Inmobiliario

La costa cuelga el cartel de "completo"

  • Valencia y la Costa blanca afrontan la campaña de verano con todos los apartamentos alquilados y un repunte de ventas por la vuelta del mercado de los extranjeros tras dos años de restricciones de viaje por la pandemia

Propiedad en Moraira que ofrece Hispania por 4,5 millones con vistas al mar, cinco habitaciones, cinco cuartos de baño, cocina de diseño y dos salones

Propiedad en Moraira que ofrece Hispania por 4,5 millones con vistas al mar, cinco habitaciones, cinco cuartos de baño, cocina de diseño y dos salones / Activos

5
Se lee en minutos
Ramón Ferrando

Conseguir un apartamento libre para este verano es misión casi imposible en la Comunitat Valenciana. Valencia y la Costa Blanca prácticamente tienen reservados todos los inmuebles de alquiler en agosto. En el caso de la compra, las inmobiliarias tienen agotado el stock de calidad tras una avalancha de operaciones en los últimos meses con la entrada del mercado extranjero tras dos años de restricciones en los viajes internacionales por la pandemia. Los consultores inmobiliarios coinciden en que la pandemia ha provocado un cambio de mentalidad en muchas personas que buscan aprovechar mejor el tiempo y han decidido comprar una segunda residencia. El alza de la demanda ha provocado que los precios se disparen.

Zoila Sanz, gerente de la inmobiliaria Hispania Homes Moraria, resume la situación del mercado en la costa: "Está todo a tope. Los precios de compra se han disparado y el coste de los alquileres ha repuntado con fuerza. Alquilar un apartamento en la zona centro de Moraira cuesta entre 120 y 160 euros por día (entre 3.600 y 4.800 euros el mes) y comprar una villa con vistas al mar puede irse hasta los 2 millones de euros". 

Hace semanas que es misión imposible encontrar un apartamento de alquiler libre en Gandia en agosto. "En julio queda algo disponible, pero en agosto estamos al 100%. El año pasado ya fue de recuperación, pero este año se han reservado los apartamentos con mucha antelación. La gente empezó a reservar en febrero y se agotó rápido", precisa Javier Rocher, gerente de la inmobiliaria Urbatic de Gandia. Este verano, el coste de alquilar un apartamento en Gandia fluctúa entre los 600 y los 1.400 euros. En cuanto a las ventas en la capital de la Safor, hay mucha más demanda que oferta. "No hay producto porque desde 2008 se ha construído muy poco. No quedan solares y el ayuntamiento prima el uso hotelero", explica Rocher. Un apartamento de dos habitaciones ronda los 120.000 euros y uno con vistas al mar de tres dormitorios cuesta el doble.

El responsable de la oficina de OC Hábitat en Dénia, Miguel Ahuir, subraya que el mercado internacional ha regresado con fuerza a la Marina Alta tras dos años marcados por las restricciones para viajar por la pandemia. La voracidad de la demanda ha agotado el stock de vivienda de calidad. "A diferencia de la crisis de 2008, no hay propietarios con necesidad de vender. Creen que no es el momento", precisa. Además, la oferta de obra nueva en Dénia es escasa. El municipio tiene dos mercados diferenciados: Les Rotes y Les Marines. Les Rotes es una zona más exclusiva, más cara, con menor oferta y donde predominan los chalés con un coste medio de 700.000 euros. En Les Marines (un área que se extiende a lo largo de una playa de 13 kilómetros) hay oferta mucho más accesible con apartamentos que parten de 120.000 euros. Eso sí, los apartamentos con vistas al mar rondan los 240.000 euros. Los principales compradores en Dénia son de València, Madrid y el País Vasco. En cuanto al mercado internacional, los principales compradores provienen de Francia, aunque los europeos que adquieren los inmuebles más caros proceden de Bélgica y de Alemania, precisa el responsable de OC Hábitat en Dénia. Además, está aumentando la demanda de europeos que compran una vivienda en la Marina Alta para pasar largas temporadas en invierno.

El director de las oficinas de Engel & Völkers en Dénia y Xàbia, Ximo Ferrando, reconoce que en el mercado de lujo la oferta de inmuebles también escasea. "Tras la pandemia ha habido un repunte muy importante de las compras. 2022 es el año en el que más está subiendo la compraventa de inmuebles. Tras la pandemia, ha aumentado el número de personas con alto poder adquisitivo que busca casa en la costa para disfrutar en verano y a lo largo del año. Estas personas le dan más importancia a su tiempo", señala Ximo Ferrando.

Engel & Völkers vende propiedades en la Marina Alta de entre medio millón y dos millones de euros, y sus principales clientes son alemanes, holandeses y belgas. "Lo que más vendemos son villas, pero nos estamos quedando sin producto de calidad. En este negocio no siempre tienes lo que busca el comprador. Hay propiedades que llevan dos o tres años en venta, pero les falta una actualización. Los compradores, sobre todo los extranjeros, no se quieren complicar la vida y buscan inmuebles actualizados", advierte Ferrando.

El precio medio de los inmuebles en la Costa Blanca es de 1.796 euros el metro cuadrado tras subir un 8,7% en el último año, según los últimos datos difundidos por la plataforma Idealista. Los inmuebles más caros de Alicante están en Moraira con un coste medio el metro cuadrado de 3.349 euros, por delante de Benitatxell (2.944 euros) y de Xàbia (2.775 euros). En estos tres municipios de la Marina Alta la vivienda está en máximos históricos. Zoila Sanz asegura que en Moraira también están teniendo problemas por la falta de oferta porque "se está comprando todo. Los clientes no están negociando los precios. Acabamos de vender una propiedad de 400.000 euros que no llegó ni a salir al mercado. El resto de inmobiliarias está igual a pesar de que de media el metro cuadrado está por encima de los 3.000 euros", destaca la responsable de Hispania Homes.

Noticias relacionadas

En Santa Pola y las playas de Elx también es complicado encontrar un apartamento libre para este verano. "Ha habido mucha demanda de alquiler. Faltan viviendas", asegura Fernando Valero, gerente de Varadero Asesores Inmobiliarios. El alquiler de un apartamento en Arenales (Elx) o Santa Pola cuesta unos 1.500 euros la quincena. La gran ventaja de esta zona de la Costa Blanca es que está a diez minutos en coche del aeropuerto de El Altet. "Tenemos muchos compradores franceses, ingleses, belgas y nórdicos. Gracias al aeropuerto están a poco más de dos horas de sus casas", afirma Valero

El mercado nacional del sur de Alicante procede de Madrid, Castilla-La Mancha y el propio Elx. En Santa Pola se pueden encontrar apartamentos en la zona de Gran Playa desde 120.000 euros.