Las cuentas claras

Los 12 españoles que más mandan en grandes multinacionales

  • El número 2 de Facebook se une a la élite de ejecutivos que dejaron su país para pilotar farmacéuticas, aerolíneas, empresas de bebidas, bancos y aseguradoras

Los 12 españoles que más mandan en grandes multinacionales
3
Se lee en minutos
Gemma Martínez
Gemma Martínez

Directora adjunta de EL PERIÓDICO

Especialista en Economía. Trabajó 22 años en Expansión en Valencia, Barcelona, Nueva York y Madrid. Fue subdirectora de Levante-EMV.

ver +

La generación X española llega a lo más alto de las grandes corporaciones internacionales. Javier Oliván López, nacido en Jaca en 1977 y criado en el pueblo vecino de Sabiñánigo, será el nuevo número dos de Meta, la empresa matriz de Facebook, y el máximo apoyo de su fundador Mark Zuckerberg. Oliván es californiano de adopción desde que aterrizó en Stanford para estudiar un MBA que completara los estudios de Ingeniería Eléctrica e Industrial que había cursado en Navarra. En la universidad norteamericana y becado por la fundación Rafael del Pino, conoció a Zuckerberg, que en ese momento explotaba Facebook como una red social para universidades.

Oliván, que había intentado sin éxito montar su propia red social española (Nosuni), instó a Zuckerberg a internacionalizar su compañía. El fundador de Facebook le hizo caso y hace casi quince años contrató al ejecutivo español, que ha cambiado el montañismo en los Pirineos por el surf en las playas de Santa Cruz. Su meteórica carrera dentro de la compañía le ha llevado a convertirse en el número 2 de Meta en sustitución de Sheryl Sandberg.

Contemporáneo a Oliván es otro ejecutivo español, el alicantino Nicolás de Ros Wallace, nacido en 1975 y recién nombrado consejero delegado del fabricante alemán de bicicletas de alta competición Canyon. El directivo se incorporó al grupo del pedal procedente de Nike, donde había desarrollado parte de su trayectoria profesional con puestos en Europa, África y Oriente Medio.Con anterioridad trabajó en Inditex y ocupó distintas posiciones de responsabilidad en el área internacional, principalmente en el negocio de zapatos y bolsos de Zara.

Olivan y Ros de Wallace forman parte de una docena de españoles que se han hecho un sitio en las cúpulas directivas de grandes multinacionales, ya sea en lo más alto -como presidentes o consejeros delegados- o como número dos. Ellos dos son los más jóvenes de un colectivo que hasta ahora integraba sobre todo a baby boomers que están al frente de grandes farmacéuticas (Joaquín Duato, Johnson & Johnson; y Belén Garijo, de Merck), aerolíneas (Luis Gallego, IAG), empresas de bebidas (Ramón Laguarta, Pepsico,y Sol Daurella, Coca-Cola EuroPacific Partners), bancos (José Viñals, Standard Chartered), aseguradoras (Iñaki Ereño, Bupa -matriz de Sanitas- y Antonio Lorenzo, de Scottish Widows) y grupos informáticos (Enrique Lores, HP) y de artículos deportivos (Bárbara Martín, Decathlon).

Todos estos ejecutivos tienen en común una formación académica sobresaliente y un amplio dominio de idiomas. En general son personas con vocación cosmopolita, decididas, ambiciosas, flexibles y sin miedo a adoptar riesgos calculados. Salvo excepciones, llegan a lo más alto después de haber pasado por varios puestos en la misma empresa y sus remuneraciones son elevadas (1,5 millones de dólares de sueldo base para Duato, a los que se pueden unirse incentivos anuales de 2,6 millones y otros a largo plazo por valor de 12,3 millones de euros). Mantienen sus vínculos con su país de origen, casi siempre por motivos familiares, aunque muchos han constituido sus hogares fuera de España. Así Olivan, el citado número dos de Meta, habla inglés, francés, alemán, japonés y español. Casado con una alemana a la que conoció cuando estudiaba Erasmus en Munich, es padre de dos hijos.

Noticias relacionadas

Mireia Las Heras, profesora de la escuela de negocios IESE, afirma que estos casos demuestran que «el talento no tiene fronteras, ni género, ni lugar de procedencia ni tampoco edad como sucede en estos dos últimos casos». Las Heras señala que los doce trabajan en áreas de actividad muy diversas, «porque España como país no tiene una especialización única, como sucede en India, por ejemplo, con la tecnología».

El grupo de directivos españoles crece si se incluye un escalafón inferior, como los que están al frente de una unidad de negocio o de un área geográfica de una corporación. Este es el caso de Natalia Berenguer (secretaria general de Danone) y de Javier San Juan, responsable de L’Oréal en Latinoamérica.