dinero este indicador ya ha ido subiendo de forma acelerada en los últimos meses, desde una tasa negativa del -0,502 en diciembre, a una media positiva del 0,287 en mayor; a mitad de junio el euríbor ha llegado al 0,957%. El valor del índice se establece en relación a los intereses que se cobran entre ellas las entidades financieras en sus préstamos interbancarios a un año. Si el tipo de interés oficial es bajo prefieren recurrir a la liquidez del BCE en lugar de pedir financiación a otros bancos que les cobrarían más intereses, por lo que el euríbor baja.

Noticias relacionadas

El encarecimiento de la financiación también afectará a quienes tengan que contratar una hipoteca, solicitar un crédito al consumo o, en el caso de las empresas, abrir una línea de crédito.

La subida de tipos tiene un lado positivo y también hay quien sale ganando. A medida que a los bancos les cueste más financiarse tratarán de atraer a más ahorradores para que sea su dinero el que les aporte liquidez. Y el gancho es la remuneración, por lo que los ahorradores más conservadores podrán volver a encontrar algún beneficio en los depósitos o las cuentas remuneradas, que en muchos casos incluso habían desaparecido de la oferta bancaria.